Compra una casa con rebaja del 40%

Puedes conseguir inmuebles a un precio increíble si aprovechas los remates bancarios; la asesoría jurídica es fundamental para tener un feliz desenlace en esta clase de operaciones.
casa  (Foto: Adán Gutiérrez)
Óscar Machado

Cada semana se concretan de 300 a 350 remates bancarios o judiciales de bienes inmuebles en todo el país. Este año se ha disparado entre 30 y 35% el número de remates bancarios, destaca Daniel Valdovinos, socio-director de Valdor Consultores. “Los remates son seguros, siempre ganas”, dice Valdovinos. El proceso es regulado y supervisado por los tribunales de justicia.

Al momento que se fija sentencia (cuyo proceso legal puede durar tres años), uno puede obtener un bien inmueble –mediante remate bancario– en tres o cuatro meses.

Gustavo Martell, director de Remates Judiciales Martell, explica que para participar en un remate bancario debes adquirir un billete en Bansefi (Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros) cuyo costo es de 10% del avalúo judicial del inmueble.

“Es un buen negocio participar en los remates judiciales”, dice Martell, “pero primero la persona debe realizar un análisis jurídico y tener paciencia. Ir solo, sin asesoría jurídica, es un suicidio”. Necesitas un abogado que te diga si el expediente está bien armado. Si un banco olvidó hacer la notificación a un emplazado, no tiene caso siquiera entrar al remate, advierte Valdovinos.

Juan Carlos Buendía, de Corporativo Jurídico Inmobiliario, recuerda que en los remates participan inversionistas que saben que se debe pagar en efectivo.

Aunque Valdovinos acepta que los deudores tienen recursos legales para conservar su patrimonio embargado, pero dice que pocas veces prosperan: “Sólo son balas de salva, patadas de ahogado”. El 95% de los casos de recursos son perdidos por el embargado, explica Martell.

Sobre la conveniencia de obtener un bien inmueble en los remates bancarios, el socio-director de Valdor Consultores dice que el precio puede bajar más de 40% de nivel en el mercado.

La paciencia es premiada. Un inmueble de 1 millón de pesos puede ser valuado en 700,000 pesos. Si en la primera almoneda (proceso de venta) no se vende, se reduce 20% adicional. En una tercera almoneda se vende al mejor postor. Hay clientes que han logrado adjudicarse bienes con 50% de descuento, apunta Martell.

En los remates bancarios también se pueden adquirir computadoras, automóviles o refrigeradores.

Valdovinos cuenta que los remates bancarios no discriminan zonas, pues se han realizado por 10, 40, 50 millones de pesos en zonas residenciales como Bosques de las Lomas, Huixquilucan, Del Valle. En noviembre salió en remate una propiedad en Iztacalco en 90 millones.

Los cobros varían según el despacho. Martell cobra 15% del avalúo judicial, en tres pagos, 40% en el momento que se gana el remate, 30% cuando el juzgado aprueba el proceso y 30% cuando el comprador recibe el bien.

Valdor Consultores cobra 7% del valor que se paga en el remate  y Corporativo Jurídico Inmobiliario cobra 10% de la rebaja. Por ejemplo, si la propiedad es valuada en 1 millón de pesos y se adquiere en 700,000, el cobro es 10% sobre el descuento. Carga 5% más si el cliente quiere que lleve el proceso hasta que se adjudique la propiedad.

 

 

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×