Mi bebé me educó

5 lecciones financieras que aprendieron directivos exitosos a partir del nacimiento de un hijo; ellos recomiendan pagar las deudas y hacer un presupuesto para poder darle una vida mejor a tu bebé.
madre-bebe-nacer-supermercado  (Foto: Jupiter Images)
Roberto Morán

Olvídate de los gastos en pañales. Un hijo te trae lecciones más importantes, además de que debes incluir en el presupuesto ese tipo de desembolsos. Le preguntamos qué ajustes hicieron en sus finanzas cuando nació su primer niño a directivos de empresas: dos financieros, un arquitecto y un director de una empresa de relaciones públicas nos dan estas cinco lecciones.

Necesitas hoy un seguro de vida
Todos se volcaron a revisar sus seguros, o a comprar algunos nuevos, en especial, de vida y de gastos médicos. “Un seguro de vida no tenía sentido antes”, dice Peter Bauer, fundador y socio de la empresa de cabildeo y comunicación Estrategia Total.

“Es lo primero que te preocupa. Cuando viene un chamacho te parece crítico estar tranquilo de que pase lo que pase saldrá adelante. Es cuando entiendes el valor de los seguros, más allá del de tu coche”. Juan Pablo Serrano, arquitecto del despacho Serrano Monjaraz, afirma que lo primero que hizo, junto con su pareja, fue revisar los seguros, para que incluyeran al nuevo integrante de la familia. “Garantizar el principio, lo demás vendrá”.

Cambiar de hábitos
“El ajuste respecto a bajar los gastos es automático”, dice un financiero de una firma de inversiones en bienes raíces (y que pidió el anonimato): “Dejas de salir en las noches, de hacer viajes no planeados los fines de semana y comprar ropa y otras cosas deja de ser tan importante”.

Pagar las deudas
“Lo primero que me propuse fue terminar con las deudas, sobre todo las de la hipoteca”, recuerda Roberto Cano, director de Principal Financial México. Empezó a ahorrar, puso el dinero en un portafolio en renta variable  y fija que le permitiera cada año aportar al capital de sus deudas.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

A dialogar con tu pareja
El financiero anónimo dice que tenía que mudarse a una casa más grande que el departamento donde vivía. Tuvo que hablar con su esposa para saber cómo tendrían que ajustarse en gastos. Siempre debes tener un presupuesto que te permita saber cuáles son los ingresos y cuánto somos capaces de ahorrar e invertir y a dónde destinarlo, dice Roberto Cano.

A predicar con el ejemplo
“Los niños desde pequeños se dan cuenta si papá o mamá quieren consumir todo lo que hay en las tiendas”, advierte Cano. Y si ven eso, ellos van a querer hacer lo mismo. Cano habló de dinero con sus hijos desde que cumplieron cuatro o cinco años. Serrano tuvo que tratar el tema sobre la importancia del dinero y del trabajo cuando sus hijos tuvieron la edad suficiente para preguntarle por qué llegaba tarde de trabajar o de un viaje.

Ahora ve
Cárteles de la droga y otros grupos criminales reclutan a niños indígenas
No te pierdas
×