8 tips para ser un buen autoempleado

Si desempeñas tus actividades profesionales por tu cuenta, tendrás ventajas y desventajas; entérate de lo que debes hacer para que esta forma de trabajo valga la pena.
wornking at home  (Foto: Cortesía SXC)
Sonia Sánchez *

Cuando se es trabajador independiente (freelance), se tienen muchas libertades: de horario, de tipos de trabajo, de herramientas y uno se puede dar el lujo de escoger a los clientes. Sin duda es muy atractivo para muchos. Pero también implica una serie de responsabilidades. Así que si estás pensando en independizarte aquí tienes el kit básico de supervivencia:

1. Un fondo de emergencias. Idealmente que cubra de tres a 12 meses de tus gastos. Es crucial porque los pagos rara vez son contra entrega y difícilmente te pagan cuando se vence el contra recibo (esto aplica más para empresas grandes). Si calculas pagar el recibo de teléfono cuando el cliente X suelte el cheque en la fecha que prometió, las probabilidades de que te corten la línea son altas.

2. Seguros. En las empresas es común que como prestación den seguro de gastos médicos mayores y a veces de vida. El freelance tiene que hacerse cargo de estos gastos por su cuenta y además investigar a conciencia los más convenientes, revisar las pólizas, lo que se cubre, lo que no. Y no crean que es más ‘económico’ andar sin seguro porque se está sano. Es exactamente al revés: si estás joven y sano es el momento perfecto para contratar ambos seguros.

3. Ahorro para el retiro propio. ¿Quién se va a encargar de nuestros años dorados?, pues nosotros. Hay diferentes instrumentos para ahorrar para el retiro. Muy convenientes para deducir un porcentaje de ingresos anuales. (Y es que cuando uno da facturas/recibos todo lo que se pueda deducir ayuda mucho.)

4. Y hablando de deducir: un buen contador. Invierte tiempo en elegirlo, entrevístalo con calma y asegúrate de que sus lineamientos éticos sean parecidos a los tuyos. Sí, tienes que pagar impuestos, pero sólo los debidos.

5. Vacaciones, sí, pero planeadas. Un error común es no tomar vacaciones. Dado que muchas veces parece que el trabajo no acaba nunca, nos es muy fácil seguirnos (como hilo de media) hasta que no aguantamos más. Y cuando queremos salir de vacaciones, nos damos cuenta de que no tenemos dinero. El autoempleado debe programar sus vacaciones tanto en tiempo como en efectivo. Selecciona una temporada que no sea de mucho ajetreo en tu industria y aparta una semana completa. Con anticipación elige el lugar y reserva boletos. Es muy útil porque: a) tienes más probabilidades de que el viaje cueste menos, b) una vez reservados los boletos ¡no podrás posponerlo! y c) tienes tiempo de ahorrar lo que falta sin morder tu fondo de emergencias.

6. Ten un lugar especial para trabajar. A menos que seas muy disciplinado, no recomiendo trabajar desde la cama o en la sala de TV. Designa un lugar especial para hacerlo y pide a tu familia que no te interrumpa a cada rato con cosas como: “Cariño, ¿quieres que vaya a la tintorería?”, “el niño quiere estar un rato contigo”. De preferencia mantén ese lugar lo más ordenado posible (la cantidad de tiempo que pierde uno buscando cosas).

7. Cuida el crédito. Si con un sueldo seguro caemos fácilmente en el “ahorita doy tarjetazo, pero en la quincena me repongo”, cuando se es freelance es mucho más tentador pasar la tarjeta “en lo que paga el cliente”. Total, dice uno, ya lo trabajé, ya me lo deben. No caigas en ese error porque el cliente difícilmente pagará en la fecha que tú esperas. Y eso puede significar ¡mucho dinero en intereses!

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

8. Aprende finanzas. No tienes que estudiar una maestría ni aprender términos complicados, sólo las bases. De nada sirve que tengas mucho trabajo y ganes buen dinero si no lo puedes mantener de tu lado. ¿Cierto?

* Sonia Sánchez es autora del blog www.blogylana.com

 

Ahora ve
Este recorrido muestra la historia de la magia de Harry Potter
No te pierdas
×