Hereda a tus hijos la cultura del dinero

Los padres tienen un gran peso en la educación financiera de sus hijos, ¿pero cómo fomentarla?; si el niño ve que luego de cada fiesta, se va a la casa de empeño, ese será su concepto de ahorro.
ahorro cultura financiera herencia  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los ingresos de los niños cuando llegan a la edad adulta, con frecuencia están influenciados por el nivel salarial de sus padres. 

uno de los factores que determinan las remuneraciones que se perciben es la educación, dice un análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En muchos países europeos las personas cuyos padres han asistido a la universidad ganan sustancialmente más que aquellos cuyos padres interrumpieron su educación después de la secundaria, indica el estudio OCDE Observer (Número 278, Marzo 2010).

Por ejemplo en el Reino Unido, tener un padre con carrera universitaria eleva el salario del hijo en 20% o más, comparado con el hijo de una persona que sólo tiene la secundaria.

El estudio también deja claro que los papás pueden influir de varias formas en el éxito que obtengan sus niños en el mercado laboral, incluyendo la transmisión de una ética de trabajo o la construcción de redes sociales.

El refrán "De tal palo, tal astilla", te puede resultar muy obvio, pero no es un destino inevitable.

Aprende sobre el dinero

María Eugenia Castillo, directora de Capital Intelectual y Recursos Humanos de Skandia Operadora de Sociedades de Inversión, comenta que paulatinamente, y en la medida de las posibilidades de cada uno, hay que hacer entender a los infantes la importancia de cuidar el dinero, porque el ahorro no es cuestión de abundancia, sino de disciplina y se puede dar en cualquier familia y presupuesto.

El ahorro es cuestión de herencia familiar. "Si tu hijo ve que el dinero se dilapida en fiestas, sin importar que al día siguiente estén formados en una casa de empeño, o que los papás siempre piden prestado, aprenderá a vivir de esa forma".

"Los mexicanos traemos las prioridades cruzadas, pero eso está empezando a cambiar, aunque la transformación debe darse desde el hogar. Es en las familias donde tenemos que generar esa conciencia, sin importar la profesión que tengamos. Debemos saber que el dinero es un bien escaso y hay que cuidarlo".

Susan E. Taylor, educadora de consumo y economía familiar del Centro de Extensión Matteson de la Universidad de Illinois, coincide con Maria Eugenia Castillo, ya que "la actitud de tus niños hacia el dinero toma forma por naturaleza. Ellos heredan tus ideas y tú los cultivas. Y a pesar de la presión de otros infantes, es probable que ellos terminen siendo una copia al carbón tuya".

"Antes de que trates de moldearlos, piensa cómo te ven ellos a ti. Los niños adquieren su cultura financiera, viendo y escuchando a sus padres y a sus hermanos mayores".

Para Castillo, "los mexicanos tenemos muchos mitos alrededor del dinero, y lo primero que nosotros vemos es que hay una relación amor-odio. Desde nuestras raíces culturales traemos la idea de que el dinero es malo, se aprenden patrones en los cuales los ricos son malos, los pobres son buenos".

Y se ha demostrado que los países que cambian este estilo de ver las cosas, enseñan y traen la cultura de la administración, son naciones que han dado un salto cualitativo. De ahí la importancia de entender el valor del dinero.

Sin condiciones

Aunque el presupuesto familiar sea limitado, los padres siempre pueden "dar el domingo". Así la familia distribuye dinero para cada uno de sus miembros. Ten un registro de cuánto dinero se da a cada niño para la escuela, diversiones, juguetes, dulces y otros artículos deseados, dice Susan Taylor.

Cuando se da el "domingo", no debe haber condiciones. No retengas el dinero como castigo porque tus hijos no cumplieron con sus obligaciones.

Los "domingos" deben separarse de las tareas familiares. De esta manera los niños se dan cuenta de que ayudar en la casa es parte de pertenecer a una familia. Los menores que son premiados por hacer sus labores hogareñas, pueden no aprender nunca las obligaciones que implica vivir en familia.

Tampoco debe premiarse a los niños por hacer las tareas rutinarias como lavarse los dientes, irse a la cama a su hora o tener buenas calificaciones en la escuela. Más bien, ofréceles apoyo y elogios por una labor bien hecha.

La educadora considera que los padres deben enseñar a sus hijos como utilizar su  "domingo" y, con base en ello, tomar decisiones sabias. Esto ayuda a los niños a saber cómo ahorrar o gastar sus ingresos.

Ahora ve
Imágenes de la recuperación de la ciudad siria de Raqqa, grabadas con una GoPro
No te pierdas
×