¿Confianza? Habla de dinero en familia

Hablar de las finanzas familiares puede causar un conflicto si no existe una buena comunicación; es importante conocer la dinámica familiar para encontrar la mejor manera de manejar los fondos.
familia dinero  (Foto: Carlos Aranda/Mondaphoto)
Regina Reyes-Heroles C.

"Hay veces que hablar de dinero con una pareja es más difícil que hablar sobre su sexualidad", dice Lorenia Parada, psicóloga y profesora investigadora de la Facultad de Psicología de la UNAM.

La especialista explica que cada persona maneja el dinero de forma diferente y le asigna valores distintos y en eso influye la historia familiar que tenga.

Por eso hay que conocer al otro y a uno mismo para entender las reacciones ante temas relacionados con el dinero.

Preguntar a la pareja cómo manejaban el tema del dinero en su familia y después revelar la historia propia ayuda a que la relación familiar con el dinero no sea una pesadilla. 

La importancia de los acuerdos 

Sandra Kora Avecilla e Isauro Vicuña llevan 13 años casados, tiempo suficiente para ponerse de acuerdo en cómo manejar el dinero. Pero todavía pueden mejorar.

Los dos son maestros de secundaria en escuelas privadas y cada quincena los dos juntan sus ingresos para pagar los gastos, que incluyen la colegiatura de su hija Abril Valentina, de cuatro años.

"Nos comunicamos los gastos y así sabemos cuánto tenemos", cuenta Sandra.

No tienen un presupuesto detallado, pero no gastan más de lo que ganan gracias a que hacen las compras juntos y los dos llevan la cuenta.

Sandra dice que ella es más desorganizada y a veces en el supermercado se deja llevar por las rebajas, pero Isauro es "mi freno, mi termómetro".

La primera preocupación familiar es la educación de Abril. Ambos tienen en la lista de prioridades contratar un seguro de educación para ella.

No lo han adquirido porque el año pasado no pudieron ahorrar como antes e invirtieron en un negocio que no funcionó.

Entre las preocupaciones de Sandra también está adquirir seguros de gastos médicos para toda la familia y uno de vida para ella, sólo Isauro cuenta con este tipo de seguro.

La preocupación de Isauro es poder enfrentar emergencias y los gastos fijos. Antes de la crisis tenían un ahorro en una cuenta. Pero 2009 fue difícil y se acabó el dinero que estaba ahí.

Isauro y Sandra reconocen que cojean en la parte de seguros y en el ahorro para emergencias, aunque están contentos de haber logrado controlar deudas y gastos.

No se consideran consumistas y rechazan que haya que comprar algo a la moda cada temporada. Esto se lo han inclucado a su hija poco a poco. No le dan dinero a Abril, pero ella recibe monedas de los abuelos y las pone en una alcancía para lo que quiere, tiene una meta y no se le permite gastar o pedir cosas pequeñas o deseos instantáneos.

Isauro dice que lo que les ha ayudado a no caer en gastos de tentaciones es "poner siempre el bienestar general de la familia antes que el particular".

La experta habla

La psicóloga Lorenia Parada comenta que Isauro y Sandra se han dado un tiempo para hablar de dinero y parece que tienen acuerdos establecidos que les han funcionado por 13 años.

Considera que son una pareja joven y es recomendable que se sienten a hablar de su historia familiar con el dinero. Quizá así entiendan no sólo sus similitudes, sino también sus diferencias.

Según la psicóloga, para entender mejor nuestra relación con el dinero, debemos plantearnos las siguientes preguntas:

1. ¿Se hablaba de dinero en tu familia?

2. ¿Cuál era el significado detrás de hablar o no hablar del dinero? ¿Qué quiere decir que hablaran o no hablaran del tema?

3. ¿Se hablaba del dinero de la familia o del dinero de otros?

4. ¿Cómo se manejaba el dinero? ¿Quién llevaba las cuentas? ¿Qué tan enterados estaban los otros miembros de la familia?

Conocer la historia y la vulnerabilidad de la pareja en relación con el dinero también permite llegar a otro nivel de profundización en la pareja que ayuda a conocerse y reconocerse, dice la psicóloga. Eso es tomar el control.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×