¿Temporada de rebajas? Vete con cautela

Piensa dos veces antes de sucumbir a la tentación de comprar unos zapatos con 70% de descuento; las tarjetas departamentales y pagos mensuales pueden ser tus mejores amigos… o tu peor pesadilla.
cliente paypal comercio tarjeta compras regalos  (Foto: Photos to Go)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En los centros comerciales se nota al instante cuando empieza la temporada de rebajas: la gente llega más temprano y el desfile de mujeres (y hombres) con más de una bolsa a cuestas parece no tener fin. Los descuentos sobre descuento sin duda despiertan los impulsos de más de uno, pero hay que tener cautela con el uso de créditos departamentales y pagos a meses sin intereses, ya que pueden convertirse en una pesadilla.

Javier Velásquez, socio fundador de la reparadora de crédito Resuelve tu deuda, señala que aunque son casos raros, existen clientes en proceso de reestructura cuyos pagos atrasados corresponden sólo a tarjetas departamentales.

El extremo surge porque los intereses moratorios de los créditos de las grandes tiendas son más agresivos que los de las tarjetas de crédito bancarias, además de que los despachos de cobranza son aún más insistentes.

"Los meses sin intereses son armas de doble filo, uno de los mayores factores de riesgo es que la combinación de meses sin intereses y tarjetas departamentales contribuye a alcanzar más rápidamente el límite de crédito, lo cual incrementa la posibilidad de incumplir con los pagos", advierte Javier Velásquez.

Para Arturo Luna, director de Educación Financiera de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), lo importante es tener cuidado con la manera de comprar, pues si bien podría ser más fácil obtener una tarjeta departamental que una bancaria, también es más fácil caer en la tentación de gastar.

"El promedio arroja que las tarjetas departamentales son más caras aunque haya casos en los que no cobren anualidad, los clientes que no sean totaleros y liquiden sus saldos para no generar intereses podrían arriesgarse a un problema de pago mayor que si debieran a un banco".

Incómodas mensualidades

En materia de montos a meses sin intereses, los expertos coinciden en que son una alternativa ventajosa para comprar bienes durables de alto valor, como electrodomésticos y material de cómputo que resulta difícil adquirir en una sola exhibición; sin embargo, es importante vigilar que tus cuotas de meses sin intereses no excedan tu capacidad de pago, pues la deuda podría empezar a asfixiarte.

"La tarjeta y los meses sin intereses sin intereses son tan buenos o tan malos como los usuarios los utilicemos, es necesario tener conciencia de que no se trata de dinero extra, es un crédito que hay que pagar y que generará cargos adicionales si no se respetan las condiciones", agrega Arturo Luna.

Aliados de las grandes

Cabe mencionar que las tarjetas departamentales no son 'el diablo', lo importante es que conozcas cuál es el límite de tu capacidad de pago y te esfuerces por respetarlo.

Los créditos propios se han convertido en un medio efectivo para incrementar las ventas de las tiendas. Simplemente, Liverpool reportó 2.7 millones de tarjetas de crédito propias en 2010, mientras que Palacio de Hierro ha mantenido un aumento anual de 10% en su cartera de crédito departamental; el 80% de las ventas de Coppel se realiza a crédito  y ante el auge del crédito de Sears, las ventas de la tienda ya representan 55% del total de la división comercial y de consumo de Grupo Carso.

¿Cómo sobrevivo a mis impulsos compradores?

-No incurras en una ‘borrachera' de ofertas. Si ya paseaste ese saco por toda la tienda, déjalo reposar por 24 horas, si al cabo de un día decides que todavía quieres comprarlo, regresa por él. Arturo Luna señala que gran parte de las compras se realizan por impulso y por la oportunidad de contar con el descuento.

-Paga más del mínimo. Haz un esfuerzo por liquidar tus tarjetas, si sólo realizas un pago mínimo corres el riesgo de que tu deuda se vuelva eterna.

-Prepárate para la cacería. Antes de lanzarte a la ‘caza' de ofertas estudia tu presupuesto y evalúa qué tanto resistirá tu capacidad de pago, descuenta de tu línea de crédito los gastos fijos que ya amortizas con tu tarjeta.

-Espera las segundas rondas. La primera ronda de descuentos suele ser sólo una ‘probadita' de las verdaderas rebajas, piensa que no estás comprando ropa de nueva temporada, así que nada pierdes con esperar una segunda o tercera vuelta de descuentos.

-Evita la tentación. Si ya tienes problemas de pago, procura no acudir a los centros comerciales, concéntrate en pagar tus deudas y abona la mayor parte a la tarjeta que mayores intereses te cobren.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

-Conoce tu crédito, Antes de firmar el contrato de una tarjeta departamental lee cuidadosamente las condiciones, la mayoría de los créditos departamentales no contemplan un seguro que cubra los montos en caso de fallecimiento: nadie quiere heredar deudas.

-Pon tu memoria a prueba. Ten siempre presentes tus fechas de corte y de pago, esto te ayudará a mantener un control y evitar cargos por pago impuntual.

Ahora ve
Mel Gibson y su padre viajaron a Latinoamérica por este novedoso tratamiento
No te pierdas
ç
×