¿Terminó el gasto del regreso a clases?

El desembolso del nuevo ciclo escolar no acaba con los útiles escolares, colegiaturas y uniformes; aprende cómo hacer frente y contener los ‘pequeños’ gastos escolares adicionales de tus hijos.
finanzas niño dulces comprar feria ahorro regreso a clases  (Foto: Photos To Go)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Una vez que los niños cruzan el portal de la escuela, tanto tú como tu cartera creen que pueden respirar aliviados, pero ese momento marca el inicio de una nueva cadena de gastos escolares como cuotas adicionales de mantenimiento o servicio médico, transporte y excursiones. Es ahí cuando las vacaciones resultan demasiado breves y echas de menos tener a tus pequeños en casa, pero hay forma de hacer frente a estos imprevistos sin apretar demasiado a tu bolsillo.

El primer paso es hacer un presupuesto especial para gastos extraordinarios relacionados con la escuela, pues en los primeros meses generalmente aparecen las primeras solicitudes para pagar cooperaciones para la reparación del algún baño en la escuela, programas de transporte escolar, convivios o excursiones.

Este tipo de detalles pone a los padres entre la espada y la pared, porque resulta sumamente difícil decir a los pequeños que no alcanza para que vayan al parque de diversiones con el resto de sus compañeros.

De acuerdo con el equipo de finanzas personales de Scotiabank, una opción es darle a tu hijo una cuenta especial para niños para que pueda ahorrar una parte de esos gastos y tú complementes el resto; así puedes empezar a generar una cultura financiera sana.

Si la parte de la planeación de plano ya te falló, la segunda opción es echar mano de alguna opción de crédito. Se vale, pero ahí la regla de oro, de acuerdo con la Condusef, es que tengas bien claro que el préstamo no es un ingreso adicional, y una vez que realices un pago con tarjeta o solicites un crédito de nómina, deberás hacer un ajuste en tu presupuesto de gastos para asegurarte que puedas cubrir ese financiamiento.

Además, asegúrate que los gastos escolares adicionales no estén englobados dentro de tu pago de colegiatura. Muchas veces tu cuota ampara mantenimiento, pero en su afán por tener las mejores instalaciones, las asociaciones de padres duplican gastos. Es importante que reportes cualquier irregularidad a la Profeco y que no realices ningún pago hasta no estar seguro del destino de los recursos.

Otro gasto que te puede tomar por sorpresa es el de los vestuarios para festivales de fechas como el 16 de septiembre, el 1 de noviembre o los bailables de fin de curso. Antes de comprar un disfraz o un traje típico (que no suelen ser baratos) pregunta entre tus vecinos o tus familiares si no tienen algún atuendo o accesorio que te pueda servir.

Ponerle a tu hijo un traje ‘reciclado' puede no ser una idea que te simpatice, pero piensa que será menos agradable gastar el equivalente a una salida a comer o al cine, en ropa que utilizará sólo dos horas (o menos).

Previsión invaluable

Lo ideal para evitar un descalabro financiero por los gastos extra en el regreso a clases es hacerte a la idea de que todos los imprevistos son programables, señala Igal Rubinstein, director general de Seguros S.

Ya sea una cuestión recreativa o un accidente, lo ideal es que estés prevenido. Recuerda revisar los términos de tu contrato con la escuela respecto a los seguros escolares, que generalmente funcionan mediante un cargo a la colegiatura.

La cobertura ampara los gastos generados por un accidente y aplica mientras tus hijos van de su casa a la escuela, durante el tiempo que se encuentren en el colegio y horas después de la salida.

Muchas veces, los niños jugando se hacen daño unos a otros y en estos casos es común que los padres del niño agredido quieran que se reembolse el gasto médico, lo que debe estar amparado dentro de tu prima.

También debes tener presente que el seguro escolar no cubre ninguna enfermedad, sólo accidentes que hayan sucedido en horarios escolares.

En cuanto a su costo, Seguros S estima que el precio promedio de un seguro de este tipo es de 200 pesos anuales por niño. Si pensamos por ejemplo, en una fractura de brazo, los gastos en un hospital de nivel medio son aproximadamente de 11,000 pesos.

Existen dos esquemas diferentes para hacer válido el seguro escolar: pago directo o vía reembolso; es decir, si por alguna razón el papá del niño no quiere llevarlo a la red de hospitales autorizadas por la aseguradora, puede llevarlo a cualquier otro hospital, haciéndose cargo de los gastos y después ingresando la reclamación para su reembolso.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

En este último caso, es necesario presentar todos los documentos involucrados en el accidente, así la aseguradora podrá proceder con el trámite necesario (recibos de los pagos, radiografías o cualquier otro estudio realizado, informe médico, etc).

"Si la escuela no cuenta con este seguro, nuestra recomendación es exigirlo. En algunos colegios, los comités de padres de familia son los que se encargan de revisar este tema e incluso de contratarlo directamente", aconseja Igal Rubinstein.

Ahora ve
Diez marinos de EU están desaparecidos tras choque de destructor en Singapur
No te pierdas
×