¿Conviene vivir con ‘roomates’?

Compartir una casa o departamento con amigos no sólo implica un recorte en los gastos, cuidado; comprar una casa pensando en rentar habitaciones para completar la hipoteca puede ser riesgoso.
rentar  (Foto: Thinkstock)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Vivir con roomies es una costumbre adoptada de otros países como Estados Unidos, donde, cuando los jóvenes ingresan a la Universidad deben mudarse de casa de sus padres y generalmente comparten departamento con amigos o compañeros de la escuela. 

En México ha sido una práctica común en los últimos años;  el fenómeno se replica en gran manera porque muchos jóvenes migran a las grandes ciudades para estudiar. 17% de los solteros que viven en el Distrito Federal comparten casa con amigos, según datos de CasaChilanga.com.

"Vivir con roomies es una alternativa para ahorrar costos cuando quieres independizarte y dejar la casa de tus padres, también tiene la ventaja de que no estás sólo, pero hay que tener cuidado con las reglas y el manejo de los gastos", explica Octavio Novelo director del portal de asesoría inmobiliaria.

Existen dos opciones en las que puedes compartir vivienda con amigos o colegas: cuando rentan entre dos o más y cuando uno de los roomies adquiere una vivienda y renta el espacio sobrante para tener un ingreso extra.

"Es importante que cuando se tome la decisión de comprar un departamento se haga con la total capacidad de poder cubrir las mensualidades, si piensas en que rentando una parte de la vivienda puedes completar tu ingreso puede ser un error", advierte  el especialista.

Como un ejemplo práctico, Octavio Novelo señala que el tiempo para completar el pago de un departamento con un valor de 1.5 millones de pesos, pensado para pagar a 20 años en mensualidades de 10,000 pesos con un enganche de 500,000 pesos, puede reducirse a la mitad, si, por ejemplo, se renta una recámara en 5,000 pesos al mes.

"Reducir el tiempo que tardarás en pagar tu casa es un beneficio claro, pero compartir no debe ser un factor decisivo en la compra", añade.

Antes de lanzarte a la aventura de compartir departamento toma en cuenta los siguientes consejos.

1. Explora tus necesidades: El espacio que tú y tu compañero (o compañeros) necesitarán es fundamental, rentar un apartamento demasiado grande o pequeño puede ser un problema, el costo del alquiler no lo es todo.

2. Considera todos los gastos: Si un amigo te invita a vivir con él, considera que además de la renta debes pagar servicios como agua, luz, teléfono e Internet. Aceptar pensando que ‘quizá si haces un esfuerzo te alcance' puede ser un error, porque es probable que te atrases en cubrir tu parte y te conviertas en el ‘inquilino incómodo'.

3. Ojo con la responsabilidad: Cuando compras o rentas una casa que compartirás, sólo uno de los inquilinos figurará como titular de los contratos. Analiza si estás listo para adquirir esta responsabilidad.

4. Reglas claras, amistades largas: asegúrate de compartir con amigos o colegas con gustos y hábitos similares para que no tengan problemas con las fiestas y el volumen para escuchar música, considera además la redacción de reglas para el aseo y conservación de las áreas comunes como el baño y la cocina.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

5. Cuidado con compartir con colegas: Vivir con algún compañero del trabajo puede ser muy práctico, porque pueden ir juntos a la oficina, sin embargo piensa dos veces si quieres ver a la misma persona al terminar la jornada laboral.

 

Ahora ve
Esta aplicación te permitirá detectar daños cerebrales desde tu smartphone
No te pierdas
×