Prepara tu retiro más allá del dinero

Los expertos te dicen cómo prepararte mental y físicamente para tu jubilación. Comienza ahora.

El día que extrañarás tu trabajo

1
Aunque la previsión financiera es una parte muy importante, la estabilidad familiar y emocional, así como la salud, definen un buen retiro. (Foto: Getty Images)
retiro  (Foto: Getty, )

Desde 1997, con la creación de los Fondos de Ahorro para el Retiro y sus Administradoras (Afores), cada mexicano es responsable de ahorrar, administrar y vigilar el crecimiento del dinero que necesitará para vivir tras su jubilación. Sin embargo, nadie nos prepara para enfrentar el retiro desde el aspecto psicológico o sociológico, y es común que el cambio de vida nos caiga de peso. "Nos educaron para cumplir el rol de trabajador, para nada más, así que terminar nuestra etapa productiva nos causa conflicto", señala Covadonga Villa, psicóloga especializada en retiro.

"Estar en casa y dejar de ser productivos lesiona nuestra autoestima; nos sentimos solos y aislados. Fuera del empleo vivimos pérdidas personales y sociales que debemos superar con el inicio de una nueva vida plena, con actividades diferentes que nos llenen esos espacios", dice Villa.

El secreto está en el equilibrio, indica Johaness Christian Hauswaldt, asesor patrimonial de Actinver. "Si tú vives para el trabajo, cuando te retiras habrás perdido todo; si haces un buen balance entre todas las áreas de tu vida, la familiar, la espiritual, los amigos, los pasatiempos... cuando dejes tu trabajo tendrás poco por sustituir y estarás bien".

En opinión del asesor, aunque la previsión financiera es una parte muy importante, pues de ella depende cumplir los sueños o simplemente avanzar, la estabilidad familiar y emocional, así como la salud, definen un buen retiro.

La jubilación no es un "evento de un día" sino un proceso que debemos planear y trabajar durante toda nuestra vida laboral, dice Covadonga, autora del libro La vida en la jubilación.

Rodolfo A. sufrió mucho el primer año de su jubilación, cuenta: "Me encontré solo y sin nada que hacer". Acostumbrado a ser el jefe en la empresa donde laboró incansablemente los últimos 17 años de su vida, al regresar al hogar no pudo integrarse a la vida familiar

"Me costó mucho, pero busqué asesoría psicológica y lo logré", dice.

Te retiras y... ¿luego qué?

2
No esperes al último momento para preveer tu jubilación. (Foto: Thinkstock)
retiro ahorro  (Foto: Thinkstock)

Para los mexicanos, la expectativa de vivir al menos 20 años la etapa del retiro, nos obliga no sólo a planear cómo pagaremos las cuentas, sino cómo gastaremos nuestro tiempo y nuestro dinero.

"La vida no termina cuando dejamos la actividad que hicimos por muchos años, simplemente es la oportunidad de comenzar una nueva, con nuevas actividades", señala el geriatra Gustavo Loreto Sierra.

Según el director de Gerontología de Vive+, empresa de servicios para adultos mayores, cualquiera puede tener un nuevo comienzo.

"No es que deban olvidar lo que fueron, pero sí pueden reinventarse. Tal vez fuiste abogado por 40 años, puedes ser psicólogo por los 30 restantes... es una etapa larga, nadie dice que no puedes estudiar algo nuevo".

Vender su salón de belleza fue un difícil trance para Irma Barrientos. Ella tenía 58 años y, más que una decisión, el retiro para ella fue la consecuencia lógica tras su divorcio. 

"Mi hijo me pidió que viviera con él y que cerrara el salón porque la distancia no me permitiría atenderlo".  El retiro le llegó, y no. Para no sentirse "mantenida" Irma accedió a apoyar a su hijo en su negocio, como auxiliar contable.

Para realizar ese trabajo y "ganarme un sueldo", estudió computación y hoy sus hijos la bromean porque "dicen que me siento la reina de las redes sociales... me encanta tuitear".

Irma ya cuenta 66 años. "Mientras estuve casada pensé que no era capaz de hacer cosas por mí misma, y nunca imaginé que manejaría una computadora, y menos, un smartphone... En verdad empecé una vida nueva".

Las 3 reglas del buen retiro

3
México es el país de la OCDE con el gasto privado en salud más elevado. De cada 100 pesos, 52 los desembolsan las familias debido a la falta de cobertura. (Foto: Thinkstock)
salud  (Foto: Thinkstock)

1. LA REGLA PERSONAL
Mantener una vida personal (familiar y social) tan activa como la profesional y reflexionar sobre nuestros gustos y habilidades, y elegir un par de actividades que nos llenen espiritual o intelectualmente.

"Es importante cultivar tus relaciones personales, pasar el mayor tiempo posible con la familia. Si eres workaholic y no estás presente, tu esposa e hijos seguirán con su vida, con o sin ti... procura estar", dice Covadonga Villa.

Sobre realizar actividades alternas al trabajo, agrega que "mucha gente se enfoca en la jardinería, en la música, el baile, en actividades altruistas, en la pintura, en apoyo religioso... Cada quien sabe lo que le gusta y le funciona".

2. LA REGLA FINANCIERA
Christian Hauswaldt, de Actinver, recomienda hacer un minucioso plan financiero. Ya no sólo de ahorro, sino de cómo gastaremos ese dinero.

"Si quieres hacer un largo viaje o alguna otra actividad muy costosa, planéala, pide asesoría en números y decide si puedes afrontarla sin arriesgar tu tranquilidad".

Agrega que ese tipo de sueños "grandes", se deben cumplir en los primeros años del retiro. "Si tardas en decidirte, a lo mejor la salud ya no te lo permite, hay que hacerlo al principio, cuando estás fuerte".

Para Hauswaldt, el retiro no es por fuerza una muerte profesional. "El free lance y la consultoría son buenas opciones para que transmitas tu experiencia y te mantengas productivo, eso también tendrá en alto tu espíritu". Lo que sí desaconseja es heredar en vida o invertir en negocios riesgosos.

3. LA REGLA DE LA SALUD
"Lo básico y simple es llevar una vida sana, sin vicios, con una buena alimentación y un buen nivel de actividad física. Ya bien dicen que lo que no se mueve, se deteriora", explica el geriatra Gustavo Loreto.

"Con sólo 20 minutos diarios de actividad física, un poco de estiramiento y otro tanto de fuerza, es suficiente para mantenerse en buen estado y nunca es tarde para empezar. Claro, si nunca has hecho nada, hay que empezar con ejercicios ligeros, pero si antes hiciste, la memoria celular te ayudará a adaptarte pronto y a tener mejores resultados más rápido".