Administra tu hogar como a una empresa

La directora financiera de Urbi te dice cómo planear las finanzas familiares con metas concretas.

Visión y planeación

1
Selene Ávalos, directora corporativa de Planeación y Finanzas de Urbi, recomienda plantearse objetivos anuales que contribuyan a alcanzar las metas familiares a largo plazo. Tal como en una empresa.  (Foto: Getty Images)
presupuesto hogar  (Foto: Getty, )

¿Qué aspecto en la administración financiera es clave en la casa y en la empresa?

La parte de acuerdos. Soy divorciada y vuelta a casar, y uno de los temas más difíciles de mi primer matrimonio fue la administración del dinero. Si no se tiene un acuerdo familiar, hay riesgo de pleito. Igual en la empresa, si no hay un acuerdo de cómo se gana, gasta y administra, se puede llegar a una ruptura. La parte del acuerdo es muy importante en el manejo presupuestal de la empresa y la familia.

En la empresa se revisan factores macroeconómicos. ¿En la casa hay que analizar qué pasa fuera del núcleo familiar?

Debe haber conciencia y es una necesidad saber si el mundo sigue igual o ha cambiado. Somos muy conscientes, porque como somos viajeros y vemos qué pasa en el entorno: los costos de transporte o el tipo de cambio, también los rendimientos de los instrumentos en los que invertimos.

¿Qué horizonte temporal contemplas para el presupuesto?

Igual que en la empresa, el horizonte es una guía, no es una previsión muy precisa. En el caso de la empresa tienes una visión de 20 años y un plan de negocio de unos cinco. Y cada año vas haciendo revisiones.

Es muy similar en la familia, la previsión de la viejita que hago es de una persona de 75 años en adelante: calculo qué necesitará en el futuro, lo regreso a valor presente, lo anualizo y empiezo el objetivo.
Cada familia debería tener como objetivo anual contribuir a ese horizonte.

Empresa y hogar: dos mundos similares

2
Selene Ávalos sugiere hacer un sistema de recompensas si se cumplen las metas mensuales establecidas en el presupuesto familiar. (Foto: Getty Images)
finanzas personales  Selene Ávalos sugiere hacer un sistema de recompensas si se cumplen las metas mensuales establecidas en el presupuesto familiar. /  (Foto: Getty, )

Administrar las finanzas del hogar no es muy diferente a manejar las de una empresa. Ambos requieren metas a largo plazo y planes estructurados para conseguirlas, dice Selene Ávalos, directora corporativa de Planeación y Finanzas de Urbi, esposa y madre de familia. 

En entrevista con la revista Dinero Inteligente de diciembre 2012, Ávalos cuenta cómo es el puente que hay de la casa a la empresa en el área financiera y enseña cómo le hace ella en ambos escenarios: 

¿Qué has llevado de la estrategia financiera de la empresa a la administración de la casa?

En la familia, como en la empresa, debes tener una visión de tu horizonte de planeación. Saber qué pretendes alcanzar en el largo plazo. No tiene que ser numérico, por ejemplo: quiero vivir con independencia y no depender de los hijos; formar una familia bien educada o capaz de tener un negocio propio.

Y de ahí, igual que en la empresa, establecemos prioridades [...]. Definimos el presupuesto familiar, igual que en la empresa, por renglón. Sabemos cuánto queremos gastar en hipoteca, en el carro, en el ahorro -que es un renglón de erogación- y establecemos el objetivo mínimo de ingresos.

Y de tu vida familiar, ¿has llevado ideas al área financiera de la empresa?

Yo hago las compras de la casa y me interesa ver cuánto cuesta el tomate. Muchos directores financieros hombres no van al súper y no saben cuánto cuesta el kilo de tortilla o el de huevo, y por eso es muy difícil entrar al terreno de lo concreto. A mí me ha ayudado hacer este trabajo minucioso en el hogar y lo traigo a la empresa, porque me gusta ver renglón por renglón: cuánto se gasta la empresa en sueldos, en luz, en boletos de avión.

Otro tema que me he traído de la casa a la empresa es el consejo de mi abuela  Si se le acababa el dinero de una bolsa, no usaba de la otra. Eso en el fondo es un cajón presupuestal. Cuando debo hacerlos en la empresa, me queda muy claro que no es correcto sacar de uno para el otro, porque pierdes control.