Educa a tu hijo hoy para que gane mañana

Involucrar a los niños en proyectos familiares es un primer paso para enseñarles finanzas sanas; impúlsalos a vender sus juguetes viejos o productos que elaboren ellos mismos para obtener recursos.
niños ahorro escuela monedas dinero  (Foto: Photos to Go)
Samantha Álvarez /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

“Le daré a mi hijo todo lo que yo nunca tuve”. Si ahora que eres padre tienes ese pensamiento recurrentemente ¡cuidado! Podrías formar a un adulto que no sepa darle su justo valor al dinero, advierten expertos.

Los niños deben empezar por saber por qué y en qué se gasta el dinero, esto les ayudará a entender que no se les podrá comprar todo lo que desean, explicó el Jefe de la Academia de Finanzas en la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana, Agustín Pérez Méndez.

La educación financiera en los niños debe iniciar desde una etapa temprana: “a los cinco o seis años, cuando los pequeños saben que para comprar cosas se necesita tener dinero”, aseguró.

El acercamiento típico que tienen los niños con el dinero es “el domingo”, un recurso que les servirá para adquirir lo que deseen sin necesidad de haber trabajado para obtenerlo.

Sin embargo, obtener un “domingo” no necesariamente educa a un niño a administrar el dinero. Esta práctica puede asociarse con bajo conocimiento financiero e incluso una aversión al trabajo, advierte la administradora de Fondos de Inversión, Principal Financial Group en un comunicado.

Artículo relacionado: Enseña a tus hijos el valor del dinero

Involucrar a los niños en proyectos y metas familiares es un primer paso para inculcar una valoración distinta sobre el dinero. “De esta manera ahorrarán su domingo para conseguir esa meta y al mismo tiempo se convertirán en pequeños auditores de los gastos que haga la familia”, aseguró Pérez Méndez.

La participación y el involucramiento de la familia en el tema ayudarán a formar a tu hijo en temas como ahorro y conceptos como capital, venta, costo fijo, financiamiento y materia prima, dijo el académico.

Pagarles a los hijos por realizar actividades no es una idea descabellada, si es que es la recompensa por hacer tareas que estén fuera de sus deberes cotidianos.

Por ejemplo, “no es correcto pagarles por tender su cama o lavar los trastes, esas son actividades que entran en sus deberes. Se les deberá recompensar si hay tareas extras por hacer como limpiar la covacha, regar el jardín de la vecina o trabajar en el negocio de algún familiar”, detalló Pérez Méndez.

Para que los niños identifiquen el valor de las cosas les ayudará conocerlo a través de la experiencia. Organizar una venta de sus juguetes y ropa que ya no usen para comprar otras cosas que necesiten o ahorrar ese dinero es una práctica útil, sugiere la seguradora Zurich.

A una edad mayor, entre ocho o 10 años, los niños pueden juntarse con sus amigos para elaborar productos simples, por ejemplo pulseras, dulces o alimentos para venderlos entre sus familiares y amigos.

Si los proyectos o metas para los que ahorre el niño son a largo plazo, Zurich recomienda enseñarles que existen productos financieros para que ese dinero esté seguro y libre de tentaciones.

Los niños sin duda, como los adultos, pueden tener errores al gastar su dinero. Muchas veces los ahorros que han hecho por varias semanas se destinan finalmente a otros propósitos que no estaban planeados, pero ésta también es una forma de aprender el valor del dinero.

“Los papás solo somos mentores y guías en la educación financiera de los niños, pero ellos deben tomar la decisión de qué harán con el dinero que han ahorrado o trabajado”, comentó Agustín Pérez Méndez.

 Rompe el hielo

 Usa un lenguaje sencillo. El tema de las finanzas debe abordarse con los hijos de manera sencilla. Es importante mantener una conversación apropiada a la edad y utilizar ejemplos prácticos.

Fomenta el ahorro. Si a un niño se le da un “domingo”, hay que explicarle el motivo por el cual se hace. Es importante señalarles que si lo ahorra podría comprarse objetos de mayor valor.

Inclúyelos en planes familiares. Comunícate abiertamente con tus hijos sobre los planes y proyectos que tenga la familia, entéralos del porqué necesitan cuidar el dinero que les das o que ganan realizando tareas extras.

Dedícales tiempo y paciencia. Cuando un niño pide dinero o que le compren algún juguete de moda, vale la pena tomarse unos minutos para explicar el concepto de presupuestos o la importancia de utilizar el buen juicio a la hora de manejar el dinero.

Ahora ve
La Casa Blanca se niega a investigar a Donald Trump por acoso sexual
No te pierdas
×