Dinero, ¿enemigo de la felicidad?

Cubrir tus necesidades genera satisfacción, más allá de este punto lo que surge es estrés: expertos; la clave para lograr un equilibrio es ocupar tu dinero en experiencias con tus seres queridos.
Paciencia.  Primero, mantén en orden los brazos clave de tu empresa, cultiva relaciones, solidifícalas y prepara tu intelecto.  (Foto: GettyImages)
Samantha Álvarez /
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Como reza el dicho “el dinero no da la felicidad, pero cómo ayuda”. Efectivamente, generar y acumular dinero no provoca la felicidad, sino el destinarlo a fines como cubrir las necesidades básicas, generar experiencias de vida o compartirlo con alguien más, dicen expertos.

“Tener dinero provoca en las personas una sensación de emoción, estabilidad, tranquilidad y crecimiento, que puedes llegar a ser considerado por algunas personas como felicidad; sin embargo, es solo un momento de percepción”, dijo el académico del departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, Abraham Vergara.

El concepto de felicidad se basa en un juego de percepciones entre el “yo que vive” y el “yo que recuerda”, explica Daniel Kahnemann, Premio Nobel de Economía 2002.

El “yo que vive” se alimenta de los momentos actuales como compartir el tiempo con alguien más, disfrutar del presente y de las experiencias. Por su parte, el “yo que recuerda” siempre rememora cómo alcanzó el estado de bienestar económico, profesional y personal que vive en ese momento, explicó Vergara.

Cuando el “yo que recuerda” pesa más, las personas tienen la percepción de que el dinero les da la felicidad. En cambio si el “yo que vive” predomina entonces las personas basan su felicidad en los momentos y experiencias de vida.

Daniel Kahnemann asegura que si bien existe una correlación entre el dinero y la felicidad, ésta termina cuando lograste cubrir tus necesidades básicas. Después de eso, tener dinero generará estrés en las personas.

“Llegado un cierto nivel de riqueza, tu felicidad ya no aumenta, porque ya has cubierto todas tus necesidades básicas”, dijo el profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, Raúl Martínez Solares.

Según Kahnemann, agregó Martínez Solares, después de un ingreso anual entre 70,000 y 80,000 dólares (poco más de un millón de pesos) la felicidad crece pero lentamente. 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a través de su Índice para una Vida Mejor publicado en 2013, refuerza la premisa de que el dinero no genera la felicidad.

Los mexicanos, pese a que tienen un nivel de ingreso anual de 12,713 dólares (poco más de 165,000 pesos), inferior al promedio de los países que integran la OCDE de 23,047 (casi 300,000 pesos) están más satisfechos con su vida, pues tienen más experiencias positivas en un día normal como sentimientos de paz, satisfacción por sus logros y gozo.

El problema con el dinero y la felicidad viene cuando búsqueda de los recursos se hace de forma compulsiva u obsesiva y se convierte en una adicción, advirtió el director del Instituto Mexicano de Medicina Psicosomática, Alejandro Gómez Cortés.

“Esta patología se manifiesta en personas a las que no les satisface nada y pasan gran parte de su tiempo trabajando para obtener más dinero, prestigio y reconocimiento de los otros”, dijo.

Lo que es resultado de carencias económicas que las personas vivieron en la infancia y que se reflejaron en abandono, falta de cariño, cuidados, afecto, detalló.

Cuidado si la ambición por el dinero te convierte en una persona acaudalada pero insatisfecha e infeliz.

Tips para que el dinero no sea un fin en sí mismo

1. Usa el dinero que ganes en experiencias con personas importantes para ti.

2. Comparte tu riqueza y experiencias de vida con tus seres queridos.

3. Ponle nombre a tus metas financieras, no acumules el dinero como un fin en sí mismo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

4. No te endeudes para aparentar ser alguien que no eres; vivirás estresado y trabajarás para pagar deudas.

5. Si tienes angustia, ansiedad, estrés y depresión porque el dinero con el que cuentas no te es suficiente y trabajas más tiempo para generarlo, es recomendable que busques ayuda psicológica.

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×