Qué hacer si te retiraste pero ya te acabaste tus ahorros

Si ya estás jubilado pero según tus cálculos tus recursos se acabarán pronto, tienes dos opciones; estos consejos te ayudarán a recortar gastos innecesarios y a conseguir nuevas fuentes de ingresos.
ahorro retiro  (Foto: Thinkstock)
Walter Updegrave

Me retiré hace cinco años, pero como están marchando las cosas creo que estaré en bancarrota en cinco años. ¿Qué debo hacer con los 100,000 dólares que me quedan? A. H. Carolina del Norte

Es la pesadilla de los escenarios de jubilación. Dejas tu trabajo solo para descubrir pronto que tienes que “salir de tu retiro” o vivir una vida de jubilación drásticamente reducida. Esta posibilidad aterradora es la razón por la cual es tan importante hacer una rigurosa revisión previa a la jubilación antes de salir de la fuerza laboral y tener un plan de ingresos de jubilación realista que pueda proporcionarte ingresos suficientes para el largo plazo.

Afortunadamente, aunque te encuentres en esta difícil posición por gastar demasiado, por reveses inesperados, por planificación inadecuada o por simple mala suerte, hay formas de mejorar tu situación, si estás dispuesto a actuar con rapidez y ser creativo e ingenioso.

Lo primero que necesitas hacer es conseguir un cálculo preciso sobre dónde estás parado, tener una estimación de cuánto tiempo puedes continuar por tu camino actual antes de que tus ahorros se agoten.

Puedes encontrar que tienes para más de cinco años, o menos. De cualquier manera, puedes tener una mejor idea de cómo distintos movimientos podrían mejorar tu situación.

Luego, enfócate en las dos áreas que tienen el mayor potencial para reorganizar tu jubilación: tener un mejor control de sus gastos y tratar de generar un ingreso extra regresando a trabajar de alguna manera.

Empecemos con el gasto. La mejor manera de encontrar gastos que puedes eliminar o recortar es acudir a una buena calculadora de presupuesto en línea. Registra tus gastos actuales y ten claro cuál es tu “gasto esencial”. Una vez que hayas completado este proceso, sabrás  qué parte de tu gasto total se destina a esenciales y qué tanto a discrecionales.

Generalmente encontrarás los mejores oportunidades para ahorrar la mayor cantidad de dinero en la categoría discrecional: entretenimiento, salidas a comer, planes de cable y teléfono, etc. Pero debes escudriñar los gastos esenciales también.

Podrías ahorrar en seguros de autos y de hogar mediante un deducible más alto o al comparar cotizaciones en varias aseguradoras. Tal vez puedas hacer un mejor trabajo al gestionar tus facturas de servicios. Incluso una gran cantidad de pequeños recortes puede sumar una buena cifra o por lo menos darte más tiempo para recuperar tu equilibrio financiero.

Ahora pasemos a generar algunos ingresos laborales. Claramente, tu capacidad para trabajar dependerá de tu edad, salud, habilidades y demanda de trabajadores en tu área. Algunas personas de hecho pueden volver a entrar a la fuerza laboral como empleados a tiempo completo; otros pueden trabajar a medio tiempo o en empleos ocasionales. Esa es una decisión que tendrás que tomar.

Al igual que con la reducción de gastos, incluso pequeñas cantidades de ingresos pueden tener un rendimiento significativo, ya que cualquier ingreso adicional te permitirá reducir los retiros de tus ahorros, para que duren más tiempo.

Recuerda, sin embargo, que los ingresos laborales pueden afectar tus beneficios de Seguro Social. Si eres menor a la edad de jubilación, tus beneficios podrían reducirse hasta en 1 dólar por cada 2 dólares que ganes por encima de una cierta cantidad (15,720 dólares en 2015). Estos beneficios no se pierden realmente; tu pago se incrementará para reflejar la reducción una vez que alcances la edad de jubilación completa. Y cualquiera que sea tu edad, hasta el 85% de tus beneficios de Seguro Social podrían estar sujetos al impuesto sobre la renta si el valor de tu Seguro Social, más otros ingresos, supera determinados umbrales.

Puedes obtener más información sobre el límite de ganancias revisando las leyes sobre Seguridad Social. Mejor aún, si planeas trabajar, probablemente deberías visitar tu oficina local del Seguro Social para hablar con un representante sobre los efectos que el trabajo puede tener sobre tus beneficios y si hay alguna manera de mitigar el efecto (por ejemplo, retirando tu solicitud o suspendiendo tus pagos de Seguridad Social).

Hay otras maneras en que puedes mejorar tus perspectivas. Si tienes una vivienda propia de buen tamaño, podrías considerar vender y reducirla a viviendas más pequeñas para reducir los costos anuales de mantenimiento y tal vez salir con un dinero extra. O puede ser que consideres quedarte en tu hogar y obtener dinero en efectivo a través de una hipoteca inversa. El Boston College Center for Retirement Research tiene un excelente manual, Using Your House For Income In Retirement, que compara esas opciones.

Si realmente quieres ser aventurero, incluso podrías considerar mudarte a un área con costos de vida más bajos, aunque puede que no haya mucho que ganar si los gastos son ya relativamente bajos donde vives ahora.

A estas alturas, te darás cuenta de que no he hablado de los 100,000 dólares que te quedan. Esto se debe a que los movimientos que he descrito son mucho más cruciales para tus perspectivas de jubilación a largo plazo que cualquier otra cosa que probablemente puedas hacer con ese dinero.

Puede ser tentador imaginar alguna forma de ganar retornos gigantes con tu ahorro que te rescaten de tu dilema actual. Pero eso no es realista, y apuntar hacia tener grandes ganancias podría ser contraproducente y dejarte peor de lo que estas ahora, debido a que los rendimientos desmesurados siempre conllevan riesgos altos.

Básicamente necesitas hacer dos cosas con tus ahorros: En primer lugar, tócalos lo menos posible, ya que así extenderán su longevidad. Y en segundo lugar, invierte de tal forma que tus recursos puedan crecer y una vez que estés de nuevo en un terreno más firme, reduzcas los gastos y tengas nuevos ingresos, tus ahorros estarán en una mejor posición para ayudar a financiar tu jubilación. Eso significa invertir en una combinación de fondos, acciones y bonos de riesgo entre moderado y bajo, de bajo costo.

Un cuestionario de tolerancia al riesgo en la asignación de activos te ayudara a elegir una mezcla de fondos de acciones y bonos de acuerdo a tus necesidades financieras. O podrías revisar fondos especialmente diseñados para personas de mayor edad.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

En algún momento podrías considerar dedicar una parte de tus ahorros a una anualidad inmediata a cambio de pagos de por vida. Pero eso es una posibilidad que es mejor explorar después de estabilizar tus finanzas de jubilación.

Sé que parte de lo que sugerí no será fácil de lograr. Algunos movimientos rendirán en grande, otros no tanto. Pero si realmente deseas que tu retiro vuelva al camino corriente y tener una oportunidad razonable de un futuro seguro, este es el tipo de esfuerzo amplio e integral que requerirá. Y cuanto antes empieces, mejor.

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×