Un alto precio no es sinónimo de un buen spa

Aprende a identificar los básicos de un servicio de calidad; la tendencia del bienestar es una industria que generó 3.4 billones de dólares en 2013.
masaje  (Foto: Hotel Esperanza Resort)
Renata Sánchez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Experimentar una sesión de temascal, disfrutar de un masaje o una mascarilla rejuvenecedora son servicios accesibles para las persona preocupadas por sentirse y verse mejor, pero por falta de conocimiento y prejuicios muchas se limitan.

El paradigma del bienestar sustentado en sentirse bien, mejorar la salud, prevenir enfermedades e integrar hábitos saludables ha desarrollado una industria que generó 3.4 billones de dólares en 2014. Sin embargo, el mercado en México sigue siendo muy nuevo por lo que los costos de los servicios de lujo suelen ser muy altos y el conocimiento de éstos y las alternativas a los mismos es escaso entre los habitantes.

De acuerdo con el estudio Global Spa and Wellness Economy Monitor 2014, elaborado por el Stanford Research Institute y el Gobal Wellness Institute, un turista internacional promedio gasta en su viaje 1,250 dólares; pero un turista wellness destina 59% más, es decir alrededor de 2,000 dólares.

Mientras, un turista doméstico promedio gasta 500 dólares en un viaje local, y uno wellness destina 1, 250 dolares.

Una forma de impulsar la industria del bienestar que generaría una mayor competencia para abaratar los precios, a decir de Susie Ellis, es que se utilicen los servicios de spa y aguas termales por los propios mexicanos.

Para la experta un precio alto no es garantía de un buen servicio. Menciona que en México es posible encontrar temascales y aguas termales desde 400 pesos o menos, con beneficios similares a los de un masaje terapéutico en un hotel de cinco estrellas.

El costo promedio de un servicio de spa en Estados Unidos es de 49 dólares, mientras en México es de 1,500 pesos.

A pesar de que México tiene el mayor número de spas en toda Latinoamérica (2,765) y más lugares de aguas termales (576 contra 52 de Brasil), el mercado interno aún se encuentra inmaduro y el mayor número de consumidores es extranjero, asegura Susie Ellis, Presidenta y CEO de Global Wellness Institute.

Muchas personas están interesadas en su bienestar como una medida preventiva contra la enfermedad, por el alto costo de los servicios médicos. “La idea es disfrutar y sentirse mejor con cambios en el estilo de vida”, y parte de ello son la preocupación por lo que se come, las horas de sueños, los masajes terapéuticos, comentó Ellis.

Lo anterior fue dicho por la CEO durante la presentación de la Ciudad de México como sede de la novena Cumbre Mundial del Bienestar (Global Wellness Summit), a realizarse del 13 al 15 de noviembre, con el tema “Construyendo un mundo mejor.

México ocupa la posición 13 en el mundo con mayores ingresos en servicios de spa y la primera posición en América Latina, de acuerdo con el “Global Spa and Wellness Economy Monitor 2014” del Stanford Research Institute y el Gobal Wellness Institute.

El mismo informe señala que en turismo de bienestar, México también encabeza la lista en la región y ocupa la posición 11 en todo el mundo, atrayendo 12 millones de viajeros que dejaron una derrama de 10,465.3 millones de dólares en 2013.

Los puntos básicos para que cualquiera pueda reconocer un servicio de calidad como lo hace un consumidor experimentado que recomienda Susie Ellis son:

  1. Qué dicen del lugar: Todos queremos elegir el lugar correcto. Revisar las reseñas del spa, hotel o aguas termales es una de las mejores técnicas para evitar una mala experiencia. Sitios como Spafinder.com o Healing Hotels Of The World recomiendan lugares con la más alta calidad en México.
  1. Higiene: Llegar a un lugar con desorden o sucio no es el ambiente ideal para desestresarse.

“Es como ir a un restaurante, si está sucio no es cómodo, la comida no se ve bien, seguramente saldrás corriendo de ahí. En un spa necesitas que huela, se vea y se escuche bien”, recomienda Susie Ellis.

  1. Tranquilidad: La ausencia de ruido, la recreación de un entorno natural y aislado del bullicio de la ciudad, que garanticen un espacio para relajarte, son esenciales.

Lo más importante es que el diseño de interiores cumpla con la promesa de relajación.

  1. Conoce a tu masajista: Antes de empezar puedes charlar con la persona que te atenderá y preguntar cuánto tiempo se ha dedicado a dar masajes, dónde lo aprendió, en dónde ha estudiado.

    Si el lugar es nuevo, el que el o la masajista tenga experiencia te da más garantías recomienda, CEO del Global Wellness Institute .

  2. Dame opciones: Todo consumidor experimentado exige el servicio de mayor calidad y con la mayor variedad de masajes. Aunque sea la primera vez que se busca uno de estos servicios, un lugar que ofrece distintos tipos de masaje revela la experiencia de sus terapeutas.
  3. Confianza: La forma en que el masajista te trata, escucha lo que sientes y te toca para sanarlo, genera una relación de confianza o no, que dará más pistas sobre la calidad de servicio en el spa.

 

Los spa, aguas termales y temascales no son las únicas opciones que conforman la industria del bienestar, también los productos o tratamientos de belleza-antiedad, medicina alternativa, medicina preventiva, comida saludable, nutrición y pérdida de peso; fitness, meditación y bienes raíces.

 

 

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

 

 

Ahora ve
Diez alimentos que le hacen bien a tu cerebro
No te pierdas
×