Equipo de robots mexicanos juega futbol

Alumnos del Tec participan en la RoboCup 2008 con un conjunto de máquinas humanoides; la competencia, que se desarrolla en China, tiene como objetivo difundir la robótica a nivel mu
Los humanoides Kid Size juegan futbol con el objetivo de met
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Sobre los mexicanos pesa la maldición de nunca anotar penales, aunque existe un equipo que está dispuesto a demostrar lo contrario.

Alejandro Aceves López, director de la Escuela de Graduados en Ingeniería y Ciencias del Tecnológico de Monterrey Estado de México está seguro del éxito de sus jugadores, aunque teme que le pase lo mismo que a Hugo Sánchez, y por eso, prefiere ser mesurado: “Nos hemos preparado mucho y estoy seguro que nuestro equipo pasará a la siguiente ronda, aunque es un hecho que deseamos traer la Copa a México”, dijo en entrevista.

El equipo de Aceves López está, literalmente, programado para triunfar y se conforma por siete robots humanoides capaces de jugar futbol. La prueba de fuego será su participación en la Robot World Cup Soccer Games 2008, que se lleva a cabo en Shangai del 14 al 20 de julio.

Estos robots, que fueron construidos y programados por nueve estudiantes de Ingeniería en Mecánica, Metrónica, Ingeniería en Tecnologías Computacionales, Diseño Industrial y Maestría en Computación del Tec, jugarán partidos de futbol contra 200 equipos de 50 universidades de todo el mundo a lo largo de esta competencia robótica.

“La dinámica es la misma que un torneo de la FIFA, los equipos van pasando etapas, hasta clasificarse a la gran final”, dice Alejandro Aceves.

El equipo Tec

Los alumnos de esta institución participarán en tres especialidad de soccer: dos de robots humanoides, en las modalidades Kid Size y Teen Size; y en la de Cuadrúpedos. La cuarta categoría es la de Rescate, donde tendrán presencia con un robot.

En la rama Kid Size, el Tec lleva un equipo formado por tres robots humanoides que miden 50 cm de alto y jugarán sus partidos en una cancha de tres metros de ancho por cinco de largo. Para ganar, tendrán que anotar más goles que los contrarios.

Estos robots, igual que los cuadrúpedos, juegan un ‘partido normal’, ya que evolucionan la pelota de un lado a otro de la cancha hasta que algún equipo mete gol, luego el partido continúa.

Los cuatro Teen Size, de apenas 90 cm, son los que llevan la maldición a cuestas, pues su competencia radica en meter una serie de penales: “Estos tiran tratando de esquinar la pelota. El que metan gol tiene mucho que ver con la rapidez de los robots delanteros para enviar el balón y la de los porteros para procesar la información y atajar el disparo”, señala Aceves.

La categoría de cuadrúpedos, que está a cargo del profesor Jorge Ramírez, se maneja similar a la de humanoides, aunque en este caso el robot es estándar, pues todos los equipos tienen exactamente el mismo modelo, un AIBO de Sony, que cada institución debe programar para que sea capaz de jugar con sus compañeros y meter goles.

En cuanto al robot de rescate, a cargo de Gustavo Arechavaleta, el dispositivo debe ser capaz de evolucionar en terrenos escarpados e irregulares, y poder navegar e identificar a sobrevivientes.

El modelo tiene ruedas y está hecho con cadenas para mejor tracción, además cuenta con sistemas de visión y sonar para hallar e identificar objetos.

La inversión por robot fue de un promedio de 150,000 pesos, sólo en metal, a ello hay que sumarle las horas hombre, investigación y software.

“Ganar la copa es sólo un pretexto, el verdadero objetivo es difundir la robótica en el mundo. En nuestro caso es obvio que queremos triunfar, pero más allá de eso, queremos demostrar que el trabajo de los estudiantes mexicanos está al nivel de las mejores escuelas del mundo”, finaliza Aceves.

Ahora ve
No te pierdas