Harvard baja sus precios

La universidad reducirá 50% los costos a familias que ganen entre 120,000 y 180,000 dólares al la escuela eliminó los préstamos estudiantiles para ser remplazados con ayudas por necesidad.
La universidad pretende aumentar la diversidad económica de

La Universidad de Harvard reducirá hasta 50% los costos de los estudios a familias que ganen entre 120,000 y 180,000 dólares al año, facilitando de esta manera el acceso a estudiantes de ingresos medios.

Las familias de clase media cuyas percepciones entran en esa categoría pagarán apenas 10% de su ingreso para enviar a un hijo a la entidad de la Ivy League (una asociación de universidades del noreste de EU que incluye a Brown, Columbia, Cornell, Dartmouth, Harvard, Pensilvania, Princeton y Yale).

Los pagos bajan según una escala hecha por la escuela y los estudiantes que provengan de familias con ingresos inferiores a 60,000 dólares podrán asistir de manera gratuita.

La casa de estudios también eliminó los préstamos estudiantiles, mismos que serán remplazados con ayudas por necesidad.

Harvard está expandiendo un esfuerzo que comenzó en el año 2004, cuando el ex presidente Lawrence Summers añadió un programa de ayuda financiera con matrícula gratis para estudiantes de familias con bajos ingresos.

La ayuda, a partir del año próximo, reducirá a 18,000 dólares por estudiante los gastos para una familia que gana 180,000 dólares, en comparación con los 30,000 anuales que significaban antes. Después de estas medidas, el gasto anual en ayuda que otorga Harvard subirá alrededor de 22 millones de dólares (MDD).

“Lo que se ve aquí es un verdadero compromiso para tratar de identificar una respuesta a la tensión enorme que un grupo particular de familias siente sobre el costo de la educación superior”, destacó Drew Gilpin Faust, presidente de Harvard, en una conferencia telefónica. El nuevo programa se enfoca en un “grupo de ingresos medios”, explicó.

La eliminación de las fórmulas de ayuda financiera del capital pagado de una hipoteca residencial, que es otra parte de la iniciativa, puede ahorrarles a los estudiantes alrededor de 4,000 dólares al año, según un comunicado de la propia universidad.

Dos objetivos

Los funcionarios universitarios dijeron que tenían dos objetivos con este cambio de modelo: por un lado, aumentar la diversidad económica de los estudiantes que solicitan el ingreso a la institución y, por el otro, mejorar la experiencia de los estudiantes de ingresos bajos y medios que asisten a la escuela.

William Fitzsimmons, decano de Ingresos y Ayuda Financiera, explicó que un mayor monto de ayuda les permitirá a los estudiantes que la reciben hacer más investigación y pasantías laborales no pagadas, perfeccionamientos en el exterior, servicio comunitario y actividades extracurriculares.

Actualmente, dos tercios de los estudiantes no licenciados reciben alguna clase de ayuda financiera, y la mitad recibe ayuda de becas otorgadas por Harvard, por un total de 98 MDD, dijo la universidad.

En el periodo 2008-09, Harvard espera gastar 120 MDD en ayuda para alumnos no licenciados, un aumento de más de 20% con respecto al periodo anterior.

La iniciativa hará concordar los costos de Harvard con la matrícula y el alojamiento pagados por residentes en los campus principales de los sistemas universitarios estatales, dijo Fitzsimmons en la conferencia telefónica.

“Realmente queríamos liberar por completo a los estudiantes de esta cuestión del endeudamiento, y realmente concentrarnos en lo que sería mejor para ellos”, añadió el representante universitario.

En 2004, Harvard eliminó los pagos de matrícula para estudiantes de familias con ingresos menores a 40,000 dólares. El año pasado, la escuela elevó ese nivel de ingreso a 60,000 dólares y ofreció descuentos para estudiantes cuyos ingresos familiares eran de hasta 80,000 dólares.

No es la única institución con este cometido. La Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, eliminó los préstamos de sus paquetes de ayuda financiera en 2001-02. Williams College, en Massachusetts, calificada como la mejor universidad de estudios humanísticos por U.S. News & World Report, puso fin a los préstamos a principios de este año.

El senador Charles Grassley, un republicano de Iowa, expresó que tenía la esperanza de que el Congreso renovara su debate acerca de si las casas de estudio ricas deberían estar obligadas a pagar una porción específica del ingreso de la dotación cada año. El presupuesto de Harvard, el mayor que recibe cualquier institución estudiantil del mundo fue, a junio de 2007, de 34,900 MDD.

En septiembre del año pasado, Grassley instó a universidades con altos ingresos a usar una proporción mayor de sus fondos de dotación para la ayuda financiera o para limitar los aumentos en la matrícula.

“Ésta es una gran noticia”, dijo Grassley en un comunicado y “podría inspirar a otras universidades caras a hacer que la matrícula sea más económica’’.

“Toda inversión de esta magnitud requiere canjes, incluso en una universidad con recursos considerables”, comentó James R. Houghton, miembro senior de la junta de gobierno de Harvard Corporation, que dirige la universidad. “Pero las inversiones en la calidad de nuestros estudiantes –al igual que las inversiones en la excelencia de nuestra facultad y la empresa de investigación– ocupan un lugar especial’’.

Ahora ve
No te pierdas