Los mejores MBA de México 2008

El IPADE es la mejor opción para estudiar una Maestría en Administración de Negocios en el país la EGADE, del Tecnológico de Monterrey, y el ITAM, lo secundan, según el ranking 2008 de Expans
Los alumnos de la EGADE, campus Monterrey, llegan seducidos
Alejandra Sánchez Inzunza

Dos veces por semana, Jesús Sotomayor prepara su clase de política empresarial en el Instituto Panamericano de Alta Dirección Empresarial (IPADE). Llega a las 7:00, toma un café y empieza su cátedra. “¿Cómo van a cambiar a México?”, es la pregunta que les hace a sus 80 alumnos del MBA de Alta Dirección. “No se trata sólo de ser directores, sino de tener una actitud de cambio. Hay que crear empresas para crear empleo”, ha repetido el ex director de Telmex.

Estas palabras se quedaron grabadas en la cabeza de Eleonora Pérez Corda, de 26 años, quien llegó al IPADE desde Córdoba, Veracruz, y dejó su trabajo en Sabritas para estudiar una maestría. El esfuerzo valió la pena: en enero firmó un contrato con Johnson & Johnson como brand manager en Mercadotecnia.

Ella fue una de las 10 mexicanas que viajó el año pasado al reclutamiento global que realiza J&J en Orlando, Florida. Ahora, dos meses antes de egresar, ya tiene un trabajo en el que gana el doble que hace dos años. Esto se lo agradece a su MBA en el IPADE, que en el ranking 2008 de Expansión se coloca en el lugar número uno, puesto que el año pasado ocupó la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas del Tecnológico Monterrey (EGADE), sede Monterrey.

La número uno
En nuestro ranking 2008, el IPADE (1) obtuvo 84 puntos en la evaluación global, de un máximo de 100, seguido por la EGADE (2), con 75 puntos y del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) (3), con 73 puntos.

El IPADE lideró gracias a la alta selectividad de sus programas y por las características de sus alumnos en cuanto a su nivel académico y experiencia laboral. Esta institución también sobresale por sus profesores, donde 86% son de tiempo completo (el promedio del sector es de solo 33%).

Si realiza una búsqueda de los perfiles de ejecutivos en Bloomberg, la más grande base de datos de los negocios, 52 altos ejecutivos mexicanos son egresados del IPADE. Ninguna otra escuela del ranking supera esta marca.

Y de hecho, este es su propósito. “Es una maestría pensada en directores”, refiere Rafael Gómez Nava, director del ‘master full time’. “Directores capaces de crear conciencia social. Las empresas no buscan ya a expertos sino a quienes saben dirigir”, explica.

Esta razón fue lo que movió a Guillermo Ortiz Romero a pensar sólo en el IPADE para estudiar su MBA al terminar la carrera de Comunicación en la Universidad Anáhuac. Incluso, con la idea de crear su propia empresa.

El IPADE sostiene su método de enseñanza mezclando el conocimiento práctico con el teórico y apoyándose en el método de caso -un modelo creado en Harvard-. Y lo lleva al límite: su producción anual de casos impresiona, superando, por lejos, al resto de las escuelas.

“El objetivo es que el estudiante pueda desarrollar las habilidades de alta dirección, que le podrían tomar quizá 10 años a través de la práctica. Es un acelerómetro para su carrera”, afirma Gómez Nava.

“En el verano trabajé en una farmacéutica y este método me ayudó a entender cómo funciona una empresa viéndola desde dentro, toda la planeación estratégica y su operación. De esta manera aprendes a ver más rápido el problema de raíz y a buscar soluciones objetivas y rápidas”, dice Eleonora. Ella, no sólo obtuvo experiencia gracias a sus clases. A pesar de que sólo 3% de sus alumnos buscan la movilidad internacional al estudiar en él, ella aprovechó un  intercambio en el IESE de Barcelona.

La mayor parte de los estudiantes que deciden hacer su maestría en esta escuela, buscan ampliar su red de contactos, ya que es considerada la más grande y completa de entre las escuelas locales. En este ítem, el IPADE obtuvo un 9.1 de calificación.


La número 2
Si en algo ninguna escuela le puede ganar a la EGADE, es en la excelencia y preparación académica. Hasta hoy, sigue siendo la institución con uno de los mejores equipos docentes del país y el más activo en términos de producción académica.

Otro de los factores que llenan sus aulas son sus programas de emprendedurismo. Sandra Macías decidió estudiar allí porque quería fundar su propio despacho de contabilidad y obtener las herramientas para ser una buena directora, la empujaron a tomar el MBA de tiempo completo. En este punto no hay quien le gane a la EGADE. Su incubadora de negocios es la que más empresarios produce entre sus estudiantes, y el área de estudios de emprendedurismo es la mejor evaluada de escuelas del ranking, con un 8.7 en una escala del 1 al 10.

Además, Sandra sabía que en caso de no poder cumplir su propósito en el corto plazo, estudiar en esta escuela la ponía en la mira de empresas como Cemex, Famsa o Ternium Hylsa, que reclutan a egresados de esta maestría.

La EGADE tiene otro punto a favor: es una escuela que mira hacia el exterior y busca que sus alumnos se empapen de experiencia internacional. Para ello posee la más extensa red de instituciones con las que realiza intercambio en los cinco continentes, entre las que destacan, por su posición en ranking internacionales, el Instituto de Empresa (IE), la SDA Bocconi y Thunderbird, además de otorgar un título simultáneo con HEC y ESSEC de Francia y ser parte del One MBA con cuatro escuelas internacionales.

La número 3
Cada vez que tomaba clase de mercadotecnia internacional, Ernesto Carballo Herrera se quedaba impresionado. Todos los días, su profesor Dulio Chiesa, un hombre de más de 60 años, les recitaba todas las noticias internacionales. Sabía a la perfección lo que pasaba en cada país europeo. Nunca había visto a alguien con tanta memoria. Este es uno de los recuerdos que tiene más presentes de su MBA en el ITAM.

La escuela es reconocida a nivel internacional por su excelencia académica y su formación en finanzas. De igual modo, los principales reclutadores y directores de recursos humanos del país la eligen como la mejor opción en esa área.

Ernesto escogió esta institución por esa rigurosidad académica y por su alto prestigio. El esfuerzo valió la pena: al entrar él trabajaba en la industria farmacéutica como gerente junior y al terminar el año pasado su Executive MBA, ya contaba con una gerencia senior en la misma empresa. Ahora, en cuatro meses más, arrancará  su propio negocio.

Y no son sólo finanzas las que intervienen. Muchos estudiantes deciden dedicarle esfuerzo y dinero a un MBA en el ITAM para desarrollar su capacidad de liderazgo, comunicación e incorporar el tema de responsabilidad social en su vida laboral  (lo que se conoce como soft skills), considera la maestra Gabriela Alvarado.

El ITAM también brilla en relaciones internacionales. La escuela se ha esforzado no sólo en darles una doble acreditación a sus alumnos, sino que está en proceso de obtener la acreditación de equis, permitiéndole así que la calidad de su programa sea reconocida en todo Europa. Una vez concluido el proceso, formará parte del exclusivo 1% de las escuelas globales en contar con la llamada ‘triple corona’, lo que significa contar con las acreditaciones de las tres instituciones certificadoras de escuelas de negocios más importantes del mundo. Las otras coronas son la de AASCB, organismo norteamericano que asegura la acreditación es Estados Unidos y la Asociación de MBA (AMBA) del Reino Unido. No hay otra escuela que iguale esta marca.

Según el sapo…
Una encuesta realizada por Expansión entre egresados reveló que 32% de los alumnos del IPADE buscan que un MBA mejore sus habilidades y conocimientos, un porcentaje similar se presentó en la EGADE Monterrey. Pero sólo un 3% de los estudiantes del IPADE busca movilidad internacional, porcentaje que se incrementa al 12% en el caso de la EGADE.

La elección dependerá de cómo se concilien las expectativas de los estudiantes con el perfil y fortalezas de cada escuela. Finalmente, la decisión definirá a dónde llegará y cuál será el rumbo del estudiante.

Con información de Gonzalo Aránguiz y Ana Lilia Martínez.

Ahora ve
No te pierdas