¿Quieres ganar más dinero? Discúlpate

Las personas con mayores ingresos son aquellas que saben decir "lo siento", revela un estudio; el 92% de las personas que ganan más de 100,000 dólares pedirían disculpas si son culpables.
El 92% de las personas que se disculparían ganan más de 100,
Anne Fisher

La investigación de mercado está llena de sorpresas, algunas veces arroja conclusiones inesperadas. Es el caso de un reciente sondeo que realizó la tienda online de perlas The Pearl Outlet (www.thepearloutlet.com) que, al preguntar las razones que tenían los clientes para comprar las piedras preciosas, averiguó que un gran número de ellos regalaban las joyas para disculparse, sobre todo ante la esposa o la novia.

Intrigada, la empresa contrató los servicios de la firma encuestadora Zogby International (www.zogby.com) para ahondar más en el asunto.

Cuando los investigadores de Zogby interrogaron a 7,590 estadounidenses, mujeres y hombres, descubrieron que las personas más dispuestas a decir “lo siento” eran precisamente las personas que tenían sueldos más altos en comparación con aquellos que nunca o raramente se disculpaban.

La encuesta reveló que las probabilidades de disculparse tras discutir o cometer un error son dos veces superiores en las personas que ganan más de 100,000 dólares al año frente a las de una persona que gana 25,000 dólares o menos, renuente a pedir perdón. Se solicitó a los encuestados que se ubicaran en ambos rangos de sueldo, también se les preguntó si pedirían disculpas en estas tres situaciones: cuando sentían que eran totalmente responsables del problema, cuando creían que eran culpables sólo en parte y cuando pensaban que eran inocentes.

En los tres casos, “la voluntad de disculparse de una persona era un factor que indicaba casi sin equívoco el lugar que esa persona ocupaba en el rango de sueldos”, de acuerdo al estudio.

Los resultados fueron los siguientes: el 92% de las personas que ganaban más de 100,000 dólares admitió que pediría disculpas si eran culpables, comparado con el 89% de las personas que ganaban entre 75,000 y 100,000 dólares. De las personas que ganaban entre 50,000 y 75,000 dólares el 84% dijo que se disculparía, mientras que de los pertenecientes al rango de entre 35,000 y 50,000 dólares sólo el 72% lo haría. 76% de las personas que percibían sueldos entre 25,000 y 35,000 dólares estaba dispuesta a disculparse y, por último, el porcentaje de las personas que ganaban 25,000 dólares o menos con voluntad de pedir perdón sólo llegaba al 52%.

Más aún, incluso en el caso de considerarse totalmente inocentes, 22% del grupo con sueldos elevados estaba dispuesto a decir “lo siento”, comparado con el 13% de las personas con los sueldos más bajos.

Cualquier estadístico respondería que una correlación tan directa entre la conducta y el ingreso es extremadamente rara pero, ¿qué significa eso? ¿Deberíamos aprender a rogar y pedir disculpas si queremos ganar más? No necesariamente.

Sin embargo, articular de vez en cuando un “lo siento” o un “perdón” es un indicador de buenas habilidades en el trato con las personas, esenciales para ascender en cualquier organización. La conexión entre los ingresos y la voluntad de disculparse “demuestra que la gente exitosa está dispuesta a aprender de sus errores y desean mejorar las relaciones conflictivas” advierte el coach de negocios Peter Shaw.

Terry Shepherd, presidente de la tienda The Pearl Outlet, tiene su propia teoría: “Quizá las personas con altos ingresos se disculpan más porque, como dice el dicho, es mejor pedir perdón que pedir permiso, y las personas ricas no suelen pedir permiso”.

Marty Nemko, autor de ‘Cool Careers for Dummies’, ofrece otra posible explicación al fenómeno: “La gente con ingresos altos tiende a ser más segura y no se muestra a la defensiva cuando es cuestionada o criticada. Se dan cuenta cuando se equivocan y saben que no afectará a su carrera si se disculpan”.

En efecto, tomar este camino -reconocer nuestros fallos y responsabilidades, e incluso aceptar cierta culpa cuando no se justifica- es un rasgo que comparten muchos grandes líderes, porque esa actitud desarrolla la solidaridad entre el grupo.  

Antes de negarte a pedir perdón, pregúntate si una disculpa oportuna puede tener efectos positivos en tu carrera.

Ahora ve
No te pierdas