Presupuesto para principiantes

Ahorrar no es cosa de magia, resulta sencillo si estableces un plan para definir tus gastos; lo más importante al hacer tu presupuesto es ser honesto para que realmente funcione.
Tiempos difíciles exigen un control estricto del dinero. (Ar  (Foto: )
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Alcanzar metas financieras resulta sencillo si estableces un plan que te permita tener control de tu dinero y adecuarlo a tus gastos personales.

Evitar que las deudas te ahoguen no es cosa de magia si no de elaborar un presupuesto, que no es otra cosa que la proyección de tu estado financiero.

Este plan de gastos te permitirá controlar tus finanzas y detectar las fugas de dinero para que puedas definir tus prioridades y ajustar gastos.

Recuerda que para que un presupuesto funciones debe apegarse a la realidad y tomar en cuenta tus gastos regulares (fijos) y establecer un tope para los imprevistos (variables), pues de nada sirve presupuestar cantidades que no correspondan a tu realidad.

Establece un plan

El simple hecho de planear no cambiará la manera en la que gastas pero sí te permitirá conocer de una manera real tus hábitos de consumo y modificarlos.

Según Juan Carlos Pelayo, director de Fóndika y experto en finanzas personales, siempre “debes presupuestar lo que te vas a permitir gastar y no rebasar ese tope” pues de nada sirve delimitar un plan financiero si no se cumple.

Además, debes “determinar cuáles son los gastos necesarios y cuáles puedes reducir. No todo lo que compras son artículos básicos”, señala Pelayo.

Manos a la obra

La parte más difícil de hacer un presupuesto es anotar todos sus gastos pues siempre dejamos cosas de lado.

“Si sabes que cada quincena te compras una blusa, presupuéstala como un gasto fijo. No se vale que trates de hacer trampa en el presupuesto. A medida que te des cuenta en qué gastas tu dinero, podrás modificar y eliminar esas compras innecesarias que son las que arruinan tus finanzas”, comenta Pelayo.

¿Gastos fijos o variables?

Al hacer tu presupuesto debes identificar y clasificar tus gastos en estas dos categorías para que después puedas modificarlos.

Los gastos fijos son los que bajo ninguna circunstancia pueden ser eliminados, como la renta, despensa, gastos de la casa, colegiaturas, etcétera.

Los variables agrupan todos aquellos que pueden variar de  un mes a otro, incluso eliminarse, como comidas en restaurantes, ropa, entretenimiento, entre otros.

Aunque hacer por primera vez un presupuesto resulta una tarea titánica recuerda que la práctica hace al maestro. Verás que conforme pase el tiempo los beneficios de gastar de una manera controlada te permitirán darte esos lujos que ahora sólo puedes conseguir “con el poder de tu firma”.

Ahora ve
No te pierdas