¿Eres joven? Arriésgate para tu retiro

Cuando comienza la vida laboral se necesitan más rendimientos en el ahorro para el retiro; un nuevo régimen destina el ahorro de jóvenes a inversiones más arriesgadas con mayor rendimien
Jóvenes audaces, viejos cautelosos. (Especial)
Regina Reyes-Heroles C.

Es casi ‘irresponsable’ no invertir en Bolsa para asegurar mayores rendimientos en el ahorro para el retiro, sentencia un operador de fondos de inversión. “Tienen a jóvenes en regímenes que le convendrían a gente de mayor edad”, advierte otro operador. El caso es que las autoridades empiezan a reconocer que las afore deberán dar mayores rendimientos para asegurar más recursos para las pensiones de los trabajadores. Al cierre de septiembre de 2007, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) tuvo un rendimiento nominal de 14.6%, mientras que el de las siefore fue de 8.48%.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) presentó un nuevo régimen de las afore, para que el ahorro de los jóvenes, a los que les falta más tiempo para retirarse, se destine a inversiones más arriesgadas pero con mayores rendimientos.

Así, en lugar de sólo dos sociedades de inversión por afore, ahora cada una tendrá cinco sociedades diferentes (ésas llamadas siefore), que podrán destinar los recursos a distintos instrumentos de inversión según los años que le queden al trabajador para retirarse. Mientras más cerca esté del retiro, más conservadora deberá ser la inversión, para no poner en riesgo lo ya ahorrado.

La clave está en el rendimiento y en el tiempo que tenga el trabajador para llegar a su edad de retiro; estos elementos son lo que ahora determinarán la diversificación del portafolio de inversión de las afore. Esto no quiere decir que se le diga adiós a las comisiones, pero serán menos importantes para diferenciarse en la competencia que hasta hoy.

Un porcentaje mayor de los recursos de los trabajadores podrá ser invertido en renta variable y otros instrumentos para garantizar mejores rendimientos a largo plazo.

“En el esquema del año 2000, casi 100% se invertía en títulos gubernamentales, en julio de este año este porcentaje cerró en 68.2%, un cambio de una concertación muy fuerte de títulos gubernamentales a lo que esperamos sea mayor diversificación en las carteras que le den más rendimientos a los trabajadores”, dice Vanessa Rubio, vocero de la Consar.

De cualquier manera, los representantes de otros planes de retiro privado advierten que es necesario complementar la afore con más ahorro, porque, aun con las nuevas reglas, los recursos no serán suficientes para asegurar que durante el retiro el ingreso será equivalente al último sueldo.

A punto del retiro, nada de riesgo
La diferencia para competir se daba por las comisiones. La mayoría de los recursos se invertían en bonos gubernamentales. Ahora, entre más joven, más diversificado el portafolio.

La siefore básica 1, para personas mayores de 56 años, no invertirá en renta variable, sólo en renta fija y valores extranjeros para no exponerlos a una volatilidad que no puedan recuperar por falta de tiempo.

“Según la edad, el riesgo que se permite tomar, pero es un riesgo muy acotado”, asegura Rubio, “estos recursos son para el retiro y deben estar en instrumentos seguros, por eso la renta variable va cambiando”.

Cómo escoger
A partir de marzo de 2008, cuando entre en vigor el nuevo régimen, los trabajadores que tengan afore recibirán un aviso que les dirá en cuál siefore fueron colocados sus ahorros. La siefore se escogerá de acuerdo con la edad. Sin embargo, el usuario podrá elegir una siefore diferente, si no está conforme con la que le tocó. Sólo que hay límites a esta elección.

Una persona de 26 años que por el régimen estaría en la siefore básica 5, puede pedir a su administrador que la cambie a la básica 4, que es más conservadora. Sin embargo, no pueden darse cambios en sentido contrario. Es decir, las personas de 65 años, por ejemplo, no pueden cambiarse para entrar a una inversión más agresiva.

Si hay situaciones coyunturales o turbulencias como las que se dieron a mediados de 2007 en el mercado, el de la básica 5 puede recuperar el rendimiento perdido, pero quienes están en la básica 1, más cercanos a su retiro, pueden no tener el mismo lapso de tiempo para recuperarse.

Dónde invertirán
Las nuevas sociedades tendrán más instrumentos de inversión, muy diferentes a los tradicionales. Incluirán, por ejemplo, inversión en inmuebles, mediante los fideicomisos de inversión en bienes raíces (Fibra), que permiten el financiamiento de construcciones con una expectativa de rentas futuras, como grandes edificios de oficinas que se rentarán en el futuro.

Los Fibra permitirán que proyectos de este tipo sean financiados y a largo plazo darán rendimientos interesantes al ahorro para la pensión de los trabajadores.

También tendrán instrumentos estructurados, es decir, con dos componentes: uno con un rendimiento relativamente seguro y otro con rendimientos mayores, que dependen de un proyecto en específico.

Por ejemplo: podría invertir en una pequeña empresa de Campeche que producirá madera de teca, proyecto que tarda 20 años en madurar. El proyecto emite bonos, que puede comprar la siefore, para obtener rendimientos. Dado el riesgo del proyecto, las ganancias pueden ser muy altas. Sin embargo, para compensar el riesgo, se incluye el componente con rendimientos más bajos pero con mayor seguridad.

De cualquier manera, los proyectos de mayor rendimiento deberán cumplir con estándares muy estrictos.

El máximo que se permite a las siefore invertir en la Bolsa de Valores es de 30%, contra 70% permitido en Chile. A las afore no se les permite comprar acciones directamente, sino que deben adquirir índices accionarios, establecidos por la Consar, con lo que se evita poner todos los huevos en una misma canasta, explica Rubio.

Ahora ve
No te pierdas