Países emergentes, una buena inversión

¿Quién lo iba a pensar?, Latinoamérica y Asia ahora son un buen lugar para invertir con segurid Manuel Balbotín, director de Compass Group asegura que serán los estabilizadores de la economía
Los países emergentes son un buen lugar para invertir. (Espe
Roberto Morán

Invertir en mercados emergentes, como los países latinoamericanos o asiáticos, puede ser un buen refugio ante la crisis financiera desatada en Estados Unidos por los créditos hipotecarios de baja calidad o subprime. Según Manuel Balbontín, director de la compañía latinoamericana de manejo de inversiones Compass Group, ahora los países emergentes “son los estabilizadores de la economía mundial”, a diferencia del pasado.

Balbontín señala que los inversionistas individuales tendrán que diversificarse este año. Deberán buscar nuevos horizontes para que su inversión dé buenos rendimientos, porque la inversión tradicional, en renta fija y de corto plazo, ya no será tan rentable como antes.

¿Hay motivos para seguir preocupados por la crisis de los créditos subprime de Estados Unidos?

Hay que distinguir dos partes. Primero, hubo una crisis de liquidez, los inversionistas se dieron cuenta de que había muchas instituciones contaminadas por la crisis del subprime, bancos o personas que tendrían dificultades para pagar. El mercado, al no poder distinguir de inmediato quiénes tendrían problemas, se congeló. Ese problema de liquidez en gran parte ya pasó. Las autoridades financieras ya reaccionaron, una serie de entidades empezaron a ser más transparentes, de manera que bajó la preocupación de los inversionistas. Los bancos centrales ya bajaron las tasas de interés, el gobierno estadounidense anunció que ayudará a algunos propietarios de hogares. Ésa es la parte de corto plazo. Donde hay un problema de mediano plazo es en la solvencia. Hay muchos dueños de hogares en Estados Unidos que no serán capaces de pagar sus hipotecas. Si bien éste es un porcentaje pequeño del total de hipotecas estadounidenses, eso tendrá un impacto de mediano plazo, porque no se solucionará de la noche a la mañana, puede durar uno o dos años más. Hay créditos que nunca se debieron dar y hay gente que nunca debió tomar esos créditos, pero desgraciadamente se hizo y tendrá un impacto en el mercado inmobiliario, porque habrá muchas casas en venta por liquidación. Esto impactará al empleo y a la confianza del consumidor. Al haber un problema en el valor de la vivienda –una parte del ahorro del estadounidense está en sus casas– hay un problema de confianza. Como consecuencia creo que habrá una desaceleración de la economía estadounidense, lo que impactará a los mercados mundiales. Es una historia que está por escribirse y la vamos a seguir viendo muy de cerca.

¿Cuál es la consecuencia para el inversionista individual?

Lo que estamos buscando es favorecer a los mercados emergentes como alternativa de inversión. Acabamos de lanzar dos fondos, uno en acciones y otro en renta fija, en mercados emergentes. Cuando vemos hacia adelante creemos que los mercados emergentes seguirán siendo líderes del crecimiento mundial, van a ser los grandes ahorristas mundiales. A diferencia del pasado, que los mercados emergentes eran los desestabilizadores del mundo, ahora se ven como los grandes estabilizadores: producen con bajos costos, crecen por arriba del promedio de los mercados desarrollados y buscan más apertura comercial.

¿La baja en tasas de interés hará que se busquen más alternativas?

Hay dos cosas que harán que los inversionistas busquen alternativas a la renta fija. Una es que, al bajar las tasas, los rendimientos que pueden obtener en el corto plazo no son tan atractivos como en el pasado. Y si a esto se le agrega que hay mucha mayor estabilidad, por las condiciones políticas y económicas de diversos países, y muchas más alternativas en los mercados globales, se generan más posibilidades de encontrar mejores retornos de reducir el riesgo al diversificar las inversiones en el portafolio.

¿Cómo lograr que los inversionistas se acostumbren a buscar otras alternativas, además de renta fija?

Es parte del proceso. Cuando vemos la historia de muchos otros países, las alzas y bajas de los mercados bursátiles hacen que un porcentaje importante de las inversiones se vayan hacia instrumentos muy conservadores. En la medida en que el país se va desarrollando, hay más estabilidad económica y política, los inversionistas comienzan a ver que hay mejores potenciales de inversión, tanto en acciones como en otros mecanismos de renta fija, y entonces se empieza a desarrollar el mercado. Se dan dos cosas: un aumento importante de los porcentajes de inversión dedicados a acciones y un incremento en la diversificación. Además se da una serie de nuevos vehículos de inversión y nuevas entidades. En los mercados desarrollados, además de los bancos surgen otras empresas especializadas, como Compass, que ofrecen productos novedosos. En Estados Unidos, hace 20 años, 95% de los ahorros en fondos de inversión eran controlados por los bancos. Ahora, más de 70% de los fondos son de manejadores independientes. Se da un gran traspaso de los depósitos bancarios tradicionales a nuevas formas de inversión, primero, de renta fija de corto plazo, después, de mediano plazo y luego, a acciones.

Ahora ve
No te pierdas