Cómo ser un buen jefe

¿Qué hace a un jefe, uno bueno, según los trabajadores? Hay tres claves que observan los emplea los peores jefes son aquéllos que le ponen demasiada atención a las minucias.
Un buen jefe resulta en empleados entusiastas y mejores resu  (Foto: )
NUEVA YORK -

Después de 34 años de hacer encuestas de actitudes y de preguntar a miles de empleados sobre su trabajo, David, Sirota, sabe lo que tus subordinados quieren.

“Una gran parte de lo que hacen los jefes es desechar cosas para sus empleados, ayudarles a que hagan su trabajo al removerles obstáculos. Esto no es lo mismo que ‘asegurarse de que hagan su trabajo’ incrementando la ansiedad, pues ya hay muchos ansiosos”, dijo David Sirota de Sirota Survey Intelligence, una empresa de investigación en Nueva York.   Con la ayuda de dos co-autores, Sirota ha sumado los descubrimientos de su empresa un un nuevo libro titulado “The Enthusiastic Employee: How Companies Profit by Giving Workers What They Want”.

En cuanto al tema de entender cómo es un buen jefe, Sirota es un experto. Estas ideas que tiene te pueden ayudar.

Un buen director o encargado sabe cómo se sienten sus empleados al respecto de su trabajo. Puedes entender lo que tu personal quiere, pero ¿sabes qué motiva cada uno?

La primera pregunta es: ¿Qué hace a un jefe, uno bueno, según los trabajadores?

Las investigaciones de Sirota encontraron tres metas de los asalariados: Justicia, es decir, sentirse reconocidos y recompensados por lo que contribuyen; quieren sentirse orgullosos de la empresa en la que laboran; y buscan camaradería, es decir, buenas relaciones y sentirse que forman parte de un equipo.

Una cosa que todos los malos jefes hacen es logran que las personas se sientan inseguras sobre su trabajo. Además, son muy capaces de tratar a los empleados como niños o criminales en vez de adultos responsables.

Los peores jefes son aquéllos que le ponen demasiada atención a las minucias. Por ejemplo, cuando los trabajadores deben levantar la mano para ir al baño.

Una de las quejas más comunes que Sirota observa es que no se reconocen o agradecen los logros o los puntos positivos de un asalariado y siempre se les regaña por los errores.

Digamos que no entiendes, como jefe, por qué es necesario que haya entusiasmo en el lugar de trabajo. La respuesta es sencilla. Hay evidencia de que el estado de ánimo de los trabajadores está directamente relacionado con el rendimiento de la compañía, incluyendo el precio de sus acciones. El jefe directo es responsable de cómo cada empleado trata a los clientes de la empresa. Una persona de servicio que trata mal a sus consumidores es resultado del trato que el jefe tiene con sus trabajadores.

Ser un buen jefe y entender qué es lo que motiva a tus empleados tiene repercusiones en la reputación de tu empresa. Un asalariado que adora su trabajo hace que un consumidor adore a la empresa.

La mejor forma de saber si eres un buen jefe o uno malo es pedir a tus empleados que te den sus comentarios. Es por esto que las evaluaciones de 360 grados son tan importantes, pues dan a las personas la posibilidad de ofrecer críticas constructivas. Ahora, si tu empresa no tiene un programa formal de evaluación, lo puedes hacer tú solo. Te recomendamos que preguntes con precaución, pues por lo regular los empleados le tienen miedo a ser honestos con sus superiores.

 

Ahora ve
No te pierdas