Asegura tu trabajo frente a una fusión

La adquisición o fusión de dos empresas puede ser una ventana de oportunidad para los empleados un movimiento corporativo de estas características generalmente viene acompañado de recortes.
No te asustes, una fusión puede ser una oportunidad en tu ca
Regina Reyes-Heroles C.
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Uno nunca sabe para quién trabaja y menos en medio de la ola de fusiones y adquisiciones que cambian constantemente el mundo corporativo y, por ende, el entorno laboral.

En México, durante 2006 se llevaron a cabo 151 fusiones y/o adquisiciones equivalentes a 12,753 millones de dólares. Un año antes, sólo se fusionaron 92 empresas.

Una fusión o adquisición entre compañías implica que algunos puestos laborales, de un segundo a otro, se dupliquen. En el caso de gerencias y jefaturas, es probable que una fusión envuelva la desaparición de algunos puestos.

“Cuando una empresa compra otra en realidad está comprando capital humano, financiero y físico. (…) Los empleados deben entender que es un momento de oportunidad y, al mismo tiempo, de riesgo. La recomendación es tomarlo positivamente y saber que de nada sirve pelear en contra de las integraciones, porque van a ocurrir. Los empleados deben sumarse al proceso y colaborar con él para que sea exitoso”, dijo el director de Fusiones y Adquisiciones de América Latina para Mercer, Daniel Nadborny.

Donde hay riesgo hay oportunidad. Si tienes una buena estrategia y preguntas los aspectos claves de la fusión, ésta podría ser una oportunidad inigualable para avanzar tu carrera. No hay que tenerle miedo a estas transacciones.

Muchos directivos, gerentes o empleados creen que cuando la empresa en la que trabaja anuncia una fusión, hay altas probabilidades de que su trabajo cambie o, incluso, que desaparezca. Olvidan, pues, que podría significar también una posibilidad de avanzar en la escalera laboral.

Según Nadborny las tres principales preguntas que un empleado debe hacer y que una empresa que anuncia una fusión debe contestar son:

1. ¿Tendré trabajo después de la fusión?, ¿Está mi trabajo en riesgo?

2. ¿Si tengo trabajo, en qué condiciones?, ¿Quién es mi jefe y cuál es mi rol?

3. ¿Qué potencial de trabajo y de carrera voy a tener en esta nueva organización?

Si la empresa planea desde el anuncio de la fusión cómo serán las condiciones de trabajo para sus empleados después de la transacción, tendrá mejores resultados. Los empleados, por su parte, al unirse a la nueva estrategia de trabajo y tomar la fusión como un elemento positivo podrán encontrar nuevas oportunidades y avanzar en su carrera.

La globalización y una mayor confianza en la economía mundial han resultado en más y más fusiones y adquisiciones empresariales. Este fenómeno no se puede detener y los mercados emergentes como México pueden agregar valor a sus negocios gracias a las fusiones. Sin embargo, uno de los aspectos que se deben tomar en cuenta es la importancia de los recursos humanos dentro de la transacción. El éxito de ésta depende del capital humano que tengan las empresas que se encuentran en la negociación.

 “No considerar el capital humano como un factor crítico para el éxito a la hora de realizar adquisiciones fue el principal problema por el cual éstas no fueron exitosas” dijo Nadborny.

Ahora ve
No te pierdas