Verdades sobre el seguro de desempleo

Existe un vacío en las pólizas de desempleo, lo que hace que sean difíciles de cobrar; el seguro no aplica si el trabajador renuncia y el empleado necesita una carta de finiquito.
La población de escasos recursos se verá beneficiada por los
Lourdes González Pérez

María contrató un crédito hipotecario que incluye un ‘seguro contra desempleo gratis’. Dudó de que no tuviera costo y supuso que estaría oculto en la tasa o en las comisiones, pero finalmente se alegró de tenerlo, si bien confiaba en que no fuera necesario usarlo, pues esperaba conservar su trabajo, donde tenía ya 14 años de antigüedad.

Para su mala suerte, no fue así. A los dos meses de haber contratado el crédito, fue despedida sin recibir liquidación y lleva dos meses intentando hacer efectiva su póliza. 

La inclusión del seguro de desempleo relacionado con créditos hipotecarios (los hay también para créditos personales y para tarjetas de crédito) se generalizó más o menos hace dos años, dependiendo del banco.

Lo que María ha descubierto es que requiere una carta de finiquito, que no ha recibido por estar en juicio con su empleador, o el laudo de la junta local de Conciliación y Arbitraje, que también sirve de comprobante, pero puede tardar unos ocho meses en ser emitido. 

Como no ha conseguido ninguno de esos documentos, tiene que continuar el pago del crédito, con su dinero o el de sus aportaciones al Infonavit, porque éstas sirvieron para respaldar el préstamo.

Por institución

Los bancos no revelan cuánto cuesta el seguro y dicen que ellos lo absorben. Juan Carlos García, director de Servicios Personales de ACE Seguros, aclara que se integra en el costo total. Argumenta que el beneficio compensa el gasto, porque ayuda a reducir la cartera vencida. Esta compañía es responsable del seguro de desempleo para créditos hipotecarios con Su Casita, Crédito Inmobiliario, FinPatria, Santander, Scotiabank y espera empezar con HSBC. 

Bancomer, el mayor colocador de créditos hipotecarios en el mercado, tiene alrededor de 200,000 empréstitos que incluyen un seguro de desempleo.

El seguro no aplica si el trabajador renuncia a su empleo, aunque hay aseguradores que hacen excepciones. De acuerdo con García, “es exageradamente fácil cobrar el seguro”. Se requiere copia de liquidación o finiquito, identificación, baja del Seguro Social y una tabla de amortización para saber en qué mensualidad va el pago. El tiempo de cobertura es limitado. Por ejemplo, los seguros de Bancomer pagan un máximo de 18 meses (repartidos en periodos de seis), los de Santander, hasta 12, y los de GE Money, seis. 

Existe un gran vacío en las pólizas: no definen qué pasa si la empresa no da liquidación porque no hizo el despido con todas las de la ley. María tendrá que esperar.

Ahora ve
No te pierdas