¿Sobrevivirán empresas sin prestaciones?

Las compañías que eliminen los estímulos para sus empleados estarán en crisis a corto plazo; el personal capacitado emigrará con aquellos que otorguen mejores condiciones laborales.
Sólo una de cada cuatro empresas tiene esquemas de retención  (Foto: )
Juliana Fregoso
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

Las empresas que opten por eliminar prestaciones a sus trabajadores o que simplemente decidan no otorgarlas como una estrategia para reducir sus gastos de operación tendrán graves problemas en el corto plazo porque no habrá gente dispuesta a trabajar en ellas, auguró Enrique Pérez, director de Servicios de Información y la Práctica de Compensación de Hay Group México.

Recordó que este año arranca la anunciada “Guerra del Talento” que se caracterizará por la falta de personal capacitado en el mercado laboral y serán aquellas empresas que otorguen las mejores condiciones laborales las que atraerán a los empleados más calificados.

Indicó que si se toma en cuenta que sólo una de cada cuatro empresas tiene esquemas de retención de empleados, el camino por recorrer aún es mucho, sobre todo en lo que se refiere a las pequeñas y medianas empresas.

“(Las empresas que no den prestaciones) pueden tener una solución puede ser de corto plazo, pero para sobrevivir en el mercado todas deben de implementar políticas de retención que no estén ligadas al sueldo y más si tienen planeado crecer en el futuro, porque nadie querrá trabajar en una empresa que no otorga estímulos, la retención de la gente es clave”, advierte.

Indicó que hasta ahora, en el caso mexicano, mucha gente ha permanecido en empresas que no otorgan prestaciones ante la falta de empleos calificados, pero la crisis del talento cambiará el panorama incluso en nuestro país.

Consideró que a pesar de que este año entraron en vigor elementos impositivos que obligan a los negocios a pagar más al fisco, es posible diseñar esquemas en los que se otorguen estímulos al trabajador, citó el caso de los planes de pensiones en las grandes empresas, mismos que se están diseñando con aportaciones bipartitas para que la empresa no tenga cargas extensas y el trabajador no se quede sin esta prestación.

“Ahora son planes en los que el empleado participa, la empresa también y cuando el empleado se retira se lleva su dinero. Tiene una tendencia creciente el estar poniendo planes de pensiones con esta estructura”, comentó.

Otro error que no deben cometer las empresas, estimó, es despedir trabajadores para evitar los altos costos de nómina, ya que el “personal que despidas hoy, te hará falta mañana”.

Señaló que los paquetes generales de pago en México tradicionalmente tenían pequeñas prestaciones para los trabajadores, pero ahora la tendencia es que el esquema de contratación de un trabajador se integre por una compensación base, un bono de corto plazo y un bono de largo plazo para ejecutivos y las prestaciones sociales.

“Todos están buscando alguna manera de medir la productividad, desde luego no es tan fácil en áreas administrativas y lo que las empresas están tratando de tener mejoras en costos en general. Casi todas están mejorando sus sistemas para medir el desempeño de los empelados y paulatinamente han puesto este tipo de programas en puestos gerenciales, ahora ya se aterriza a los operativos”, concluyó.

Ahora ve
No te pierdas