11 maneras de conservar tu empleo

En épocas de recesión económica hay que poner las barbas a remojar; no formes parte de las filas del desempleo. Aquí algunos consejos para ayudarte a afianzar tu p
Convierte tus debilidades en fortalezas y afianza tu empleo.
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si creías que la desaceleración de EU afectaba sólo a las grandes empresas e inversionistas, estás equivocado, este fenómeno económico puede ser el causante de que tu empleo se tambalee.

Según cifras del Banco de México, este 2008 se crearán 620,000 empleos, es decir, 136,000 puestos menos que en 2007; por lo que si eres uno de los afortunados que cuenta con uno, lo mejor será que trabajes para mantenerlo.

Aunque conservar el empleo depende en gran medida de la productividad, “ante los cambios de reestructuración de una empresa no hay nada qué hacer, pues va más allá de las capacidades de los empleados”, señala en entrevista Mateo Cuadras, director General de Bumeran.com.mx.

“La mayoría de los grandes cambios en las plantillas laborales escapan a los trabajadores, pues dependen de cambios externos”, confirma Edgar Arreola, director de Mercadotecnia de la bolsa de trabajo OCCMundial.com.

Sin embargo, existen una serie de recomendaciones que, si bien no garantizan un blindaje total para conservar tu trabajo, “sí ayudan a afianzar tu puesto”, afirma Alina Landa, gerente de Reclutamiento de Manpower.

1. Enfócate en tu desarrollo

“La tendencia en las empresas es afianzar tus competencias organizacionales, es decir tus fortalezas”, señala Landa.

Lo primero es buscar tu desarrollo mediante las áreas de oportunidad, es decir, si no quieres quedarte atrás comienza a capacitarte.

Existen diversas maneras de capacitación y pueden ir desde los cursos, hasta libros especializados o explotar tu experiencia profesional (habilidades, trabajo en equipo, liderazgo, etc).

2. Vigila tu nivel productividad

Haz un alto en el camino y pregúntate: ¿para qué me contrataron? Responde y enfócate en analizar tu ‘productividad en relación a la misión para la que fuiste contratado.

En la medida de que cumplas con esta disposición, puedes asegurar mejor tu trabajo.

3. Conviértete en un buen empleado

“Nosotros definimos a un buen empleado como la suma del conocimiento con las actitudes”, afirma el director de Bumeran.com.mx.

Para lograr este equilibrio debes enfocarte en agregar a tus aptitudes, preparación y experiencia el trabajo en equipo y ganas de aprender, es decir, se propositivo.

4. Fortalece tus debilidades

Contrario a lo que se piensa, tus debilidades pueden ser un gran aliado, si sabes explotarlas.

“Subsanar tus deficiencias a través del trabajo y autodesarrollo envían a la empresa el mensaje de que eres un elemento valioso e importante de conservar”, explica Mateo Cuadras.

Por ejemplo, si te cuesta trabajo relacionarte con los demás, empieza a participar proactivamente en las reuniones de trabajo e intercambia ideas, integra a otras áreas y genera proyectos; la clave es que hagas notar tu presencia de una manera propositiva.

5. Especialízate

Debes enfocarte en mejorar tus conocimientos, piensa que si eres especialista en tu área de trabajo serás más difícil de reemplazar.

“Las organizaciones actualmente invierten en retener el talento humano”, afirma la especialista de Manpower.

Tener conocimientos especializados tiene otra gran ventaja: al tener la sartén por el mango, serás tú quien pueda darse el lujo de decidir entre ofertas mejores o permanecer en tu actual puesto de trabajo.

Los cursos de capacitación y desarrollo, así como la actualización de conocimientos son una parte fundamental para lograr este punto.

6. Sé disciplinado

En una época donde el trabajo se cotiza alto, el peor error que puedes cometer es ser indisciplinado.

Así que llegar siempre tarde y pedir esas vacaciones que tanto ansiabas, son dos cosas que pueden esperar, a menos que quieras que durante tu ausencia tu puesto sea reocupado.

Siempre se puntual y ordenado.

7. Enriquece tu puesto

Se creativo. El perfil del puesto siempre es frío, pero recuerda que tú puedes hacerlo tan grande como desees, todo depende de tu creatividad y empuje.

Si quieres conservar tu empleo, lo mejor será mantenerte alerta para mejorar tu puesto y tomar la iniciativa de la capacitación.

Si tienes ideas que puedan generar mayores ganancias a tu empresa y reducir costos, éste es el momento de darlas a conocer.

8. Enfócate en los resultados

Las empresas tienen cada vez más controles en la productividad de la gente.

“Generalmente los primeros candidatos para abandonar un puesto son aquellos cuya productividad no resulta rentable para la compañía”, señala Cuadras.

Por ello debes darle mayor importancia a los números y valerte de toso los medios que la empresa te proporciona para alcanzar tus metas.

Si tienes propuestas para mejorar algún proceso, ésta es la hora de hablar.

9. El empleado ideal

Un estudio de Manpower refiere que lo que más buscan las empresas hoy en día es el trabajo en equipo, alto nivel de liderazgo, toma de decisiones y comunicación efectiva.

Si cumples con estas competencias y además las desarrollas, tus áreas de oportunidad se convertirán en fortalezas que te podrán garantizar la permanencia en tu empleo.

“Existen empleados que poseen conocimientos extraordinarios, pero que por no tener una buena relación con sus compañeros han sido despedidos”, comenta Mateo Cuadras, así que nunca desdeñes la importancia del trabajo en equipo y la comunicación efectiva.

10. ¡No te quejes!

Si eres de los que se quejan todo el tiempo, cometes un gran error.

Diversos estudios han demostrado que un empleado feliz tiene un mejor desempeño y tu jefe lo sabe, recuerda que nadie quiere entre sus filas a un malhumorado.

Así es que si te quejas todo el día, lo más probable es que tu jefe piense que al despedirte te está haciendo un gran favor, ¿tú lo crees?

11. Prepárate para lo peor

Si a pesar de tus esfuerzos crees que un despido es inminente, no te quedes con los brazos cruzados.

Comienza por actualizar tu CV y comenzar a sondear a tus amigos sobre posibles ofertas de trabajo. No olvides actualizar tus redes laborales, por si acaso.

Ahora ve
No te pierdas