Metlife se ampara contra el REUS

La empresa consideró que su aseguradora y su Afore deben tener el derecho de ofrecer sus produc las personas inscritas en el Registro son las que no quieren recibir llamadas promocionales.
A la fecha unas 45,955 personas se han dado de alta en el Re  (Foto: )
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Hasta la fecha la aseguradora y la Afore de Metlife son las únicas instituciones financieras que han interpuesto un recurso de amparo contra el Registro Público de Usuarios (REUS), que comenzó a funcionar en diciembre; informó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Metlife argumentó que el nuevo padrón de usuarios que no quieren recibir publicidad de instituciones financieras viola “los artículos quinto y séptimo de la Constitución, que es básicamente relativo a la garantía que goza todo individuo de poder desarrollar libremente su actividad empresarial”, explicó el vicepresidente Jurídico de la Condusef, Horacio Castellanos.

Agregó que adicionalmente Metlife consideró que la Ley de Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, donde se prevé la creación del Reus, sólo aplica a las instituciones de crédito.

No hubo nadie disponible en Metlife de inmediato para comentar sobre el amparo interpuesto.

El REUS es un padrón gratuito en el que se anotan los usuarios que no desean que su información se utilice para recibir publicidad, promoción o telemercadeo de bienes, productos y servicios que ofrezcan las instituciones financieras.

A través de este instrumento se pueden restringir las llamadas hasta a dos números telefónicos particulares y dos laborales, fijos y móviles, y a correos electrónicos.

Hasta enero cerca de 23,000 personas habían optado por no responderle el teléfono a las ofertas de los bancos y demás instituciones financieras, mediante su inscripción en el Reus.

Para que el registro funcione es necesario que quienes no quieran recibir las llamadas se registren, por un lado, y por el otro, que las empresas que ofrecen los servicios compren la base de datos.

Pero hasta el momento sólo HSBC, ACE Seguros, Santander y Ahorro FAMSA, han comprado el Registro.

La ley establece un plazo de 30 días de que se registra el número de teléfono, para que la persona quede protegida contra las llamadas.

El consumidor puede denunciar a la compañía que pasado ese término, le llame otra vez, y las dependencias gubernamentales pueden multar a las empresas.

Ahora ve
No te pierdas