Estacionamientos vedan pedir factura

Las empresas utilizan diversas técnicas para dificultar la obtención del comprobante fiscal; van desde la negativa, hasta la pérdida de tiempo y el traslado a ubicaciones distintas.
Los estacionamientos utilizan diversas tácticas para no entr
Verónica Gálán
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

V. asistió a un evento en el Centro de Arquitectura y Diseño (CAD) de la capital mexicana y al salir solicitó en el estacionamiento operado por Bengala Valet una factura, la cual le fue negada, ya que, según el valet, estos comprobantes fiscales deducibles de impuestos sólo se podrían entregar en otra ubicación a varios kilómetros.

Al llamar por teléfono a la empresa, la explicación para negar el comprobante fue que el servicio se prestaba en la calle y requerían llevar un control de la facturación, por eso no podían emitir facturas en el punto donde prestaban el servicio.

Sin embargo, conforme a lo previsto en ley, “las personas que enajenen bienes o presten servicios en establecimientos abiertos al público en general, deberán expedir comprobantes por las operaciones que realicen y que reúnan requisitos fiscales”, explicó el Servicio de Administración Tributaria.

Dicha obligatoriedad se encuentra prevista en el artículo 29, sexto párrafo, 83 fracción VII y 84 fracción IV del Código Fiscal de la Federación (CFF).

En otros estacionamientos la negativa no es el obstáculo para acceder a estos comprobantes fiscales, sino la distancia que hay que cruzar y el tiempo que se requiere para poder conseguir una factura.

Fernando, por ejemplo, acudió a un evento en el WTC de la Ciudad de México, al salir y pagar en la máquina automatizada escuchó cuando otra persona preguntaba a dónde podía acudir para pedir factura y optó por irse sin el comprobante, ya que desde el punto donde él estaba fácilmente se llevaría hasta 20 minutos en llegar a la oficina administrativa y pedir la factura.

El director de Operaciones de Ranver, Francisco Álvarez, explicó que no se podían colocar diversos puntos de facturación en las distintas salidas del estacionamiento porque los comprobantes fiscales deben ir foliados, por lo que era necesario centralizar su emisión.

 “Yo tengo el folio del 1 al 50, y tengo cinco salidas, pues yo no puedo dar en la salida uno facturas del 1 al 5 y en la dos del 6 a la 10, en la 3 de la 11 a la etcétera, porque se pierde ese consecutivo, y a lo mejor en una caja en todo el día no piden factura”, detalló en entrevista el directivo de la empresa que opera el estacionamiento.

Empero, conforme a lo previsto en la Miscelánea 2.4.18, Ranver podría contar con comprobantes fiscales, con diferentes números de series, para cada una de sus salidas.

“Lo que procede es que por cada uno de estos puntos de salida emitas unas facturas con distinta serie (…), eso te lo permite la misma ley, el mismo CFF te establece que tu puedas emitir cuantas series tu quieras”, detalló por su parte el socio de Impuestos de KPMG, Miguel Ángel Temblador.

“Pueden expedirse comprobantes con diferentes números de serie”, coincidió en entrevista la catedrática de la Universidad Panamericana (UP), Olga Ávila Sandoval.

Otro caso es el del estacionamiento de la Torre Mayor, en el Distrito Federal, donde la empresa PARE presta el servicio en una ubicación y después hay que moverse a otro edificio en la misma cuadra para adquirir la factura. No hubo nadie disponible en la empresa para comentar sobre el tema.

El catedrático de la Universidad Anáhuac del Sur (UAS), Rogelio Castillo, consideró que los traslados largos y el tener que moverse a otros edificios para solicitar el comprobante fiscal desincentiva la petición de facturas y también repercute en un mal servicio al cliente.

“Es una desincentivación total, porque pierde uno más tiempo”, dijo.

Ahora ve
No te pierdas