El dolor cuesta 2,500 mdp a empresas

Los trabajadores mexicanos solicitan en promedio ausencias de 20 días al año por dolencias; se prescriben anualmente 30.6 millones de recetas sólo de analgésicos, que cuestan 17,000 mdp.
Las cefaleas son de los dolores que más se padecen. (Dreamst  (Foto: )
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El dolor hace que una persona económicamente activa falte a su empleo 20 días al año en promedio, lo que equivale a una pérdida global de 2,500 millones de pesos anuales para las empresas que operan en México, dice el Especialista en Traumatología y Ortopedia José Luis Sánchez Mejía.

Este padecimiento es una de las primeras causas de incapacidad laboral en el país, pues el 80% de las consultas médicas se relacionan con el dolor.

“Ocho de cada diez pacientes acuden por dolor, el 20% restante va al médico por causas relacionadas con la hipertensión, infecciones, diarreas, etc”, dice Sánchez Mejía.

Las pérdidas aumentan cuando se toma en cuenta que cada año se prescriben 30.6 millones de recetas exclusivamente de analgésicos, que tienen un costo total de 17,000 mdp.

De acuerdo con el médico del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en base a cifras del instituto, de los 50 millones de derechohabientes, los que se incapacitan por dolor se ausentan en promedio 20 días de su trabajo.

Además, el lunes es el día con mayor ausencia laboral a causa de dolores, dice la ex presidenta de la Asociación Mexicana para el Estudio y Tratamiento del Dolor, Sara Bistre.

El 20% de las personas pierde su trabajo como consecuencia directa del dolor, otro 20% dice que sus compañeros no los entienden y se enfrentan a problemáticas importantes en el área de trabajo, a decir del ortopedista.

Peor aun, más del 40% de la población padece algún dolor crónico.

Anatomía del dolor

Este padecimiento afecta de manera diferente según el tipo de trabajador.

“Para focalizarlo hay que tener en cuenta el grupo de edad de los empleados”, dice la doctora Sara Bistre.

Por ejemplo, en mujeres de entre 20 y 40 años, que son las más productivas, la incapacidad por dismenorrea es una de las causas más importantes de ausencia laboral y pérdida en dinero para la empresa.

“Casi nadie habla de ella, pero se vive diario en la organización, además es recurrente porque se padece cada mes”, dice la doctora especialista en tratamiento del dolor.

En cuanto a dolores agudos recurrentes , la cefalea (dolor de cabeza) y migrañas son los más frecuentes y causan incapacidad mínima de un día.

Otra son dolores lumbares agudos, sobre todo en fines de semana, que es cuando las personas hacen ejercicio o actividades que no realizan en días laborales.

Además están los problemas dermatológicos por exposiciones a rayos del sol.

A decir de Bistre, el padecer dolor afecta directamente en la productividad del empleado: “Alguien que no se siente bien, evidentemente no puede trabajar bien”.

El mal del oficinista

Para los oficinistas el dolor más recurrente es la lumbalgia (dolor de espalda) por sentarse tanto tiempo frente a la PC.

Además está el que afecta el área de las manos, incluyendo dedos y codos por el manejo continuo del mouse.

La doctora Bistre estima que en los últimos 5 años estos padecimientos se han incrementado en un 20%.

¡Evítalo!

El mejor remedio es la medicina preventiva, que ayuda a evitar el dolor antes de que éste se presente.

Recuerda que una postura mantenida, tanto de pie como sentado, es motivo de dolor lumbar. Además es recomendable mantener un peso adecuado. En cuanto a los dolores de cabeza, lo principal es detectar las causas para evitarlos.

Si estás mucho tiempo sentado:

  • Mantén la espalda erguida y alineada, con los talones y las puntas de los pies apoyados en el suelo. Si tus pies no llegan al suelo, coloca un taburete para posarlos.
  • Apoya tu espalda firmemente contra el respaldo de la silla, si es necesario utiliza un cojín o una toalla enrollada para la parte inferior de la espalda.
  • Siéntate lo más atrás posible, apoyando la columna firmemente contra el respaldo.
  • Al estar sentado frene al escritorio, procura que tu silla esté próxima, para evitar inclinarte demasiado hacia adelante.
  • El tamaño es adecuado si el tablero te llega, una vez sentado, a la altura del esternón.
  • Evita los asientos blandos, los que no tengan respaldo y aquellos que te queden demasiado grandes o pequeños.
  • Igualmente evita sentarte en el borde del asiento, ya que dejas la espalda sin apoyo, o hacerlo inclinando y desplazando el peso del cuerpo hacia un lado.
Ahora ve
No te pierdas