Al mal tiempo, nueva cara

Consejos para recuperarse y mejorar el portafolio después del tropezón de los mercados financie expertos recomiendan a inversionistas rebalancear su cuenta para enfrentar los altibajos de la
El ahorro brinda buena protección ante la crisis. (Dreamstim
José Manuel Martínez

La mañana del martes 22 de enero, los teléfonos de los ejecutivos de cuenta de casas de bolsa y operadoras de fondos sonaron más que otras veces. Miles de personas llamaban preocupadas por sus ahorros. El día previo, la Bolsa Mexicana de Valores cayó 5.35% por las evidencias de una probable recesión en EU.

Los inversionistas, desde aquél con un fondo de 10,000 pesos, hasta los más grandes con participación accionaria directa, vieron cómo en los primeros 21 días de este año se borraron las ganancias en Bolsa de todo 2007.

La recomendación de los ejecutivos de cuenta ante las preocupaciones de sus clientes fue: rebalancear el portafolio, es decir, adecuarlo para enfrentar los altibajos.

La volatilidad llegó a tal grado que un día después del desplome, el mercado recuperó 6.35%, la mayor alza en casi dos años. Si alguien hubiera rebalanceado por su cuenta, y si entendiera ese rebalanceo como salirse de las inversiones que ha perdido, habría desaprovechado una gran oportunidad.

“También hay que ser bastante certeros a la hora de rebalancear los portafolios, no te vayas a precipitar; hoy pareciera que tener liquidez es lo que premia”, explica Jorge Pérez Sámano, director de Asset Management de BBVA-Bancomer.

Para rebalancear no hay una receta única, explica Juan Musi, director patrimonial de Prudential, a quien los inversionistas le preguntan fórmulas para refugiarse de la tormenta.

Musi comenta que si alguien compró en la Bolsa Mexicana de Valores cuando su principal indicador estaba en 30,000 puntos, lo recomendable es no salirse de allí cuando menos hasta que recupere su nivel. Es decir, que si alguien entró en los 28,000 puntos, incluso en los malos meses de principio de año ya podría salir con ganancia.

Agrega que para rebalancear hay que analizar cuáles inversiones se vuelven más seguras en tiempos tan volátiles como éstos, pero también mantener claros los objetivos de inversión: si no se necesita el dinero ahora, mejor no salirse de la Bolsa hasta que se pueda obtener ganancias.

Al igual que cuando un inversionista decide en qué invertir la primera vez, al rebalancear su portafolio debe fijar su perfil y el grado de riesgo que puede tolerar.

Primera recomendación
Los operadores y manejadores de fondos lo primero que recomiendan es aumentar posiciones en deuda de corto plazo, invertir una parte en fondos de cobertura y reducir la participación en Bolsa, si se necesitará pronto el dinero. Si se puede esperar al largo plazo, los estrategas consideran la Bolsa (sea mexicana o extranjera) como una de las mejores opciones de inversión.

El rebalanceo de portafolios también depende de cuánto tiempo se quiera tener invertido el dinero, es decir, cuándo será requerido.

Para un horizonte a seis meses habrá que esperar definiciones de la crisis en Estados Unidos, qué tan profunda es la desaceleración, pero sobre todo, cuánto tiempo podría durar. De ahí que el rebalanceo del portafolio consista en tener mayor liquidez, por lo que la sugerencia es mantener entre 50 y 60% en deuda de corto plazo, 10% en deuda mexicana de largo plazo, 15 o 20% en Bolsa y empezar a acumular algo de cobertura, es decir, en dólares o euros.

Algunas casas de bolsa recomiendan a sus clientes comprar dólares cuando el tipo de cambio llegue por abajo de 10.60 pesos por dólar, porque al final del año se espera que la moneda estadounidense tenga una revaloración.

Por el momento, las tasas de interés de la deuda mexicana se mantienen casi cinco puntos por arriba de las de la deuda del Tesoro de Estados Unidos, debido a que la Reserva Federal ha bajado sus tipos de interés para impulsar su economía.

“Actuando con más sentido común que otra cosa, compro lo que a mi juicio hoy pareciera estar barato, que a mi juicio es el dólar, reduzco mis posiciones donde al parecer hay pocas oportunidades que suban, que en este momento es la Bolsa, y mantengo el resto en inversiones con liquidez (que se pueden sacar sin pérdidas en el corto plazo) para aprovechar lo que pueda venir”, dice Pérez Sámano, en lo que podría ser un resumen de los principales consejos para el momento.

Protección
Un inversionista que sigue esos consejos es considerado más conservador, pues busca la protección; pero esa protección incluso aplica para clientes que asumen un mayor riesgo, como comenta Humberto Romero Lois, director de Mercadotecnia y Productos de Inversión de American Express Banca Patrimonial: “La alternativa es la diversificación en mercados como el brasileño o el asiático, que tengan una expectativa más acelerada o volatilidad menos fuerte”, explica.

Esta distribuidora de fondos ve el rebalanceo desde dos perspectivas: la revisión de sus productos, por ejemplo, en un portafolio moderado tiene 30% en renta variable y 70% en renta fija, pero se puede optar por ser global en Bolsa (es decir, invertir en más países, algo que se puede hacer a través de fondos de inversión mexicanos).

La otra perspectiva es la del cliente: se revisa la situación de su inversión y se le hacen las recomendaciones. Como últimamente los clientes han aumentado su participación en renta variable (atraídos por los altos rendimientos de la Bolsa en 2006 y 2007), “les podemos recomendar ahora, aunque sean de perfil agresivo, entrar a un portafolio moderado, de tal manera que en vez de una concentración en renta variable de 50% la bajen a 30%”, puntualiza Romero.

Las inversiones se pueden adecuar a un perfil conservador, moderado o agresivo.

Si el horizonte de inversión es a un año, el rebalanceo debe dirigirse a la deuda mexicana de largo plazo, debido a que el pronóstico es una reducción en el diferencial de tasas entre Estados Unidos y México. Es decir, que habría que esperar una baja en las tasas mexicanas y eso llevaría a que el peso perdiera terreno frente al dólar.

Así que la apuesta es invertir 30% del portafolio en deuda mexicana de 10 a 30 años, y otro 35% se puede dirigir a renta variable, pues se considera que la situación de la Bolsa Mexicana, en una visión a 12 meses, sea mejor que la de hoy, y que en la segunda mitad del año se sabrá con más claridad el nivel de la desaceleración de EU. El resto del portafolio se puede orientar a fondos de cobertura.

Para más plazo
Si el plazo de la inversión es de unos seis o 10 años, los estrategas de BBVA-Bancomer recomiendan acumular deuda mexicana de largo plazo y aumentar a 50% la inversión en acciones mexicanas, en empresas vinculadas con la infraestructura y las telecomunicaciones, sectores que por el impulso gubernamental o por la baja penetración de mercado presentarán crecimientos significativos en los próximos años.

Para Romero Lois, de American Express, es recomendable entrar a Bolsa de forma escalonada, con un portafolio conservador de 10 a 30% de la inversión, sobre todo en periodos de volatilidad, y en seis meses revisar expectativas de mercado para mover el portafolio a un nivel agresivo con una apuesta del 50% a acciones.

Aun los clientes a quienes les gusta invertir en Bolsa, podrían optar por bajar su participación en ella. Es el caso de un cliente de Prudential Financial, quien tenía inversiones en acciones en mercados como Brasil, China, India y en México. Lo que le sugirió Prudential fue vender la mitad de su fondo en mercados emergentes y comprar deuda a largo plazo, que en este momento es una inversión más segura.

Ahora ve
No te pierdas