Gana como adulto, gasta como niño

Los ‘kidults’ son consumidores de 25 a 40 años que gastan 35,000 pesos en productos de adolesce son millones de profesionistas o empresarios y destinan su ingreso a un solo objetivo: divertir
Los â??kidultsâ?? gastan hasta 35,000 pesos mensuales en div
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si tienes entre 25 y 40 años, te encanta ver series animadas y el dinero no te limita para comprar los zapatos de moda, viajar un fin de semana a lugares exóticos y la diversión está entre tus prioridades, definitivamente eres un kidult.

El ‘kidult’ es un consumidor con alma de niño y cartera de adulto “que gasta entre 25,000 y 35,000 pesos al mes para cumplir sus caprichos, que generalmente se enfocan en productos para adolescentes como ropa, videojuegos, viajes y deportes extremos”, dice el director de la carrera de Contaduría de la UP, Jorge Huerta Bleck.

Para este consumidor, que es económicamente independiente, “lo importante es divertirse, de ahí que su consumo esté dirigido a los productos y servicios de ocio”, dice el director general de Estudios de Consumo de la Profeco, Roberto Bello.

Estos ‘niños con dinero’ son profesionistas exitosos o empresarios, por lo que tienen un poder adquisitivo elevado. Y aunque a veces están casados y con hijos, en su mayoría son solteros, pues evitan las responsabilidades.

Se estima que en México existen 21.6 millones de ‘kidults’, según datos de la Encuesta de Población 2006 del INEGI. También son el segmento de la población con mayor poder adquisitivo.

Y aunque el término, que se obtiene de la contracción entre ‘kid’ (niños) y ‘adult’ (adulto) denotaría inmadurez, nada más alejado de lo realidad, pues los ‘kidults’ son gente informada y, por lo tanto, consumidores exigentes.

“Estas personas no se conforman con cualquier producto, tienen caprichos específicos y dinero para pagarlos. Además se toman la molestia de comparar para obtener sólo lo mejor”, dice Huerta.

Aunque la ropa, los videojuegos y los viajes son lo que más consumen, los ‘kidults’ buscan un balance: quieren vestir bien, comer bien, ir a lugares exclusivos divertirse, de ahí la pasión por los deportes extremos.

“En la actualidad las compañías se fijan en este nicho y lo explotan, para vender apuestan por satisfacer el deseo infantil del adulto”, dice Bello.

La mercadotecnia y el ambiente influyen de manera directa en este consumo de la nostalgia, porque genera tendencias, de ahí que las series animadas o marcas retro sean de los productos más vendidos entre estos consumidores.

Gracias a que la sociedad actual es más permisiva, estos consumidores dejaron de usar a los niños como pretexto para comprar, ahora piden exactamente lo que quieren y están dispuestos a pagar por ello hasta el 17% de su ingreso mensual total.

“La conducta del consumidor es cada vez más específica, las empresas que identifiquen estas necesidades y las aprovechen tendrán mayor oportunidad de atraer este mercado y obtener mayores ganancias”, coincidieron el especialista de la UP y el directivo de Profeco.

Así que antes de sentirte culpable por gastar miles de pesos en un juguete de colección o en la última línea deportiva, piensa que “la diferencia entre el juguete de un adulto y un niño, radica sólo en el precio”, finaliza Roberto Bello.

Ahora ve
No te pierdas