¡Cuidado!, mamás trabajando

El hogar no es la única tarea que llevan a cabo, 11.6 millones de mamás son económicamente acti falta de guarderías, protección a la maternidad y horarios absorbentes, los principales obstácu
Proporcionar espacios adecuados para la protección de los hi
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Cambiaron los pañales y mamilas por el portafolio y un horario laboral definido. Quedarse en casa a ocuparse de los hijos y las tareas del hogar, forma parte del pasado.

Actualmente existen en México 11.6 millones de madres económicamente activas, es decir, el 41.4% de ellas labora, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2007 del INEGI.

Así, el 37.6% de las mamás de 14 a 29 años de edad participa en la producción de bienes y la prestación de servicios destinados al mercado. En el caso de las madres de 30 a 49 años la cifra es de 51.8% y se reduce a 28.6% en las de 50 años y más.

Y aunque la participación laboral de las madres ha aumentado de manera significativa en la última década, su promedio de escolaridad es sólo el equivalente al segundo año de secundaria, por lo que los puestos que en su mayoría ocupan son operativos y administrativos.

“Sólo el 3% de los cargos ejecutivos altos son ocupados por una mujer, lo que nos muestra que aun cuando ya se ha avanzado en la inserción laboral, todavía queda gran camino por recorrer”, dice la doctora Elizabeth Espinoza, investigadora de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana (UP).

La falta de mayor número de guarderías especializadas, protección en el periodo de maternidad y horarios extremadamente absorbentes son los principales obstáculos que las madres trabajadoras enfrentan en el mundo laboral, a decir de Espinoza.

“Si las empresas tomaran en cuenta que tener espacios adecuados para que las madres convivan con sus hijos en sus propias instalaciones es más redituable, ya que aumenta su productividad, harían lo posible para brindar estas condiciones, como ocurre en las compañías de primer mundo”, dice la investigadora de la UP.

Esta necesidad de contar con un espacio seguro para el cuidado de los hijos aumenta conforme las madres solteras se insertan con mayor frecuencia al mercado laboral, pues en 2007 el 72% de éstas se integraron al empleo activo, según el INEGI.

Después de las madres solteras, las separadas, divorciadas y viudas, son las que se integraron al trabajo activo, con 44.9%. Las casadas o en unión libre, son las menos integradas, con sólo 37.6%.

Y aunque todavía perduran algunas prácticas de discriminación o acoso a las madres que laboran, las condiciones han evolucionado, a decir de Espinoza: “Hace 50 años pensar en que las mujeres trabajaran, era impensable”.

El reto que sigue es que “la Ley General para la igualdad entre Mujeres y Hombres, y la Ley Federal del Trabajo no se queden en papel para crear una conciencia social que permita proteger no sólo a las mujeres, sino a las familias”, finaliza Espinoza.

Ahora ve
No te pierdas