Aprende a controlar tu ingreso

Con tres sencillos consejos harás que tu presupuesto funcione, el gasto baje y tu ahorro mejore la clave está en hacer un buen presupuesto para que tu sueldo no se esfume por completo.
Al principio hacer un presupuesto puede ser difícil, peor un
Regina Reyes-Heroles C.

1. Incluye en el presupuesto las vacaciones, los regalos y las fiestas
La renta, un viaje de fin de semana, las cenas o los zapatos, ¿cuál de estos elementos hay que incluir en el presupuesto personal? Todos. No sólo la mensualidad de la hipoteca o el agua, la luz y otros gastos esenciales se deben incluir en las cuentas del mes.

“La meta principal del presupuesto es saber a dónde se va tu dinero, cómo ajustar los gastos y qué decisiones tomar en el futuro, porque si tienes un presupuesto negativo no te puedes ir de vacaciones”, advierte Tomás Blanno, presidente de la empresa de consultoría en finanzas Tomás A. Blanno & Company, en Atlanta, EU.

Da lo mismo si se utiliza una hoja de excel o uno de los software que se pueden obtener por internet, lo importante es que los gastos estén programados o previstos. “El presupuesto es sólo el primer paso”, explica María Cecilia Meade, directora de educación continua de la Escuela de Administración de Instituciones (ESDAI) y coautora con María Elena Islas del libro Cuando el dinero nos alcance.

También puedes utilizar la Calculadora para Presupuesto de Dinero Inteligente.

El segundo paso es que, al establecer las prioridades y los consumos contemplados, se lleve un control de gastos semanal, para ver si es suficiente.

Analiza las prioridades y define los gastos que no se pueden omitir. Después, aquellos que varían en cantidad o por índole.

Cada presupuesto debe reflejar las necesidades de quien lo hace.

2. Pon a trabajar tu dinero de principio a fin de mes
Si ya sabes exactamente cuánto necesitarás a fin de mes, haz como las tesorerías de las empresas: pon el dinero en un fondo de inversión que dé un rendimiento durante 28 días y sácalo para pagar las cuentas. Tomás Blanno recomienda que el salario se mande directamente a una cuenta en la que se reciban intereses y de ahí se haga un retiro mensual para cubrir el presupuesto. A esto le llama cash management. Hay fondos que pueden hacer el descuento automáticamente de la nómina.

3. Organiza los gastos según su destino y su frecuencia
Hacer un presupuesto implica tres pasos: Saber cuánto dinero ingresa, cuánto va de salida y el plan de acción después de ver los resultados.

Hay varias categorías que se deben incluir en el presupuesto: los gastos de la casa, los alimentos, los de educación y seguros, o los de entretenimiento. Esto se establece con las necesidades de cada familia (si la persona que hace el presupuesto es muy deportista, habrá una categoría para gastos relacionados con el deporte). Blanno prevé gastos en ropa, porque así lo exige su trabajo de asesor.

Cada una de estas categorías se divide en otras tres: los gastos fijos, los periódicos y los variables.

El consumo de electricidad es un gasto fijo, la compostura de un baño es variable y el predial es periódico.

Ya que se establece el presupuesto hay que llevar una hoja de registro de gastos para ver si está bien planteado. Se recomienda llevar un calendario en el que se planeen los gastos periódicos, como los seguros o la tenencia, para no sorprenderse cuando llegue el mes del desembolso. “El presupuesto no debe servir para angustiarte, sino para conocer tu realidad y poderla manejar”, dice María Cecilia Meade.

Hay otro rubro opcional, que puede ayudar a llevar un mejor manejo de los gastos, una columna para las deudas. “Ahí se anotan los regalos que compraste en diciembre a seis meses sin intereses, para que no lo olvides o decidas comprar otra cosa a ocho meses sin saber si lo puedes pagar”, puntualiza.

Hay una quinto rubro que se puede añadir: el ahorro.  Tomás Blanno dice que después de todos los pagos, viene la parte de las inversiones o el ahorro. “El objetivo de ese dinero es para el retiro”, dice este asesor en finanzas personales, y debe estar incluido en el presupuesto para llevar una vida balanceada.

Ahora ve
No te pierdas