Mexicanos aprovechan crisis subprime

Inversionistas buscan oportunidades en el sector inmobiliario de EU tras la crisis hipotecaria; en Colorado se puede comprar un casa de 75,000 dls con 15,000 de enganche, asevera un asesor.
La crisis hipotecaria abrió los ojos de inversionistas mexic
Alejandra Macías

Cualquiera que escuchara ‘25% de descuento’ correría por el artículo, y en este caso el producto es más atractivo que las baratas de verano, pues se trata de casas en Estados Unidos (EU).

De acuerdo con Realtytrac (www.realtytrac.com), una firma de bienes raíces radicada en California, ése es el porcentaje promedio que los precios de las casas han caído tras la crisis de los créditos hipotecarios.

La baja en los precios es más pronunciada en las viviendas embargadas a quienes no pudieron pagar los créditos, porque ahora “el dueño es el banco y no está atado emocionalmente al inmueble, y está dispuesto a negociar”, explica Daren Blomquist, gerente de Mercadotecnia de Realtytrac.

“En Miami había departamentos en los que la gente llegó a pagar el doble de lo que valen hoy”, dice Enrique Rosales, corredor de Tu Casa, agencia de The Woodlands, en Texas.

Michael Canon, agente de Your Castle Real State, considera que es “una oportunidad de comprar que se presenta una vez en cada generación”, pero habría que hacerlo con tiento. Blomquist advierte: “Aún es riesgoso, porque en algunos lugares los precios todavía podrían caer. Si se esperan ganancias rápidas, es algo que no sucederá, pero es buen tiempo para quienes buscan inversiones a largo plazo”.

El mercado inmobiliario estadounidense es muy diverso, recuerda Carlos Gutiérrez, director de Productos de Compass Group, pues en lugares como Florida los precios se desplomaron, mientras que en Washington han seguido subiendo.

¿Qué busca?
Blomquist considera que Estados Unidos ofrece “tantas oportunidades como las metas que cada inversionista pueda tener”. En Carolina del Norte y Texas existen áreas a precios que no estaban inflados, donde hay pocos embargos, pero las propiedades serán más estables a mediano plazo; hay casas muy baratas en Michigan, Ohio o Illinois, que tal vez no se aprecien mucho; o Florida, riesgosa pero con potencial de que los precios suban, por el mercado de casas para el retiro.

“Las inversiones en bienes raíces se rigen bajo reglas similares a las acciones”, explica el asesor de Realtytrac: no hay que comprar cuando suben los precios sino cuando caen, “hay que tener buen estómago y la capacidad de tomar riesgos, porque aunque en el largo plazo se gana, nadie sabe dónde va a estar el fondo”.

Un parámetro para saber si se trata de una buena oportunidad es si la renta que se cobra al inquilino alcanza para cubrir el mantenimiento y el costo del crédito, según Blomquist.

Las mejores oportunidades para comprar y rentar son las viviendas cercanas a sitios de trabajo o transporte público y en estados donde la gasolina haya tenido fuertes incrementos, pues los inquilinos preferirán mudarse cerca del empleo.

Gutiérrez, de Compass Group, considera que los servicios son fundamentales para la plusvalía: puede ser que la casa esté en un lugar donde se paguen altos impuestos, pero si tiene buenas escuelas, parques, centros comerciales y bajos índices delictivos, ese predial termina siendo barato.

En el caso de Aurora North, un vecindario en Colorado, con propiedades en proceso de ejecución judicial (foreclosure), los precios cayeron, pero como se inició la construcción de un hospital infantil en la zona, las viviendas están revaluándose, refiere Canon. Un síntoma de que los precios empiezan a tocar fondo es que se detenga el ritmo de crecimiento de ejecuciones judiciales en la zona.

Las oportunidades
En lugar de hacer muchos viajes para ver las casas, se puede contratar un agente que consiga varias opciones e ir a verlas todas de una vez, como hicieron Alicia de Alva y Mauricio Ramírez, para comprar su casa en The Woodlands, en Houston, a la que, según De Alva, se le conoce como ‘la ciudad más bonita de México’, por todos los mexicanos que han comprado.

La pareja encontró a Enrique Rosales, su agente, por recomendación de amigos, pero otra alternativa es buscar en la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces (www.realtor.org/). Según Rosales, en Houston una propiedad con buena ubicación por la que se paga entre 80,000 y 150,000 dólares se puede rentar en 800 o 1,300 dólares al mes, cuando por el préstamo se paga la mitad o tres cuartas partes. “Si compras una casa de 100,000 dólares, con un enganche de 20%, puedes tener un préstamo a 30 años con una tasa de interés de 7%, con lo que pagarías 532 dólares mensuales del crédito”, ejemplifica.

Alicia y Mauricio no tuvieron que comprar una vivienda embargada para conseguir buen precio. Su nueva propiedad tiene 1,500 metros cuadrados de terreno, 250 de construcción y les costó 250,00 dólares. Más que invertir querían un lugar para vivir dos años, para que sus hijos mejoraran su inglés.

Los requisitos para comprar en Estados Unidos, anota Canon, son tener 20% del valor de la propiedad para enganche en una cuenta bancaria por al menos tres meses antes de la compra, algún documento de identidad y un comprobante de ingresos, que puede ser una declaración fiscal.

Las casas bajo embargo representan una ‘gran decisión financiera’, sostiene Canon. “Ahora, en Colorado, puedes comprar una casa de 75,000 dólares con 15,000 de enganche, la reparas con 5,000, cobras una renta de 1,100 dólares y pagas de crédito 600 dólares mensuales. Tienes un flujo adicional y cuando la vendes, cinco años después, puedes ganar 20%. No hay un bono que te dé esos rendimientos”, afirma. La cuestión es saber cuál casa comprar.

Ahora ve
No te pierdas