7 tips para lograr independencia laboral

Abrir un negocio propio tiene diferentes costos de tiempo, experiencia y sobre todo, monetarios Gene Towle, fundador de Softec, te enseña lo que su experiencia como emprendedor le ha dejado.
Towle recomienda ser arriesgado al principio y ser limitado
Roberto Morán

Es el consultor de vivienda más citado por los medios en México. Además de su consultora, Softec –que dio origen a empresas como la hipotecaria SuCasita–, tiene inversiones en desarrollos inmobiliarios y alguna vez se dedicó a vender software y computadoras.

A finales de los 80, Gene Towle perdió su trabajo porque la empresa que representaba, Apple, cerró su oficina en México. La liquidación fue un buen capital semilla para iniciar un negocio propio. “En 1990 le eché toda la carne al asador, invertí todo mi patrimonio. Tenía 30 años y estaba soltero, podía vivir en casa de mis papás. Muchos me criticaban porque no me independizaba”, recuerda.

Para qué tener la presión de los gastos de vivienda si ya tenía el gasto del negocio.“Decidí volcar todo a lo que tenía futuro”. Su experiencia le ha enseñado algo:

1. Define en qué situación estás personalmente. Es más fácil arriesgar todo cuando tienes pocas responsabilidades. En lugar de pagar renta, yo le pasaba a mi mamá una parte del gasto para alimentos. Desde el año 1987 hasta 2000, cuando me casé, no tenía un ingreso fijo. Tener casa propia era mi prioridad número mil, al casarme pasó a ser la uno, pero para entonces ya tenía dinero para dar un enganche.

2. Limita los gastos innecesarios. Desde los años 90 sólo he cambiado de coche una vez.

3. No compres casa que no necesites. Yo hice como casi todos, escogí la casa más grande que alcanzaba a pagar con las mensualidades del crédito. Vimos 40 casas antes de comprar, buscando que se ajustara en precio, condiciones, acabados y ubicación que queríamos.

4. Haz algo que te apasione. No pongas la tortería si no te ilusionan cosas como ver qué tan delgado puedes rebanar el jamón. Si no te apasiona no lo harás bien.

5. Alócate al principio, pero... Todos los negocios son producto de un loco que tuvo una idea, se la jugó de manera irracional, irreverente, irresponsable y arrogante. Pero al paso de los años, el hombre de negocios debe convertirse en administrador. La naturaleza es sabia, cuando ya no puedes saltar porque te duelen las rodillas, enseñas a tus hijos. En los negocios debes enseñar a otros a hacer lo que tú sabes y separarte de la operación diaria.

6. Sé humilde. Hemos visto que muchos constructores de vivienda hacen un proyecto de 30 casitas y como las venden bien, se lanzan a uno de 300, y entonces ya no pueden responder con la eficacia de antes. Al empezar el negocio hay que tener la humildad que no tuviste antes.

7. Al comprar casa no debes tener un objetivo financiero. Debe satisfacer una necesidad y ser vendida cuando ya no la satisfaga. Hay quien compra vivienda pensando en que de ahí lo sacarán con los pies por delante, cuando la vivienda no es para siempre: tú y tus necesidades van cambiando.

Ahora ve
No te pierdas