Mexicanos cambian hábitos de consumo

Los consumidores han preferido cambiar a marcas de menor precio o comprar menos de un producto; según un estudio de Nielsen, las presiones inflacionarias contrajeron el consumo un -0.3%.
Cambios de hábito, frente a presiones inflacionarias. (Dream
Enrique Duarte
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El alza en los precios de los alimentos y otros productos han impactado los bolsillos de los consumidores mexicanos, quienes han cambiado sus hábitos de compra en los últimos meses del año, reveló el estudio de Nielsen ‘Cambios en el Mercado Mexicano 2008’.

El alza que se ha experimentado en los precios de diversos alimentos han ocasionado que los consumidores estén dispuestos a sacrificar la compra de algunos productos, de acuerdo con el reporte.

De abril a junio de 2008, el consumo en México de alimentos se contrajo -0.3, mientras que el alza en los precios de éstos se ubicó en 7.2%, desde el 5.2% del mismo periodo del año previo, de acuerdo con datos del estudio.

El informe detalló que de las 300 personas encuestadas, el 69.5% percibe que los precios de los alimentos son mucho más altos, mientras que sólo el 12.6% cree que son más bajos y el 17.9% piensa que siguen iguales.

Los hogares en 2007 tenían un ticket promedio de compra de 14.7 (productos) y en este año pasaron a 14.3, mientras que los hogares que racionalizan –en estos mismos periodos de comparación- pasaron de 17.3 a 13.8, es decir, de tener un gasto de 285 pesos en promedio, ahora gastan 238 pesos, según el estudio de Nielsen.

Los consumidores cambian sus hábitos de consumo al comprar productos o marcas de menor precio: un 68.8% en alimentos, 54.2% en bebidas, 67.4% en uso doméstico y un 56.8% en bebidas.

Los encuestados también manifestaron que para enfrentar el alza de los precios tienden a comprar las mismas marcas o productos pero en menor cantidad. Un 50.8% en alimentos, 45.5% en bebidas, 32.6% en uso doméstico y un 43.2% en higiene y belleza.

“La crisis ha afectado de manera importante en la economía de los hogares mexicanos y principalmente en los productos de primera necesidad. Los más afectados, el grupo con menor poder adquisitivo o marginados, ya que el gasto en alimentos representa para ellos más de una tercera parte del total de su ingreso, superando a otros bienes básicos como son vivienda y gas doméstico.”, afirmó el estudio.

Los factores que empujan a los mexicanos a ser más precavidos en sus compras son las presiones inflacionarias empujadas por los precios del petróleo y los granos, y la demanda de economías como China e India, factores de crisis a nivel mundial.

Además, lo anterior se conjuga con problemas internos como la inflación, menor acceso al crédito por los problemas de la cartera vencida, altas tasas de desempleo y contracción del ingreso de remesas desde Estados Unidos, dijo el director de Client Service para Nielsen México, Óscar Velázquez.

Los precios al consumidor en la primera quincena de septiembre subieron un 0.44%, según datos del Banco de México. Medida a una tasa anual la inflación en México se ubicó en 5.42% hasta el periodo de referencia.

Las remesas que enviaron los mexicanos desde EU bajaron a una tasa anual en julio a 6.93%, la peor caída mensual, según el Banxico.

El monto de los envíos en julio fue de 2,015.04 millones de dólares, dijo el banco central. De enero a julio las remesas sumaron 13,615.81 millones de dólares, una baja del 2.91% comparado con el mismo lapso del año pasado.

El estudio de Nielsen concluye que “para romper la dependencia del precio es necesario reorientar las estrategias alineándolas a las tendencias del consumidor”.

Ahora ve
No te pierdas