16 consejos que enriquecen

Invirtiendo sólo 20 minutos puedes obtener ahorros que no imaginabas y aumentar tus ganancias; preparar lunch, organizar cuentas y reducir el consumo energético, algunas de las ‘acciones de
http://admin.cnnexpansion.com/actualidad/layout_4/cp_design_
Regina Reyes-Heroles C.

Prepara el lunch
La comida corrida de comedor de oficina cuesta unos 50 pesos diarios. Para el viernes gastaste unos 250 pesos y, si se suman las semanas, al mes ya son 1,000 pesos. Si además eres de los que necesitan un café al día, que cuesta 15 pesos, entonces suman 1,300 mensuales.

Con 20 minutos más temprano que te levantes puedes ahorrar si preparas tu café y tu comida en casa.

En un hogar donde viven dos personas que trabajan y comen poco en casa se gastan aproximadamente unos 3,000 pesos al mes en una compra básica en el supermercado, sin incluir las carnes frías y los quesos franceses para el vino del fin de semana. Con esto se pueden preparar ensaladas de atún, cremas de verduras y albóndigas.

Hazlo en línea
Quién sabe cómo, pero cada mes hay cuando menos una razón para ir al banco y hacer un depósito en una cuenta a terceros. Esto cuesta en gasolina y tiempo. Si vas al banco, y te decides finalmente a pedir tu e-llave (el aparato que te permite hacer transferencias interbancarias por internet) perderás 20 minutos, pero te ahorrarás la visita para pagar ese préstamo universitario.

Sé verde
Deja el auto en casa al menos un día a la semana. Encuentra a alguien en la oficina que viva a unas cuantas cuadras de tu casa o saca la bicicleta y haz un poco de ejercicio. Tu gasto en gasolina se reduce 20%. Por ejemplo, si gastas 500 pesos de gasolina a la semana, con un día que dejes tu coche descansando ahorrarás 100 pesos. Y el paseo en bicicleta equivale a una clase de yoga, es decir, habrás ahorrado otros 100 pesos.

Estudia tu celular
Revisa tu cuenta de celular e investiga cuáles paquetes hay disponibles. Después compara con otras empresas y decide cuál es la mejor opción. Desde julio puedes conservar tu número y cambiar de compañía.

Aporta y paga menos impuestos
Las aportaciones voluntarias a la afore o a un plan de retiro se deducen de impuesto. Para hacer el trámite más fácil hay que tomarse 20 minutos y pedir en la dirección de recursos humanos de tu oficina que de nómina te descuenten una cantidad a la quincena y se hagan las aportaciones a tu afore. Con 1,000 pesos al mes que te comprometas a ahorrar, de los 30 años a los 65 en que te retires, tendrás 1.4 millones de pesos si la afore que escoges tiene 5% de rendimiento neto y esto sin contar las aportaciones obligatorias. Calcula tu esfuerzo en:
www.consar.gob.mx/calculadoraV4/datosindependientes.asp.

Organización de cuentas
Dos veces al mes registra tus gastos y revisa el presupuesto de la casa, ya sea en un formato que hagas tú mismo en Excel, o uno que adquieras como Quicken o MS Money (se pueden comprar en www.amazon.com). Ingresa los datos de los recibos de pagos de tarjetas de crédito o los cheques que emitas en periodos más cortos, cada dos o tres días, para que las sesiones de 20 minutos no se alarguen.

Dile a tu hijo qué hacer con su domingo
Cada semana, cuando les des su ‘domingo’, dedica 20 minutos a platicar con tus hijos sobre cómo definir qué harán con ese dinero. Si los pequeños entienden de dónde viene el dinero, por qué y cómo debe ser administrado, se reduce el riesgo de que gasten sin control, como adolescentes. Del ‘domingo’ que les des, enséñales a establecer un presupuesto para gastarlo, a establecer metas de para qué quieren el dinero, y cuando estén más grandes haz que un porcentaje de su mesada lo inviertan.

Compra inteligente
Si vas a adquirir uno de esos artículos caros, como un refrigerador, una computadora o un vestido de noche, dedica 20 minutos a investigar precios en internet. Puedes enterarte ahí qué empresas tienen ofertas.

Reduce el consumo de energía
Limpia el filtro de la secadora de ropa cada vez que la utilices y limpia el refrigerador y el congelador cuando se forme una capa de hielo en ciertos modelos, sin dejar que llegue a los tres centímetros de grosor.

Paquete de telecomunicación
Habla con tu compañía telefónica y averigua si hay forma de que junten en un mismo recibo los servicios que has contratado con ellos. Hay paquetes que por internet y una línea telefónica cobran una cuota mensual fija si no te pasas de un número de minutos predefinidos. También hay empresas que ofrecen estos dos servicios y la tele por cable. Al tener varios servicios en una misma cuenta se puede ahorrar tiempo al pagar.

Aprovecha tus puntos
El trámite toma un poco más de 20 minutos, pero puedes ir a tu proveedor de servicios de celular para que te haga válidos los puntos. No los desperdicies en cambiar otra vez el equipo, por más megapixeles que tenga la cámara. Puedes usarlos, por ejemplo, para sumar millas a tu programa de viajero frecuente; 27,000 puntos de Telcel equivalen a 2,700 millas de Mexicana, casi un vuelo nacional redondo.

Revisa tu póliza de seguro
Invierte ese tiempo en revisar tu póliza para saber exactamente qué es lo que estás pagando. Es probable que tengas cobertura que no necesitas. Lo mismo puede suceder con los servicios que ofrecen algunas tarjetas de crédito cobrándote 40 pesos mensuales por servicio de grúa, algo que tal vez ya te esté ofreciendo el fabricante de tu auto.

Haz una cita con recursos humanos
Puedes tener algunos beneficios de tu trabajo de los que ni siquiera te has enterado. Busca la manera de ahorrar en clubes o en seguros de auto o de gastos médicos. Podrías ahorrar si aprovechas los precios de flotilla del seguro de autos e inscribes el coche de tu pareja, o si pagas vía nómina su seguro de gastos médicos.

Pon en orden tus tarjetas de premios
Pasa 20 minutos en juntar todo tu cambio y las tarjetas de premios que dan Liverpool o El Palacio de Hierro. Recuerda que los descuentos no los dan en efectivo, sino con puntos en tarjetas. ¿Recuerdas dónde pusiste el descuento que ganaste por comprar el refrigerador?

Aprovecha tu biblioteca pública
Inscríbete en una biblioteca pública. Puedes agregar la lectura a tus actividades de recreación y en lugar de comprar los libros te los prestan. Además, puedes conseguir películas alquiladas mucho más baratas que en otros centros de video. La biblioteca Benjamín Franklin, de la embajada de EU, tiene una amplia selección de filmes clásicos y de revistas. De vez en cuando regala colecciones completas de buenas publicaciones. O busca la biblioteca del jardín de tu barrio.
www.usembassy-mexico.gov/bbf/biblioteca.htm

Puedes ser bello(a)
Los grandes gimnasios te ofrecen alberca, dos toallas en cada visita, sauna y camas de reformer. Y todo eso lo incluyen en el cobro, aunque no lo uses. Busca un gimnasio de barrio, que puede ser 70% más barato. Además, ahorras tiempo en el traslado. Tampoco te conviertas en ermitaño: con lo que te ahorres puedes pagar alguna visita ocasional al club de moda. Lo mismo con la peluquería. Visita la elegante estética cada tres meses y cada mes pídele al peluquero –que cobra la tercera parte– que le dé mantenimiento a tu peinado de diseñador.

Ahora ve
No te pierdas