La mayoría de curas acusados de abuso nunca son procesados: El Vaticano

El fiscal para delitos graves dice que no hay una condena formal de los acusados, pero que ninguno ha sido absuelto
El Vaticano ha prohibido escuchar confesión a curas acusados  El Vaticano ha prohibido escuchar confesión a curas acusados de abuso
Richard Allen Greene
Autor: Richard Allen Greene
ROMA (Reuters) -

La Iglesia católica nunca procedió en contra de más de la mitad de los casi 3,000 sacerdotes acusados de actos de indecencia  sexual durante la década pasada, informó un alto funcionario del Vaticano.

No ha habido juicios en 60% de los casos, principalmente debido "a la edad avanzada de los acusados", dijo Charles J. Scicluna, que encabeza la oficina del Vaticano que investiga los crímenes que la iglesia considera graves. 
Los sacerdotes involucrados en esos casos fueron sujeto de "medidas administrativas y disciplinarias", como prohibirles celebrar misa o escuchar confesiones, Scicluna le dijo L'Avvenire, el periódico de los sacerdotes católicos, el fin de semana. 

Esos casos incluyen algunos de los más "sensacionalistas (…), los que han acaparado la atención de los medios", dijo, sin revelar más detalles.
Scicluna resaltó que los sacerdotes involucrados no han recibido la absolución de sus pecados.

"Es verdad que no ha habido una condena formal, pero debe haber una razón si a una persona se le obliga a llevar una vida de silencio y oración", dijo en lo que se considera una entrevista muy reveladora y poco peculiar.

Cabe recordar que, en 2006, el papa Benedicto XVI desterró a Marcial Maciel, fundador de la Orden de los Legionarios de Cristo, a "una vida de oración y penitencia", tras una investigación por cargos de pedofilia y abuso de menores.

Scicluna se refirió sólo a las investigaciones de la iglesia y no a las de las autoridades civiles.

El Vaticano entregó una traducción oficial en inglés de las declaraciones, las cuales se dan en un momento en que las acusaciones contra sacerdotes por presuntos casos de abuso de menores se esparcen por Europa occidental.

Un condenatorio reporte sobre abuso de menores por parte de clérigos, respaldado por el gobierno irlandés, provocó la renuncia de cuatro obispos en diciembre. Se espera que el Papa emita un pronunciamiento formal, o una carta pastoral, sobre el tema antes de Pascua.

Países Bajos, Austria y Alemania también enfrentan casos de abuso de menores, incluyendo los que presuntamente ocurrieron en una diócesis directamente relacionada con el Papa y su hermano, Georg Ratzinger.

Se espera que en los próximos meses se presenten más acusaciones de abuso sexual por toda Europa.

"Es como un tsunami, o un tiroteo intenso", dijo Andreas Batlogg, editor de la revista jesuita alemana Stimmen der Zeit. "La cifra calculada de casos no detectados parece ser mucho más elevado de los casos conocidos hasta ahora".

Casi cada día desde fines de enero, más alemanes han hecho públicas las acusaciones de abuso sexual por parte de sacerdotes católicos. Hay ya por lo menos 170 casos.

Dos ciudadanos alemanes, que se dicen víctimas de abuso, están relacionadas con un coro infantil que era dirigido por el hermano del Papa entre 1964 y 1994.

Las revelaciones de Scicluna sobre el número de imputaciones y los resultados de tales, se da en medio de los esfuerzos del Vaticano de demostrar que está manejando el caso correctamente, así como de sus intentos de proteger al Papa.

Casi 20% de los sacerdotes acusados de delicta graviora (delitos graves) fueron sujeto de un juicio por parte de funcionarios eclesiásticos y muchos de ellos fueron encarcelados; 10% de ellos pidieron dejar el sacerdocio y el Papa ordenó la expulsión de otro 10%, dijo Scicluna.

Apenas una fracción de las 3,000 denuncias contra sacerdotes son acusaciones por abuso de menores, añadió.

Casi 60% de estos casos involucra atracción sexual por adolescentes del mismo sexo, otro 30% tiene que ver con relaciones heterosexuales, y el otro 10% se trata de casos de pedofilia en la total extensión del término", dijo.
El funcionario confirmó que 300 sacerdotes fueron acusados de abuso de menores entre 2001 y 2010.

Según él, el problema no "es tan extendido como se había creído". "Por favor, no me malinterpreten", dijo. "Por supuesto que (los que conocemos) son demasiados".

Hay más de 400,000 sacerdotes en todo el mundo, dijo Scicluna en un intento de ejemplificar que el número de denuncias en contra de curas es relativamente bajo.

La mayor parte de las acusaciones proviene de Estados Unidos, agregó.
Scicluna dijo que El Vaticano debería considerar cambios a su política de no procesar imputaciones de larga data.

El Vaticano tiene un límite de 10 años para la prescripción de casos de abuso sexual a partir de que la víctima cumple 18. El papa Juan Pablo II aprobó esa medida en 2001, durante el apogeo de los escándalos de Boston, Massachusetts, y Los Ángeles, California.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El plazo de 10 años no es suficiente en este tipo de casos", dijo Scicluna. "Sería mejor regresar al tiempo en el que los delicta gravitoria no prescribían".

El título oficial de Scicluna es el del "procurador fiscal" de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el brazo doctrinario del Vaticano. El funcionario es, según L'Avvenire, el procurador del tribunal. Su labor consiste en investigar los crímenes que la iglesia considera como los más graves.

Ahora ve
A cien años del nacimiento del ‘ídolo de Guamuchil’, Pedro Infante
No te pierdas
×