A la Florida golpeada por huracanes no le gusta el sabor del petróleo

Los habitantes de la costa este de EU temen que el derrame de petróleo pueda tener efectos devastadores para la economía de la región
La economía de Florida gira en torno al turismo
CNN. Derrame Florida  La economía de Florida gira en torno al turismo
Sarah Hoye
Autor: Sarah Hoye
SEASIDE, FLORIDA (Reuters) -

Sobre la costa de Florida, Dave Rauschokolb se prepara para el impacto. Sólo que no es un huracán por lo que se preocupa. Es petróleo.

“Mi más grande miedo está sucediendo justo ahora”, dijo. “Y ahora que los habitantes de Florida tienen el petróleo en sus labios, no les gusta su sabor”.

Rauschkolb, un surfista ávido, vive cruzando la calle de la playa. También es dueño de tres restaurantes, incluyendo el popular Bud & Alley’s que tiene vista al Golfo de México en la región nororiental de Florida conocida como Florida Panhandle.

Aunque ha sido capaz de librar la recesión, la posibilidad de que agua contaminada del Golfo alcance las prístinas playas de Florida por las que este estado es famoso, podría tener un grave impacto ambiental en la región, pero también podría atacar otro punto importante, dijo.

“Somos una economía de temporada”, dijo Rauschkolb, quien emplea a casi 150 empleados en sus varios establecimientos. “Si no hago negocios en verano, no tengo negocio”.

En Octubre fundó Hands Across The Sand (Manos a través de la arena), una organización sin fines de lucro dedicada a luchar contra la perforación en aguas profundas. Este invierno dibujó una línea en la arena cuando organizó una protesta a lo largo de las playas de Florida. Unos 1,000 participantes unieron sus manos en playas desde Pensacola hasta San Petersburgo (Florida) en protesta por las perforaciones en el Golfo de México.

“Nuestra más grande esperanza es que puedan detener la fuga”, dijo. “Ese petróleo tiene que ir a algún lado y no creo que el material absorbente lo vaya a detener”.

Contrario a lo que sucede con un huracán en el horizonte, quienes que viven a lo largo de la costa del golfo no pueden entablar las ventanas o asegurar los toldos.

Carole McLeod, quien estaba de vacaciones en Seaside, no está segura de cómo proteger a la vida silvestre y a su adorada playa del derrame de petróleo.

“Yo he vivido los huracanes Camille y Katrina”, dijo McLeod de Mobile en  Alabama, mientras cenaba en Bud & Alley’s. “Pero nunca tuvimos que enfrentar esto antes. ¿Qué se supone que la gente haga?”

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pam Breedlove está preocupada: posee una propiedad en el Golfo, en Seaside, ubicada entre Panama City y Fort Walton Beach.

“80 por ciento ciento de los ingresos aquí (en Seaside) vienen en los meses de verano. Y si no sucede así, la gente no lo logrará”, dijo Breedlove, quien vive en Mobile. “Es realmente aterrador”.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×