En Guatemala, Agatha dejó 123 muertos y 80,000 damnificados

Agatha arrasó con la infraestructura de Guatemala, Honduras, El Salvador y dañó las plantaciones café, principal sustento de la región
/
| Otra fuente: Reuters
AMATITLAN, Guatemala (CNN) -

Damnificados por la tormenta Agatha lamentaban el lunes la pérdida de sus hogares en Guatemala, mientras socorristas intentaban rescatar cuerpos de entre el barro tras lluvias torrenciales que dejaron al menos 146 muertos en Centroamérica.

La tormenta, que el lunes ya se había disipado, dejó ríos desbordados que arrastraron a habitantes de pueblos pobres de la región, además de deslaves y carreteras y puentes dañados.

En Amatitlán, cerca de la capital de Guatemala, el país más afectado con al menos 123 muertos, más de 60 desaparecidos y unas 80,000 personas evacuadas, pobladores buscaban a sus seres queridos en medio del lodo mientras un olor nauseabundo salía de las alcantarillas anegadas por las lluvias.

"No tengo a nadie que me ayude. Vi como el agua se llevó todo", dijo Carlota Ramos, llorando afuera de su casa de ladrillos que quedó casi enterrada por un deslave.

Los socorristas batallaban con el difícil terreno cenagoso, además de la falta de herramientas y maquinaria para recuperar cuerpos, enterrados también entre piedras y troncos.

"Equipo para búsqueda tenemos únicamente el convencional como palas, piochas (picos) porque no contamos con una maquinaria para poder hacer las excavaciones", dijo a Reuters Mario Cruz, de Bomberos Voluntarios, uno de los principales cuerpos de rescate del país.

En Honduras murieron 14 personas -la mayoría arrastradas por corrientes de ríos que se salieron de sus cauces- y más de 3,600 estaban evacuadas, mientras que El Salvador registraba 9 fallecidos y más de 10,000 damnificados.

"Estamos trabajando sin descansar desde que comenzó la emergencia (la noche del viernes), pero el principal obstáculo es llegar a las aldeas porque los caminos están partidos", agregó Cruz.

Algunos helicópteros llevaron provisiones y medicinas a remotos pueblos de la costa Pacífico de Guatemala y el Gobierno planeaba habilitar la ayuda internacional el lunes por la tarde.

Uno de los cruces fronterizos entre Guatemala y El Salvador fue cerrado debido a que un río rompió un puente que une ambos países, informaron las autoridades.

AGATHA, LA PRIMERA TORMENTA

Agatha tocó tierra el sábado como la primera tormenta tropical de la temporada de huracanes 2010 del Pacífico en la frontera entre Guatemala y México, pero por la noche fue degradada a depresión tropical, dejando a su paso cortes de energía, inundaciones y numerosos daños a la infraestructura.

El lunes, la tormenta prácticamente se había disipado y el clima tendía a mejorar en la región.

En Guatemala, cada año son frecuentes los deslaves en zonas montañosas debido a las intensas lluvias. Muchos buscaban a sus familiares y sus pertenencias que se habían llevado las aguas.

"He perdido todo, menos mis dos perros", dijo un hombre sentado frente a las ruinas de su casa de madera, en las afueras de Ciudad de Guatemala.

Otro hombre dijo que vio cómo el río se llevó a su esposa y a sus dos hijas mientras trataban de cruzarlo para llegar a una zona más segura.

Las regiones más afectadas hasta ahora son el departamento de Chimaltenango y la capital del país centroamericano, que ya estaba en alerta por la erupción del volcán Pacaya.

Existían preocupaciones sobre posibles afectaciones a los cultivos de café de Guatemala, clave de la economía de los empobrecidos países centroamericanos.

Productores reportaron daños en algunas plantaciones por la erupción la semana pasada del Pacaya, que lanzó pequeñas rocas y ceniza.

Fuentes de la industria del café, del que Guatemala es el principal productor de la región, dijeron que los cultivos podrían haber sufrido daños por la fuerza de las lluvias, que hace caer los granos, o por la proliferación de hongos u otras enfermedades debido a la humedad elevada.

El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, dijo que también había daños en plantaciones de caña de azúcar, palma de caña y banano.

Centroamérica es altamente vulnerable a las lluvias debido a su terreno montañoso y al pobre estado de las comunicaciones en áreas rurales.

En noviembre, el huracán Ida provocó severas inundaciones y deslaves, que causaron la muerte de al menos 150 personas.

Ahora ve
No te pierdas