Sin progreso, diálogo migratorio entre Cuba y Estados Unidos

La detención de un empresario estadounidense detiene el combate al tráfico de personas entre ambos países
stk-cuba-exiliados  Décadas después de la revolución, familias cubanas comienzan a reencontrarse
/
WASHINGTON (CNN) -

Cuba y Estados Unidos celebraron el viernes la tercera ronda de un diálogo migratorio, pero hubo pocos signos de progreso y funcionarios estadounidenses protestaron nuevamente contra la detención en La Habana de un contratista de su país por supuesto espionaje.

El portavoz del Departamento de Estado Philip J. Crowley dijo que pese a algunos obstáculos, también hubo progresos en la cooperación en temas migratorios como la validación de la efectividad del mecanismo que busca promover la emigración segura y ordenada.

El encuentro, el tercero desde que el presidente Barack Obama reanudó las citas interrumpidas en el 2004 por su predecesor George W. Bush, se basa en los acuerdos migratorios firmados en la década de 1990 para evitar éxodos masivos como el del Mariel en 1980 y la ola de balseros de 1994.

"El equipo estadounidense (...) reafirmó el compromiso de los Estados Unidos de promover una migración legal ordenada y segura", según una declaración emitida por el secretario adjunto del Departamento de Estado, Philip J. Crowley.

La delegación cubana, por su parte, dijo que la reunión se desarrolló en "un clima respetuoso".

"En esta ronda avanzamos en la identificación de aspectos que nos permitirán fortalecer el enfrentamiento al tráfico de emigrantes, lo cual valida la utilidad de estos encuentros", dijo el vicecanciller cubano, Dagoberto Rodríguez, según un comunicado de prensa distribuido a periodistas en La Habana.

La reunión, celebrada en Washington, fue presidida por el subsecretario de Estado Adjunto para el Hemisferio Occidental, Craig A. Kelly, y el vicecanciller Rodríguez.

La delegación cubana reiteró su reclamo para que Estados Unidos abandone la política migratoria hacia la isla, que ofrece trato preferencial a los cubanos que llegan a sus costas.

"El vicecanciller cubano reiteró que este contrabando (de personas) no podrá eliminarse ni se podrá alcanzar una emigración legal, segura y ordenada entre los dos países, mientras se mantengan la Ley de Ajuste Cubano y la política de pies secos-pies mojados", dijo el comunicado.

No obstante, la delegación estadounidense pidió nuevamente la "liberación inmediata" del contratista estadounidense Alan Gross, detenido en diciembre por sospechas de espionaje, dijo Crowley en el comunicado estadounidense.

El encuentro del viernes se produjo en un ambiente de pesimismo y afectado por el caso Gross, que caldeó aún más las tensas relaciones entre los viejos enemigos políticos.

Gross, de 60 años y quien está detenido en La Habana sin que aún se presenten cargos oficiales en su contra, está siendo investigado bajo acusaciones de distribuir equipos de comunicación satelital prohibidos a disidentes cubanos.

Funcionarios estadounidenses sostienen que Gross sólo estaba suministrando acceso a internet a la comunidad de judíos, pero admitió que estaba trabajando para un programa financiado por Estados Unidos que busca promover la democracia en la isla comunista y entró con visa de turista sin declarar su objetivo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El comunicado cubano no hace alusión al caso de Gross.

Cuba invitó a la delegación estadounidense a celebrar la próxima ronda migratoria a fines del 2010 en La Habana.

Ahora ve
Vecinos trabajan con sus propias manos para revivir las Cascadas de Agua Azul
No te pierdas
×