Los latinos en EU pueden influir con el sufragio... pero no votan

La influencia latina en las elecciones se ha incrementado en las últimas dos décadas. Pero la participación este año es impredecible: expertos
voto latino  voto latino
Kristi Keck
Autor: Kristi Keck
(Reuters) -

Cada periodo electoral se dice en Estados Unidos: “ahora sí es el año”, en alusión a que los latinos aparecen en masa en las encuestas y transforman el panorama político.

En esta ocasión, la r­­­­­enovada lucha del presidente Barack Obama de la semana pasada por la reforma migratoria ha traído con ella nuevas expectativas para el voto latino.

El proyecto es considerado uno de importancia sustantiva y simbólica para la comunidad. Cuatro de cada cinco inmigrantes indocumentados son de México o de otra parte de Latinoamérica, según el Centro Hispano Pew.

Mientras que la participación electoral entre los latinos ha aumentado en los años recientes, la creencia de que tienen ‘fuerza’ no se ha manifestado aún.

“Los hispanos no actúan según su peso en el poder”, dice Mark Hugo López, director asociado del Centro Hispano Pew. “Su porción de votantes no corresponde a su porción en la población general”.

Con 15.8%, los latinos constituyen el grupo minoritario más grande en Estados Unidos; los afroamericanos son 12.3% de la población estadounidense, según la Oficina del Censo.

En 2008, la participación en las elecciones de los votantes negros fue de 65.2 % y 67.2 % de los votantes blancos. La participación de los latinos fue apenas 49.%, según Pew.

¿Dónde está el voto latino?

Pero las cifras no cuentan toda la historia, dicen los expertos.

“El asunto no es que los latinos no están interesados en la política”, dice David Leal, un profesor asociado de gobierno que se enfoca en políticas latinas en la Universidad de Texas en Austin. “En su lugar, la participación latina refleja los mayores factores subyacentes que estructuran el voto para todos”.

Los principales factores que afectan la participación entre los latinos aplica a todos los grupos raciales y étnicos: muchos tienen menos de 18 años, y muchos ocupan escaños bajos en las escaleras educativas y ocupacionales.

"No importa cuál sea tu grupo demográfico, esos determinantes tendrán un impacto negativo en la participación", dice Leal.

La influencia latina en las elecciones, sin embargo, ha tenido un incremento estable en los pasados 20 años. La participación en 2008 fue de 2.7% desde la elección de 2004, y crece más que cualquier grupo.

Antonio González, presidente del Instituto William C. Velasquez un grupo de análisis de políticas públicas, dijo que hay dos razones para tendencia ascendente: los latinos son el grupo de más rápido crecimiento demográfico, y en la pasada generación ha habido una fuerte puja para mejorar la participación.

Sin embargo, dice, las afirmaciones de que los latinos jugaron un papel principal en la elección presidencial de Obama son “sobreestimadas”. Los latinos tienen una población suficiente para cambiar las elecciones estatales y locales, pero "ellos solos no pueden cambiar las elecciones presidenciales”, afirma González.

Obama logró capturar cerca de 67% del voto latino en 2008, comparado con el 44% de Bush en 2004.

Leal dice que las personas tienden a sobreestimar la influencia del voto latino cuando se enfocan en el crecimiento poblacional.

“Aunque los latinos pueden ser el grupo minoritario más grande y de más rápido crecimiento, la palabra clave en esa descripción es ‘minoría’”, dice. “La mejor forma de evaluar su influencia política probablemente no es si están o no decidiendo las elecciones presidenciales”.

Cuestión de lealtades

En 2008, los latinos fueron parte de la coalición ganadora de Obama, pero no directos responsables de su triunfo, dice Leal.

“Han hecho la diferencia en unos cuantos estados estrechamente divididos, pero cuando los estados están tan cerradamente divididos, muchos grupos se pueden adjudicar el crédito”, agrega.

Mientras el voto latino crece, también lo hacen los esfuerzos de promover a la comunidad. Los candidatos zigzaguean en los distritos para atraer a los votantes, pero con frecuencia terminan insultándolos, dice Marytza Sanz, presidenta de Latino Leadership.

“Vienen y hablan política 'de piñata'. Hablan español. Comen arroz con pollo y luego se toman un café con leche, y por eso creen que saben cómo es mi comunidad”, dice Sanz.

“La comunidad latina necesita las mismas cosas que cualquier otra comunidad. Necesitamos comprar casas, necesitamos un buen servicio de salud, necesitamos buenas carreteras y buenas escuelas”, agrega.

Los latinos son de tendencia liberal, pero la mayor parte de la comunidad ve la agenda política de la misma forma que otros grupos, dice Leal.

“No ha sido el caso que los latinos cataloguen asuntos como educación bilingüe, reforma inmigratoria y acción afirmativa como la parte más importante de Estados Unidos. Los latinos generalmente le dan la misma prioridad a los mismos asuntos básicos que cualquier otra persona consideraría importante”, dice.

Un estudio de Pew divulgado antes de la elección presidencial indicaba que los latinos ubican a la inmigración de penúltimo en su lista de siete prioridades políticas. La economía, la educación y la salud fueron calificadas, por mucho, como las más importantes.

Pero en los meses desde que Arizona aprobó una ley de inmigración que los críticos dicen que detonaría estereotipos raciales en su aplicación, los sondeos indican que ese asunto es ahora la prioridad para los latinos.

Un sondeo comisionado por la Asociación Estadounidense de Latinos Elegidos y Funcionarios Designados, indica que el debate de la inmigración ha hecho que los latinos probablemente salgan a votar en noviembre.

En un importante discurso la semana pasada, Obama le pidió al Congreso tomar cartas en el asunto, pero varias fuentes demócratas dijeron a CNN que todavía no ven ninguna posibilidad de que el Congreso aborde la reforma inmigratoria antes de las elecciones de mitad de periodo.

Pero las fuentes dicen que fue políticamente crucial que el presidente haya dado ese discurso para presionar a los republicanos, y asegurarle a los molestos votantes latinos que los demócratas no han olvidado ese asunto.

¿Reelección a cambio de inmigración?

Además de ser un asunto importante para los latinos, la inmigración también es considerada un “asunto simbólico de importancia significativa”, dice David Ayón, un analista político e investigador del Centro de Estudio Leavey de Los Ángeles, de la Universidad Loyola Marymount.

“Ese es el subtexto de todo el asunto de inmigración en Washington. ¿Los latinos aportarán a la reelección de Obama de la misma forma que lo hicieron para su elección?”, se pregunta Ayón.

La participación se disminuye en las elecciones de mitad de periodo, pero González dice que entre los latinos, la participación es especialmente impredecible en este momento.

“Entre 2010 y 2012 hay un gran signo de interrogación en el comportamiento latino”, dice. “Los latinos han sufrido mucho en la crisis económica. Los latinos están muy molestos por el debate inmigratorio, y estamos muriendo con las hipotecas”.

La administración de Obama es apoyada por los latinos, pero la comunidad también espera algo a cambio de su voto, dice.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Los votantes latinos no son como independientes que van y vienen… Ellos no se van a volver republicanos. Ellos se molestan y se quedan en casa”, dice González.

Y a menos de que el partido en el poder logre pasar la reforma inmigratoria, González dice que “si yo fuera el partido Demócrata, estaría muy preocupado”.

Ahora ve
El candidato de Trump a la DEA se retira tras escándalo de opioides
No te pierdas
×