Acusan a enfermera de ser la responsable de la muerte de bebés en Rumania

Florentina Daniela Cirstea dejó solo el cuarto de cuidados intensivos durante el incendio en un hospital de Bucarest
RUMANIA-BEBES-INCENDIO  ENFERMERA
/
(Reuters) -

Una enfermera de un hospital en Rumania ha sido acusada de ser la responsable de la muerte de cinco recién nacidos durante un incendio en el área de cuidados intensivos.

De acuerdo con el fiscal Marius Iacob, quien dirige la investigación, Florentina Daniela Cirstea permanecerá en custodia policiaca por 24 horas y se presentará ante un juez este martes. La fiscalía pedirá al juez que ordene su arresto para que así pueda estar detenida los próximos 29 días.

A Cirstea se le acusa de negligencia al no supervisar constantemente a los bebés que se encontraban en la unidad de cuidados intensivos del hospital de maternidad Giulesti en Bucarest, capital de Rumania.

Cinco bebés, dos niños y tres niñas, fallecieron tras sufrir severas quemaduras por el incendio ocurrido el pasado 16 de agosto, mientras que otros seis recién nacidos resultaron heridos, reportados en estado crítico por empleados del hospital infantil Grigore Alexandru.

Según el fiscal Iacob, la enfermera dejó la unidad durante 12 minutos, imposibilitando la evacuación y rescate de los recién nacidos luego de que se desatara el incendio. Agregó que ese mismo día, Cirstea dejó sola la unidad de cuidados intensivos en varias ocasiones, de acuerdo con un video de vigilancia.

Iacob señaló que la semana pasada el personal médico del hospital estaba en otra sala, aparentemente en una celebración, cuando el fuego irrumpió.

Las conclusiones preliminares de la fiscalía indican que el incendio se originó en un cable conectado a la unidad de aire acondicionado del cuarto de cuidados intensivos, y que se extendió rápidamente en la habitación, incendiando las incubadoras y consumiendo el equipo médico.

Otro empleado fue quien pidió ayuda cuando al percatarse del incendio, apuntó Iacob.

Las imágenes grabadas por la cámara de vigilancia muestran a empleados y familiares intentando entrar al cuarto de cuidados intensivos envuelto en llamas, tratando de romper las puertas automáticas con una silla, puesto que estas sólo podían abrirse con una tarjeta que nadie llevaba en ese momento. Segundos más tarde, el pasillo se llenó de humo.

La única persona que tenía acceso a la tarjeta para abrir las puertas, era Cirstea, quien no estaba presente, informó Iacob la semana pasada.

La temperatura dentro de la unidad de cuidados intensivos llegó a más de los 200 grados centígrados.

Los empleados del hospital aseguraron este lunes que era muy pronto para evaluar las posibilidades de sobrevivencia de los seis niños heridos. Sin embargo, los bebés han sido curados de las quemaduras leves que sufrieron.

Ahora ve
Snapchat pasa de un filtro a ser un disfraz
No te pierdas
×