El fotógrafo de guerra, autor de 'Niña afgana', pasa revista a su carrera

Steve McCurry, autor de la foto 'Niña afgana' hace una revisión a su carrera en una exposición en el Museo de Arte de Birmingham
  • A+A-
Por:
Laura Allsop
Autor: Laura Allsop
LONDRES, Inglaterra (Reuters) -

La imagen de una niña afgana anónima de ojos verdes es una de las más famosas en el mundo y le puso un rostro humano a un conflicto brutal.

El fotógrafo norteamericano Steve McCurry fue catapultado a la fama cuando esa imagen apareció en la portada de la revista National Geographic en 1985.

Un año más tarde, fue contratado para la prestigiada agencia de fotografía Magnum y llegó a ganar una gran cantidad de premios por su trabajo.

Actualmente, en exhibición como parte de una retrospectiva de su obra en el Museo y Galería de Arte de Birmingham, Niña afgana ha llegado a definir su larga y variada carrera.

McCurry estaba cruzando la frontera de Pakistán a Afganistán en 1984 poco antes de una ofensiva soviética, cuando llegó a un campo de refugiados cerca de Peshawar.

Se acercó a la niña, que estaba en una escuela provisional en ese momento, y le tomó la fotografía.

Fue la primera fotografía jamás tomada de ella y hasta la fecha es la primera de dos: La segunda la tomó McCurry 17 años después en 2002, tras una larga y ardua búsqueda para encontrar a la chica, ahora una madre de tres hijos viviendo en las montañas de Afganistán.

"Había intentado encontrarla durante los 90", McCurry le dijo a CNN. "Como no teníamos su nombre, se hizo muy difícil como puedes imaginar. Una mujer, una niña, sabes era muy difícil y complicado… y casi imposible".

Aunque la imagen inspiró un surgimiento de interés público desde que entró a circulación, fue después del 11 de septiembre que McCurry hizo un esfuerzo más concreto para localizarla.

"Fue muy emotivo encontrarla. Estábamos realmente muy asombrados. Era como un milagro, encontrarla y finalmente poder ayudarla", dijo.

La foto es uno de los puntos más destacados en la carrera del fotógrafo nacido en Filadelfia, quien ha tomado fotografías documentales en zonas de guerra incluyendo la antigua Yugoslavia y Líbano, que le dieron numerosos premios de prestigio como la Medalla de Oro Robert Capa por Mejor Reportaje Fotográfico en el Extranjero.

Pero Afganistán, el primer país en guerra que visitó, aún tiene una atracción sobre él y ha regresado muchas veces desde entonces. Sus experiencias en Afganistán han estado llenas tanto de situaciones de suspenso como de momentos de inspiración.

"Eso depende del tipo de persona que queramos ser y del tipo de vida que quieras llevar, siempre hay riesgos", explicó.

"Tú decides 'básicamente es lo que quiero hacer con mi vida y voy a tratar de minimizar el riesgo pero no me voy a alejar de lo que creo que es importante’. Algunas veces es mejor tomar riesgos calculados que retirarse, ser tímido y no intentar sacar provecho de la vida tanto como sea posible".

Las imágenes saturadas de color de McCurry ponen en primer plano al ser humano en tiempos de guerra. Evitando el sensacionalismo, sus fotografías son conmovedoras y muchas veces evocadoras imágenes de gente en circunstancias extraordinarias.

"La mayoría de la gente, si les gustas, si piensan que tus intenciones son honorables, que es un poco divertido, y si son curiosos, la mayoría de las personas responden si creen en ti y en lo que haces", dijo a CNN.

"Las personas se sienten halagadas si quieres pasar tiempo con ellas y tomarles fotografías. Es muy sutil. Si la gente siente que puede confiar en ti, entonces puedes fotografiarlas".

Un sentido de responsabilidad, y el respeto por las personas, consolidan su trabajo.

"Como fotógrafo tu quieres servir, quieres que la historia sea contada de la manera más precisa y balanceada posible, para informar y darle voz a la gente", dijo.

Mientras muchas de sus imágenes documentan a gente en tiempos difíciles, otras de su portafolio son exploraciones alegres de situaciones tanto a su alrededor como en lugares lejanos.

Él se siente atraído especialmente por las culturas budistas y actualmente se encuentra trabajando en un libro lleno de imágenes del budismo alrededor del mundo.

McCurry le dijo a CNN de que aunque Niña afgana, es su imagen más conocida, hay otras por las que siente mucho cariño. Muchas, como una fotografía de pescadores de Sri Lanka balanceándose en postes en el mar, están en exhibición actualmente en Birmingham.

En cuanto a sus héroes del medio, sus compañeros fotógrafos de Magnum, Henri Cartier-Bresson y Robert Capa son influencias perdurables.

Al preguntarle sobre una imagen icónica, McCurry respondió: "Yo creo que las imágenes icónicas resisten el paso del tiempo, definen una situación, un tiempo, una era, una emoción. Tú sabes, cuando piensas en Vietnam, piensas instantáneamente en dos o tres imágenes. Así que pienso que lo que es una imagen icónica es, una que es inolvidable".

Ahora ve