José Serra va por la presidencia de Brasil, por segunda vez

El candidato del Partido Socialdemócrata de Brasil dice que el peso del actual presidente en la elección es enorme
serra  serra
Fabiana Frayssinet
Autor: Fabiana Frayssinet
RÍO DE JANEIRO (Reuters) -

No es la primera vez que José Serra se postula y compite por la presidencia de Brasil. Este domingo 3 de enero, el abanderado del PSDB (Partido Socialdemócrata de Brasil), de 81 años, competirá por segunda vez consecutiva.

Serra es el contendiente que va segundo en la intención del voto de los brasileños, según la más reciente encuesta de Datafolha, que le pronostica 28% del sufragio, contra 46% de la candidata oficialista, Dilma Rousseff.

Con ese resultado, Serra sería el rival de Rousseff en una segunda vuelta que, según Datafolha, ganaría la candidata del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), el mismo del mandatario Luiz Inácio Lula da Silva.

Datafolha predice una victoria de Rousseff en la segunda vuelta, con 52% de los votos.

Para Serra, es tanto el peso de Lula en la campaña, que asegura que los debates en su campaña han sido contra el actual presidente brasileño.

“Me hace falta debatir con Dilma y no con Lula. Pero ella esta prácticamente tercerizando la campaña con Lula”, dijo Serra a CNN.

El ex gobernador del estado de Sao Paulo tiene un estilo frontal y directo que le ha ganado antipatías, pero también cargos públicos.

Ya fue ministro de Salud, en el gobierno del ex presidente Fernando Henrique Cardoso. Fue diputado, senador y alcalde de la ciudad de Sao Paulo, el mayor distrito electoral del país.

Pero esta vez, las encuestas lo ponen muy por debajo de Rousseff.

Defensivo, critica la pregunta que CNN le plantea, lo cual demuestra que, en la guerra electoral, cualquiera puede ser considerado como un 'enviado del enemigo'.

“Esa es una pregunta tendenciosa para una corresponsal extranjera. Usted me pone a la defensiva, en general los periodistas del PT son los que hacen esa pregunta”, dice Serra.

La pregunta era "¿Por qué, a pesar de su origen humilde, algunos electores lo identifican como el abanderado de los ricos?"

Pero, político a fin de cuentas, pide una segunda oportunidad para responder: “Yo soy de familia pobre. Pasé mi infancia y la juventud en la pobreza. Estudié en la universidad, ahi también fui dirigente estudiantil, tuve 14 años de exilio contra la dictadura militar y después que volví me reintegré a la lucha por la democratización”.

Así, en pleno acto de campaña, decide dar una buena noticia a sus electores: si gana, aumentará el salario mínimo.

Esos recursos, afirma -evocando su formación como economista-, saldrían de una mejor administración del gasto público.

Ahora ve
¿Cómo Flexi pasó de ser una pequeña productora a una empresa multinacional?
No te pierdas
×