Dilma Rousseff quiere ser presidenta, madre y abuela de los brasileños

La ex ministra de Energía de Brasil es vista por su ex jefe como factor en el crecimiento económico del país
dilma rousseff
dilma rousseff  dilma rousseff
Fabiana Frayssinet
Autor: Fabiana Frayssinet
JUIZ DE FORA, Brasil (Reuters) -

De confirmarse las encuestas, Dilma Rousseff, de 62 años, podría convertirse en la primera mujer que llega a la presidencia de Brasil.

Eso, sin embargo, podría no suceder este domingo 3 de octubre, cuando los brasileños acudan a las urnas. Los sondeos predicen que la candidata del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), sí ganaría la elección, pero en un resultado que forzaría una segunda vuelta.

Pero con segunda vuelta o no, Rousseff de todos modos se apunta la mayoría de los votos ya que Según la encuestadora Datafolha, la candidata ganaría ambos ejercicios, con 46% este domingo, y con 51% en una eventual segunda vuelta.

La gente más pobre de Brasil, identifica a Rousseff como “la mujer de Lula”. Y en ello no hay connotaciones machistas.

Lo que sucede es que la abanderada del PT la ven como “La Elegida”, la continuadora de la misión que el actual presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, arrancó hace 8 años.

“El presidente me está dando esa misión” acepta la propia Rousseff, “cuidar del pueblo brasileño”, dijo en un mitin de campaña.

Es una misión difícil pues, de ganar, sería la sustituta de un mandatario que tras dos mandatos tiene una aprobación de 80% por parte de sus conciudadanos.

Ante la imposibilidad de postularse para un tercer periodo al frente de Brasil, Lula delegó en su ex ministra de energía y ex jefa del gabinete el desafío de seguir su obra.

“Quiero saludar a mi querida compañera Dilma Rousseff, nuestra futura primera presidenta de la historia de Brasil”, dijo Lula en un acto de campaña.

Según Lula, la selección de Roussef, como abanderada del PT, corresponde a la capacidad de trabajo de Dilma como responsable de una de las principales obras de su gobierno, el programa de aceleración del crecimiento, el PAC. Para Lula, ella es “la madre del PAC”.

Economista y abuela

Rousseff es una economista formada en la Universidad Federal de Minas Gerais. Hija de un inmigrante búlgaro y una maestra de escuela, la candidata es conocida por su rigor y eficiencia en los cargos que ha desempeñado. Esta “dama de hierro”, quiere mostrar que también es posible ser “dulce” a la hora de gobernar.

Divorciada y madre de una hija que la acaba de hacer abuela, dice que ahora quiere serlo para 191 millones de brasileños.

"Yo voy a seguir el camino del presidente Lula. Voy a cuidar el pueblo brasileño como una madre -y ahora como una abuela -cuida a sus hijos y a sus nietos. Velando por los que más precisan. Pero velando también por todos los otros", dijo en campaña.

En todo caso, es una abuela con muchas historias para contar a sus nietos.

En los años 70, participó en una organización guerrillera de izquierda contra la dictadura militar. Ello le valió tres años de cárcel y torturas.

"Quiero decirles que durante la dictadura yo pasé cuatro meses presa. Me enorgullezco de eso", dijo en un acto de campaña en Juiz de Fora.

Fueron momentos difíciles, como los que tuvo que enfrentar el año pasado al tratarse un cáncer linfático del que, según sus médicos, ya no hay rastros.

O por los vistos en plena campaña electoral, con las denuncias de corrupción que involucran a quien fue una de sus más cercanas colaboradoras en el gobierno, Erenice Guerra, quien la reemplazó como jefa de la Oficina del Gabinete del presidente Lula.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ello le valió haber perdido puntos en la intención de voto de los brasileños. No tantos como para poner en riesgo su inminente llegada a la presidencia de Brasil, pero sí los suficientes para forzar una segunda vuelta.

De ganar la presidencia, a Rousseff le espera un reto nada fácil: cumplir la promesa de Lula de eliminar definitivamente la desigualdad social.

Ahora ve
La PGR cita a Emilio Lozoya para declarar sobre el caso de sobornos de Odebrecht
No te pierdas
×