Argentina dice "adiós" a Néstor Kirchner y entona un "Fuerza, Cristina"

Con las calles inundadas de tristeza, miles de personas hicieron guardia de honor bajo la lluvia ante el cortejo fúnebre del ex presidente
muerte kirchner
casa rosada  muerte kirchner
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

En un mediodía gris y con lluvia en Buenos Aires, el féretro del ex presidente argentino Néstor Kirchner se despedía de la Casa Rosada, sede de sus cuatro años de gobierno y de los tres de la presidenta argentina, la mujer con quien compartió 35 años de su vida.

Con un retraso de dos horas para el traslado a su última morada, los argentinos –partidarios o no—tuvieron más tiempo para aplaudir y mostrar su respeto y afecto al líder político. Su familia –Cristina, Máximo y Florencia—se mantuvo calma recibiendo con resignación el pésame de los ciudadanos que lloraban, gritaban y mostraban todo su apoyo.

En las calles, bajo la llovizna, los argentinos aguardaban conmovidos para rendir honores al cortejo fúnebre de Néstor Kirchner hacia El Calafate, Santa Cruz, ubicado en la Patagonia. Donde la gente permanecía en sus casas viendo el último viaje de Néstor Kirchner.

"¡Estamos contigo!", "¡Fuerza, Cristina!" se escuchaba retumbar en el silencio del duelo que rodeaba el féretro del ex presidente. Con besos modestos y pequeñas muecas de agradecimiento –siempre con lentes oscuros—Cristina Fernández había recibido los abrazos a distancia que le enviaban los visitantes hasta que un hombre le pidió: "¡No te quiebres! Te necesitamos", provocando que la presidenta rompiera en llanto y abrazara a las personas que asistían a compartir su pésame.

A pesar de la lluvia, las calles se convirtieron en guardias de honor expectantes al paso del ex presidente. Con retrasos y cambios de protocolo, el cuepo de Néstor Kirchner parecía negarse a abandonar la Casa Rosada.

La gente estuvo formada por horas. Filas de dos kilómetros que nunca eran más cortas y siempre más largas. Las cifras de visitantes oscilaban entre los 80,000 y 400,000. Un número imponente a los diplomáticos y más cercanos a Néstor Kirchner, por momentos Argentina era una familia en completo duelo.

El cortejo fúnebre conducía el féretro al aeropuerto de Buenos Aires para su traslado a Río Gallegos, a 2635 kilómetros al sur de la capital, donde será sepultado. Alrededor de las 13:20 (hora local) Néstor Kirchner pasó por las calles de Buenos Aires rodeado de banderas, cantos, flores y mensajes que lo despedían.

Y tal como parecía no querer abandonar la Casa Rosada, los argentinos que esperaban en las calles lo retrasaban, como queriendo estar más tiempo con él. Tocaban la carroza, lanzaban besos, cantaban himnos y rezos para acompañar en su último camino a su ex presidente. "¡Viva la patria!" se escuchaba a todo pulmón entre las banderas azul celeste.

Se calculaba que el cortejo tardaría una hora, sin embargo ante la presencia de gente que había esperado nueve horas el camino parece ser más largo. Desde ventanas y azoteas, los ojos de los argentinos intentaban grabar este momento emotivo. Y como la lluvia, los argentinos permacieron constantes.

El ex presidente argentino, que gobernó el país de 2003 a 2007, falleció este miércoles por un paro cardíaco, acompañado por su esposa, la actual dirigente del país.

Ahora ve
La condena de Trump a los racistas llegó finalmente dos días después
No te pierdas
×