¿Estados Unidos marcha por el camino que lleva a una "guerra permanente"?

Se cree que los líderes militares han colocado al país en ruta a una guerra perpetua sin que haya real necesidad de ello
eu guerra soldados
eu guerra soldados  eu guerra soldados
John Blake
Autor: John Blake
(Reuters) -

Cuando el presidente de Estados Unidos decidió enviar más tropas a un país lejano en una guerra impopular, un poderoso senador no pudo aceptarlo más.

El legislador advirtió que el ejército de EU no podía crear estabilidad en un país "donde hay caos… donde la democracia no es una tradición, y un gobierno honesto donde la corrupción es casi una forma de vida".

"No es natural ni saludable para una nación involucrarse en cruzadas mundiales por un principio o idea, descuidando las necesidades de su propia gente", dijo el senador, J. William Fulbright, entonces presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, en 1966, cuando la guerra de Vietnam se intensificó.

La advertencia de Fulbright es aplicada ahora por algunos en Afganistán. EU sigue combatiendo en guerras dudosas en el extranjero, sin tener en cuenta las necesidades internas, dijo Andrew J. Bacevich, que cuenta la historia de Fulbright en su nuevo libro, Las reglas de Washington: El camino de Estados Unidos hacia una guerra permanente.

Mientras la guerra de Afganistán llega a su noveno año, Bacevich y otros comentaristas se preguntan: "¿Cuándo se terminará?" Dicen que los líderes de seguridad nacional del país han puesto a EU en un insostenible camino de guerra perpetua y que el presidente Barack Obama hace poco para detenerlos.

Bacevich se ha convertido en una voz destacada entre los críticos antibélicos. Él es un coronel retirado de la Armada de los EU, un ex instructor en West Point y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores.

También es un profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Boston que ofrece una perspectiva histórica con su crítica. Él dice que Obama ha sido atrapado por las "Reglas de Washington", un conjunto de supuestos que ha guiado a los presidentes desde Harry Truman.

Las Reglas dicen que EU debe actuar como policía mundial. "Arreglar Iraq o Afganistán terminó siendo más importante que arreglar Cleveland o Detroit", escribe Becevich.

Su solución: EU debe dejar de desplegar una "fuerza de ocupación global", y centrarse en la construcción nacional.

"El trabajo es demasiado grande", dice de la presencia mundial de las fuerzas militares de EU. "No tenemos suficiente dinero. No tenemos suficientes tropas. Hay un creciente reconocimiento que la cantidad de tinta roja que se está derramando es insostenible".

Thomas Cushman, autor de Cuestión de principios: Argumentos humanitarios para la guerra de Iraq, dice que Bacevich imita a los aislacionistas que alegaron antes de la Segunda Guerra Mundial, que los EU no podían costear involucrarse en los asuntos de otro país.

"Nadie quiere una guerra permanente, y nadie puede alegar que nuestros recursos podrían estar mejor si se gastaran en casa”, dijo Cushman. “Pero la gente contra la que estamos peleando ya declaró la guerra permanente contra nosotros".

¿Obama sigue las Reglas de Washington?

Las preguntas sobre la guerra de Afganistán vienen en un momento crucial. La administración Obama tiene planes de revisar la estrategia en Afganistán el próximo mes.

El presidente se había comprometido a comenzar el retiro de algunas tropas de EU en julio próximo. Obama y sus aliados de la OTAN en Afganistán, anunciaron recientemente que las operaciones de combate se prolongarán hasta el 2014.

Esas fechas le importan poco a Bacevich.

"Obama no hará mella en el la inclinación estadounidense por una guerra permanente", dice. "Después de que tomó la decisión en el 2009 de intensificar y prolongar la guerra, indicó claramente que él no estaba dispuesto o no le era posible intentar un cambio a gran escala".

Bacevich dijo que la idea de que el ejercito de EU tiene que permanecer en Afganistán para negarle a Al-Qaeda un refugio, "da risa".

"Si me pueden asegurar que permanecer en Afganistán tanto tiempo como sea necesario le negará un refugio a Al-Qaeda en cualquier otro lugar del mundo, entonces puede estar de acuerdo con nuestros intereses", dice. "Pakistán puede dar refugio. Yemen puede dar refugio. Hamburgo (Alemania), puede dar refugio".

John Cioffi, un profesor de ciencias políticas en la Universidad de California, Riverside, dice que "las cada vez más desquiciadas políticas ideológicas" del país dificultan que el EU pueda salirse por si mismo de las batallas en Afganistán, Iraq y Asia Central.

"Estados Unidos no está en el camino a una guerra permanente, está en medio de una guerra permanente", dijo Cioffi.

La guerra permanente se hizo posible gracias a un enorme gasto de defensa que es considerado intocable. Pero eso podría cambiar con la reciente crisis financiera y el declive de la industria nacional, dijo.

Los estadounidenses más comunes podrían concluir que no se puede tener una economía nacional dinámica y un gasto militar incuestionable, dice Cioffi.

"Todos esto apunta a un momento en el futuro cuando el gobierno no dispondrá más de los recursos o el apoyo popular para mantener lo que equivale a la presencia militar imperialista en todo el mundo", dijo.

Sin embargo, los líderes de los partidos políticos más grandes del país todavía pueden ignorar la voluntad popular, dice Michael Boyle, un profesor de ciencias políticas en la Universidad La Salle en Pennsylvania.

"Mientras el público tiende a estar mucho más preocupado con los temas nacionales, las políticas hacia el exterior del partido demócrata y republicano tienden a ser mas internacionalistas y ver hacia afuera", dice Boyle. “Esto los hace mas dispuestos a concluir que las misiones del país en Afganistán son esenciales para la seguridad nacional".

El nacimiento de las Reglas de Washington

El debate sobre la guerra permanente bien puede sonar académico, pero también es personal para Bacevich.

Su hijo, un oficial del ejército de EU, murió en Iraq, una guerra a la cual él se opone. Y Bacevich ha escrito otros libros sobre los límites del poder militar estadounidense, incluyendo “Los Límites del Poder.  El Final del Excepcionalismo Norteamericano”.

Bacevich dice que las Reglas de Washington surgieron cuando Estados Unidos era excepcional, justo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando un recientemente poderoso EU desplegó una presencia militar mundial para contener el comunismo y extender la democracia.

La amenaza del comunismo desapareció, pero los líderes de EU siguen identificando amenazas existenciales para justificar el imperio militar mundial de la nación, dice Bacevich.

El costo de ese imperio militar es inmenso. EU gasta 700,000 millones de dólares al año en su Ejército, tanto dinero como los presupuestos militares del resto del mundo en combinado, dice.

Bacevich dice que los Padres Fundadores (los primeros colonos que llegaron a EU) estarían horrorizados. Ellos pensaban que "el autocontrol debía ser más importante que controlar a otros".

"No es que los Padres Fundadores fueran aislacionistas o ajenos al mundo más allá de nuestras fronteras", dice Bacevich. "Su lectura de la historia los llevó a creer que ese imperio era incompatible con las formas republicanas de gobierno y un ejercito permanente significaba una amenaza a la libertad".

Lo que dicen los críticos de Bacevich

William C. Martel, autor de Victoria en la guerra, dice que EU no construyó una presencia militar mundial después de la Segunda Guerra Mundial por arrogancia, sino por necesidad. Gran parte del mundo había sido destruido en 1945.

"No tuvimos otra opción más que ser considerados un líder mundial", dice. "Si no hacíamos frente al totalitarismo, el mundo sería un lugar mucho peor".

Martel, un profesor asociado de estudios de seguridad internacional en la Escuela Fletcher de la Universidad Tufts en Massachusetts, dice que EU debe tener una presencia militar mundial para hacer frente a grupos radicales que buscan armas de destrucción masiva.

El Ejército de EU puede estar peleando durante años en Afganistán. Pero también ha estado en Alemania y Japón por décadas, dice Martel.

"Tenemos una economía de 14 millones de millones anuales", dice Martel. "Gastamos apenas 4% de nuestro PIB en defensa. Eso es lo que hemos hecho históricamente durante décadas. No lo veo como insostenible".

La guerra permanente puede, perversamente, impulsar la economía de la nación, dice Jerald Podair, un profesor de historia en la Universidad Lawrence en Wisconsin.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de los observadores pronosticaron un retorno a la Gran Depresión, dice Podair. Pero el gasto militar durante la Guerra Fría condujo a la economía de la nación a su periodo más largo de expansión económica en la historia.

Transferir dinero militar a necesidades domésticas no estimularán la economía estadounidense de la misma manera que los gastos militares lo hacen, dice Podair.

"Es triste decir que 'la guerra es la salud del estado', pero durante los últimos 70 años, esto ha sido generalmente cierto", dice Podair. "Desafortunadamente, Estados Unidos debe "luchar", por salir de la recesión, justo como lo hizo durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría".

Sin embargo, Obama puede ir hacia una derrota presidencial en las elecciones del 2012 si no encuentra una manera de sacar a los EU de su camino a una guerra permanente, dice Bacevich.

Si Obama sigue en guerra en Afganistán para el 2012, el estará en problemas.

"Esto será difícil para él en su postulación para la reelección, porque mucha de la gente que votó por él en el 2008 lo hizo porque estaban convencidos de que iba a llevar un cambio a Washington", dice Bacevich. "Pero la perpetuación de la guerra no se consideraría un cambio".

Ahora ve
No te pierdas