Un cable revela detalles sobre la "ejecución expedita" de Hussein

Cuando el juez leyó la sentencia de muerte, el cable dice que Hussein "se animó y comenzó a hablar como si siguiera siendo el presidente"
David de Sola
Autor: David de Sola
WASHINGTON (Reuters) -

Un cable del Departamento de Estado de EU divulgado por WikiLeaks revela nuevos detalles sobre lo que ocurrió antes y durante la controvertida ejecución del ex presidente iraquí Saddam Hussein.

El documento, que recuenta una reunión entre el entonces embajador de Estados Unidos en Bagdad, Zalmay Khalilzad, y el fiscal en jefe, Munqith Faroon, se redactó dos semanas después del evento. Revela muchos de los minuciosos detalles de la muerte así como los momentos finales de Hussein, cuando se le grabó con una cámara de un teléfono celular en la horca mientras recibía improperios de testigos.

Catorce funcionarios iraquíes volaron en helicóptero desde la Zona Internacional al sitio donde se realizó la ejecución. Según el documento, estos funcionarios fueron revisados por policías federales de EU, quienes les retiraron sus celulares “por razones de seguridad en el operativo” y se los regresaron cuando volaron de vuelta.

Según el cable, Faroon dijo que los únicos testigos fueron los 14 funcionarios que llegaron en helicóptero y los guardias. Pero el mismo documento lo contradice pues se reporta una camioneta SUV con seis miembros del gobierno iraquí que llegaron una hora antes de la ejecución. Esos seis se describen como “personal de video” del gobierno iraquí y equipo de seguridad.

En el cable se asienta que se desconoce si estos seis funcionarios fueron revisados por agentes de seguridad iraquíes en el sitio, o cuántos de ellos entraron al edificio donde se llevó a cabo la ejecución pues no había personal estadounidense en el patio o en el edificio.

Hay un detalle de la ejecución que revela una participación de EU en el proceso de ejecución: según el cable, la plataforma para el ahorcamiento fue construida por estadounidenses. Faroon le dijo a Khalilzad que “la plataforma original no estaba construida de acuerdo a los estándares” y que los criminales sufrían durante el ahorcamiento por ello.

El autor del cable adjudicó la responsabilidad sobre cómo se manejó la ejecución a los guardias de seguridad iraquíes: “ellos fueron responsables del edificio donde se realizó la ejecución, el acceso al sitio y el proceso de ejecución. El gobierno de Iraq careció de un plan claro y coordinado para controlar a los testigos y llevar a cabo la ejecución, lo que resultó en un evento apresurado y confuso”.

Faroon y un juez se reunieron con Hussein antes de la ejecución para leer el veredicto y escoltarlo al sitio donde se le ahorcaría.

Faroon admitió que él “sintió compasión” por Hussein, quien “entró con la cabeza cubierta, las manos atadas y temblando involuntariamente”.

Luego de que el juez leyó el veredicto y la sentencia de muerte, el cable dice que Hussein “se animó y comenzó a hablar ‘como si siguiera siendo el presidente’”. Luego de que Hussein fue escoltado al sitio donde se llevaría a cabo la ejecución, Mowaffak Al-Rubaie, asesor de Seguridad Nacional de Iraq, le preguntó si tenía miedo. Según el cable, Hussein respondió que “no tenía temor y que ya había ‘anticipado ese momento’ desde que asumió el poder, pues sabía que un presidente tiene muchos enemigos”.

Hussein se aferró a una copia del Corán hasta el último momento y pidió que se le entregara al hijo de Awad Al-Bandar, el jefe de la Corte Revolucionaria Iraquí, quien sería ejecutado dos semanas después. Hussein le dio el libro a Faroon.

Según el documento, Faroon dijo que hasta ese momento “nada ‘impropio’ había ocurrido”.

Cuando Faroon regresó a reprender a los testigos, “vio a dos funcionarios del gobierno tomando fotos abiertamente con sus teléfonos móviles”.

Hussein fue escoltado por las escaleras y declinó la oferta de tener su cabeza cubierta con una capucha. Comenzó a rezar, y antes de terminar, dice Faroon, una persona comenzó a gritar “Muqtada, Muqtada, Muqtada”, una referencia a Muqtada Al-Sadr, el clérigo radical chiita cuyo padre se cree fue asesinado por el régimen de Hussein.

Faroon alzó la voz nuevamente para callar a los testigos. El documento dice que Hussein murió al instante, y su cuerpo fue trasladado de la plataforma y colocado en una bolsa. Un líder religioso se aseguró después de que el cuerpo fuera lavado observando las tradiciones islámicas.

El cable termina con un párrafo de Khalizad preguntando a Faroon sobre los cambios que haría el gobierno iraquí para las futuras ejecuciones de Al-Bandar y Barzan Hassan, el medio hermano de Hussein y su ex jefe de inteligencia. Faroon respondió que se permitirían menos testigos; un fiscal, un juez, un líder religioso y un director de la prisión, como indican las leyes iraquíes.

“Esto, concluyó (Faroon), evitará un comportamiento inaceptable y polémica innecesaria”, concluye el documento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El cable esta fechado el 15 de enero del 2007, el mismo día de las ejecuciones de Al-Bandar y Hassan. Hassan resultó decapitado en su ahorcamiento

Dos guardias de seguridad que trabajaban para el Ministerio de Justicia de Iraq fueron detenidos posteriormente por las autoridades después de que el video del teléfono móvil de la ejecución de Hussein fuera publicado en internet.

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×