El rey de Arabia Saudita regresa a casa en un Medio Oriente en crisis

Tras haberse sometido a un tratamiento médico, el monarca de Arabia Saudita anuncia una serie de medidas radicales
Arabia Saudita - regreso del rey
Arabia Saudita - regreso del rey  Arabia Saudita - regreso del rey  (Foto: )
/
(Reuters) -

Después de estar tres meses fuera de su país para recibir tratamiento médico, el rey Abdullah de Arabia Saudita regresó a casa este miércoles y se ha encontrado con un Medio Oriente conmocionado por disturbios. El rey ha anunciado una serie de medidas radicales encaminadas a resolver las penurias económicas y se reunirá con el asediado monarca de Bahrein.

Los gestos de generosidad del rey Abdullah son comunes en épocas de celebración, pero medidas de gran escala —como el incremento del gasto en billones de dólares—, indican un intento por evitar el tipo de revueltas que se han desatado en las naciones vecinas.

Los nuevos decretos, anunciados en medios de comunicación gubernamentales, incrementan el financiamiento a programas de bienestar social, vivienda, empleo y educación, incluyendo fondos para ayudar a estudiantes de bajos recursos para ir a la universidad.

"De cualquier manera, probablemente se hubiera dado algo por el estilo", dijo Christopher Boucek, un asociado del programa del Medio Oriente en la Fundación Carnegie para la Paz Internacional. "Pero no creo que esté completamente desvinculado (a los disturbios)".

Boucek, quien estuvo por última vez en Arabia Saudita en diciembre, comentó que el gobierno está muy al tanto de las presiones inflacionarias sobre la gente. Los costos de comida y vivienda, en particular, han estado al alza.

Sin lugar a dudas, los sauditas están preocupados por los acontecimientos en la región, especialmente en sus vecinos Bahrein y Yemen. Boucek afirma que el gobierno saudita se inclina mucho más a utilizar mecanismos de cooperación y persuasión que al uso de la fuerza bruta para acallar las voces de oposición.

Al dilema de Arabia Saudita se suma el hecho de que el reino tiene pendiente una transición del liderazgo en el poder, actualmente compuesto por gente mayor, que ocurrirá pronto.

El rey Hamad de Bahrein fue parte del comité de bienvenida que recibió al rey Abdullah en su retorno a Riad. Se esperaba que discutan sobre las protestas en Bahrein, las cuales analistas consideran que tendrá repercusiones en los campos petroleros de Arabia Saudita ubicados en provincias shiitas en su mayoría.

Las manifestaciones multitudinarias en Bahrein han sido de mayoría shiita, aunque Bouchek advierte que la población shiita en Arabia Saudita es mucho más pequeña y que el rey Abdullah ha buscado promover la imagen nacional saudita sobre las diferencias religiosas.

Sin embargo, en otra jugada conciliatoria, el gobierno saudita liberó a tres prisioneros políticos shiitas previo al retorno del rey, comentó Boucek, quien percibe esta situación como otra manera de los sauditas para manejar la problemática social.

El rey Abdullah, de 86 años, se sometió a una cirugía el año pasado en el Hospital Presbiteriano de Nueva York / Centro Médico Weill Cornell, por una hernia discal y un coágulo que le causaban dolor de espalda. Pasó las últimas semanas en Marruecos en terapia física.

Ahora ve
No te pierdas